Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.
GEO, la web que redescubre el mundo

Ciencia

¿Cómo funcionan las corrientes marinas?

Mapa de las corrientes marinas

Bajo los grandes océanos fluyen ríos invisibles más impetuosos que el Mississippi o el Amazonas. Son las corrientes marinas, desplazamientos masivos de agua que sirven de vía de comunicación y distribución de las especies, además de ser determinantes para el clima.

Curtis Ebbesmeyer, oceanógrafo de Seattle, colecciona objetos varados en las costas después de que un contenedor con 28.800 juguetes de baño cayera al Pacífico Norte desde la cubierta de un carguero. Desde entonces, Ebbesmeyer apunta y marca en un mapa las playas donde aparecen, arrastrados por las corrientes marinas. Lo que interesa a Ebbesmeyer es el lugar donde llegan los objetos después de pasar por el “giro subártico”, un remolino de 6.800 millas marinas de circunferencia situado entre Alaska y Kamchatka (Siberia). Algunos juguetes deben de haber dado varias vueltas antes de llegar a Alaska años después del accidente. Unos pocos incluso encontraron el camino al Atlántico por el estrecho de Bering.

Mapa de las corrientes marinas

Se sabe poco sobre corrientes marinas, sus rutas, capas y cualidades físicas. Los grandes “ríos” del océano no se ven. Lo que, en el mejor de los casos, puede llegar a detectar un observador son remolinos y mareas en la costa: poca cosa en comparación con las masas de agua que recorren los océanos, jugando un papel clave para la vida en su interior y en las orillas y para el clima del planeta. Para seguirles la pista también se necesitan investigadores que utilicen métodos poco ortodoxos.

La magnitud de las fuerzas que se producen dentro de los mares puede compararse con la del Amazonas. Tomemos la corriente Circumpolar Antártica, la “cinta transportadora” más poderosa del océano. Rodea la Antártida en el sentido de las agujas del reloj. Así comunica los océanos Atlántico, Pacífico e Índico, y aísla la Antártida del resto del mundo. Se estima que transporta 130 veces más agua que todos los ríos del planeta juntos: 130 millones de metros cúbicos al segundo. Además, las corrientes marinas transportan energía. En los tres metros superiores almacenan tanta como toda la atmósfera terrestre. Su influencia llega a los continentes, donde determinan el clima. Los investigadores estiman que la corriente del Golfo transporta al norte 1.300 millones de megavatios, el equivalente a la producción de un millón de centrales energéticas.

Explorar el oceáno

La vida de las corrientes marinas

Hay otra cosa que transportan las corrientes marinas: vida. Los peces de alta mar desovan en lugares donde las corrientes marinas se encargan de llevar las larvas en el momento indicado al lugar preciso: donde hay comida suficiente. Se producen verdaderas explosiones de vida en áreas donde las corrientes que ascienden desde las profundidades, ricas en nutrientes, fertilizan la superficie del mar. Este fenómeno se conoce como upwelling (afloramiento) y ocurre en los bordes orientales de las cuencas marinas: ante Namibia, por ejemplo, Mauritania, Perú o California. Allí, los vientos predominantes alejan las aguas superficiales de la costa, mientras otras llegan desde la profundidad. Por ello prolifera el plancton, ofreciendo una base de vida a peces, aves marinas o ballenas. Por el contrario, amplias partes de los mares del mundo, sobre todo en las zonas calientes, parecen páramos acuáticos: albergan poca vida, pues los nutrientes son consumidos enseguida. La bendición de las corrientes frías salta a la vista en la costa oriental de Sudáfrica, donde actúa la corriente de Agulhas, uno de los grandes flujos calientes del planeta, que recorre este litoral de norte a sur a una distancia de entre 20 y cien kilómetros del continente. Pero, junto a la costa, existe una corriente fría, rica en nutrientes, que fluye en sentido contrario, es decir, hacia el norte.

Los animales "surfean" dentro de las corrientes

Vida submarina

Cada año, cientos de millones de sardinas aprovechan esta corriente para desplazarse del Cabo a Mozambique durante el invierno austral. Es una muchedumbre ingente de 10 o 12 kilómetros de longitud y una anchura de entre dos y tres kilómetros. Así viajan al norte, con frecuencia a pocos kilómetros del litoral, entre Port Elisabeth y Durban, donde el continente cae al mar a través de acantilados rocosos o colinas suaves. Los depredadores merodean por doquier. Ellas son un festín para delfines y tiburones. En el cielo, miles de alcatraces se lanzan al agua en busca de su alimento.

¿De dónde viene esta corriente tan fría? El biólogo marino sudafricano Allan Connell, que lleva décadas observando la “carrera de las sardinas”, tiene una sospecha: se trata de aguas procedentes de las capas medianas de la misma corriente de Agulhas. Éstas, a la altura de Durban, son desviadas al norte por la plataforma continental, y son más frías que el agua superficial de Agulhas. Para alcanzarlas, cada verano incontables sardinas abandonan las aguas de la plataforma continental del Cabo en las que se criaron. Lo hacen para ampliar su hábitat, empujadas por el ímpetu de la juventud, sospecha Connell. No van obligadas. ¿Pero cuándo siguen una corriente y cuándo no?

La salinidad y la temperatura en las corrientes marinas

A los oceanógrafos hasta hace poco les faltaban instrumentos de estudio. Aunque los satélites también son capaces de “palpar” los 360 millones de kilómetros cuadrados de superficie marina y medir su temperatura, su mirada no penetra en las profundidades. Los científicos del mar cuentan ahora con las boyas de medición. El catedrático de oceanografía Martin Visbeck, del Instituto Leibniz para las Ciencias Marinas (IFM-Geomar), con sede en la ciudad alemana de Kiel, explica: “Hasta 1995 grabábamos nuestros datos en cintas magnéticas, lo que era un engorro”. Desde entonces, los microprocesadores y el sistema de localización vía satélite GPS “han revolucionado la investigación”.

1 - 2 - 3 > »

Últimas galerías

loading ...
10 mujeres exploradoras de todos los tiempos Por los escenarios de la película “El médico” Navidad 2014: regalos originales para todos los gustos Las imágenes más inquietantes de la vida salvaje Los grandes Parques Nacionales de Estados Unidos Las 10 mejores playas de Europa Barcelona en fotografías La Provenza en imágenes Expedición científica al Ártico Los Alpes en fotografías Fotografías submarinas en Egipto La Semana Santa de los indios Cora Desiertos desde el aire Naturaleza en la costa de Sudáfrica Recorriendo los fiordos de Noruega
  • Bookmark:
  • del.icio.us
  • Mister Wong
  • Google
  • Digg
  • Reddit
  • Meneame
  • Fresqui
GEO International