Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.
GEO, la web que redescubre el mundo

Insectos

Luciérnaga, el insecto luminoso

Las luciérnagas sólo aparecen durante el verano, aunque por la contaminación lumínica, la eliminación de espacios naturales cada vez resulta más complicado su visibilidad.

Las luciérnagas pertenecen a la familia de los coléopteros. Su aspecto recuerda a las larvas, es alargado y de color negro. No tiene alas, por lo que sus desplazamientos están muy limitados. Sin embargo, existen grandes diferencias entre el macho y la hembra. El macho tiene un tamaño inferior, posee dos alas bien desarrolladas y protegidas por dos "escudos" que ocultan su abdomen. Otra diferencia notable entre los sexos de las luciérnagas es que cuenta con unos ojos bien desarrollados muy útiles para discernir los contrastes de luminosidad.

¿Por qué brillan las luciérnagas?

Luciérnagas

Las hembras muestran su lucecita alojada en la parte inferior del extremo del abdomen: dos segmentos, y dos puntitos luminosos en cada uno de los extremos para cortejar al macho. En cambio, los machos mantienen las lucecitas del estado larval – que son los dos puntos luminosos de los extremos del octavo segmento abdominal -, sólo brillan cuando son molestados.

Según el proyecto "¿Has visto una luciérnaga?" de la Universidad de Córdoba existen otras especies que, al contrario que la especie Lampyris, no brillan con luz fija, sino que parpadean, por ejemplo las del género Luciola, también presentes en la Península Ibérica. Los machos de estas especies utilizan a modo de código de preguntas a las hembras, que responden. Cada uno ó dos segundos, los machos emiten destellos cortos durante su vuelo. Las hembras, que no pueden volar, les responden desde la vegetación con un parpadeo de pulsos más dilatados.

Luciérnagas, un animal eficiente

La luz es producto de unas reacciones químicas en la que una molécula, la luciferina, reacciona con oxígeno y con la molécula ATP (adenosín trifostafo, el vehículo de la energía química de muchas de las reacciones internas de los seres vivos), como explica el Proyecto: ¿Has visto una luciérnaga? del departamento de Ingeniería Forestal de la universidad de Córdoba. La reacción produce una luz amarillento verdosa. El proceso es extraordinariamente eficiente: menos del 2% de la energía se convierte en calor (lo que contrasta, por ejemplo, con el 95% de pérdidas de una bombilla ordinaria ).

El ciclo de vida de las luciérnagas

La vida de la luciérnaga dura dos años. Durante las semanas finales de junio, el mes de julio y las primeras semanas de agosto estas luminosos animales están más presentes. Según la zona geográfica y las condiciones meteorológicas, las larvas pasarán al estado de pupa. A las pocas horas las luciérnagas hembras comenzarán su cortejo luminoso, curvando su cuerpo para mostrar las placas luminosas de la parte inferior del abdomen. Una vez que consiguen llamar la atención de un macho, se aparean y realizan la puesta de unos 50 a 150 huevos. Aproximadamente a los 30 días las larvas eclosionan.

Las hembra muestra la lucecita poco después del atardecer, hacia las 10 de la noche en las cortas noches de verano, y es posible contemplarla hasta después de medianoche. Usualmente permanecen en el suelo aunque no es extraño que trepen por alguna hierba o las piedras de los muros. En general, buscarán posiciones desde donde su lucecita sea visible, curvando su abdomen, de manera que los farolillos queden al descubierto.

Durante su primer otoño, las larvas se dedicarán a buscar caracoles, pudiendo mudar una o dos veces, hasta que con los primeros fríos entran en estado de hibernación bajo troncos, piedras u hojarasca.

¿Qué comen los gusanos de luz?

A partir de la primavera, la larva experimentará sucesivas mudas que le llevarán hasta alcanzar un tamaño próximo al definitivo a finales de septiembre u octubre, cuando hibernará por segunda vez.

Las luciérnagas son unos depredadores especializados en caracoles y babosas. Una vez que ha localizado a su presa se monta sobre ella para inmovilizarla asestándole un mordisco con sus mandíbulas. Durante su desarrollo, una larva de la luciérnaga puede comer más de setenta caracoles.

 La luciérnaga más frecuente en Europa

Se denomina Lampyris noctiluca. Pero en los países mediterráneos es posible encontrar otras especies. El mundo de las luciérnagas es apasionante y ocupa numerosos estudios como por ejemplo el proyecto: ¿Has visto una luciérnaga? . Aunque es al mismo tiempo algo desconocido como demuestra el hecho de que en el año 2008 se haya descrito una nueva especie en Portugal, Lampyris iberica, al que parecen corresponder las citas precedentes de Lampyris noctiluca. Esto supone que es posible que en España esté presente esta nueva especie y que haya que determinar si las citas de Lampirys noctiluca corresponden a la especie centroeuropea o a esta nueva especie ibérica.

Últimas galerías

loading ...
El rostro humano de la crisis 10 mujeres exploradoras de todos los tiempos Por los escenarios de la película “El médico” Navidad 2014: regalos originales para todos los gustos Las imágenes más inquietantes de la vida salvaje Los grandes Parques Nacionales de Estados Unidos Las 10 mejores playas de Europa Barcelona en fotografías La Provenza en imágenes Expedición científica al Ártico Los Alpes en fotografías Fotografías submarinas en Egipto La Semana Santa de los indios Cora Desiertos desde el aire Naturaleza en la costa de Sudáfrica
  • Bookmark:
  • del.icio.us
  • Mister Wong
  • Google
  • Digg
  • Reddit
  • Meneame
  • Fresqui
GEO International