Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.
GEO, la web que redescubre el mundo
Mariposa preparada para el frío

Poco después comienza la sesión del teatro de sombras en la pantalla instalada por Cerny. Unos 120 tipos de insectos han sido los primeros en aterrizar en la pantalla. Ejemplares de Notodontidae festoneadas chocan contra la tela, hormigas aladas en vuelo nupcial se apelotonan en los bordes, abejas topan zumbando contra la lámpara caliente, mientras que innumerables insectos, no más grandes que una cabeza de alfiler, pululan en espirales cada vez más estrechas en torno a la zona más luminosa de la tela.

Hay ejemplares muy raros: lepidópteros que parecen calzar botas de lunares, insectos de ala delta y capa a lo Drácula, junto a unos monstruos tipo E T del tamaño de un dedo meñique. Varias mariposillas piral, cuyo estado de larva transcurre bajo el agua, danzan haciendo extrañas piruetas en el aire.

Un trozo de corteza volante aterriza junto a una mariposa hoja, observada por un insecto bastón. Hay una mantis religiosa, para quien la blanca tela de Cerny es un mantel repleto de apetitosos manjares. Lo mismo que para dos ranas que capturan mariposas desorientadas bajo el borde inferior de la pantalla. La más pequeña se traga con los ojos cerrados una gran polilla que, sin embargo, resulta pequeña si se la compara con la mariposa atlas del Sudeste Asiático, la que exhibe las alas más grandes del mundo.

La mariposa más grande del mundo

¿La más grande del mundo? ¿Podemos estar seguros? ¿Es la Chalcosiinae tropical tan venenosa como sus parientes europeas en el Rín o en el fiordo Sogne de Noruega? ¿O, tal vez, más venenosa, si cabe?

Mariposa con traje de cola

–¡Ojalá lo supiéramos con exactitud! –comenta Cerny, que espera la llegada de la primera invasión importante de Arctiidae–. Siempre me sorprenden las capacidades inauditas que las mariposas han llegado a desarrollar en completo aislamiento. Las orugas cazadoras de moscas en Hawai tienen un éxito fantástico y, sin embargo, esa habilidad sólo se da allí. O la velocidad de viaje de la esfinge de la correhuela (Agrius convolvulvi), de más de 50 kilómetros por hora, que esta mariposa puede mantener durante largos periodos de tiempo. . . –Cerny comprueba la lucecita de control del generador eléctrico–. O la mariposa monarca durante su viaje desde Canadá a México: ningún investigador puede decir con certeza cómo se orienta.

Cerny espanta con la mano un par de cigarras de la pantalla y prosigue con entusiasmo sus detalladas explicaciones:

–Estudiando a las mariposas se descubren las cosas más inverosímiles. La Brachodes flagellatus, por ejemplo, que vive a más de 5.000 metros de altitud en el Tíbet. O la hembra de un barrenador de raíces, Trictena atripalpis, que pone más de 40.000 huevos. ¿Se trata de un despilfarro o de una necesidad?

Entre tanto se han ido acumulando en los frascos de anestesia las víctimas de los científicos. Y no solamente algunas arctiidae, porque los expertos en Lasiocampidae, los conocedores de la mariposa búho y demás especialistas amigos de toda Europa le han pedido a Cerny que les proporcione algunos ejemplares.

Tipos de mariposas: adultas, robustas...

Pero al austríaco le importa sobre todo una mariposa: se trata de encontrar entre el revoltijo de insectos una hembra de Arctiidae –una polilla a la que llaman “oso peludo”–, fecundada y cargada de huevos, capturarla y exportarla viva. Sólo las orugas jóvenes y las mariposas adultas son lo bastante robustas como para soportar el vuelo; los huevos ya puestos, por el contrario, no suelen sobrevivir al aire seco de la cabina.

Karel cerny no es el único investigador en esta húmeda noche tropical. Le acompaña el “especialista en enanos” Peter Huemer. Este biólogo de Innsbruck captura pequeñas mariposas que, con frecuencia, son tan parecidas unas a otras que para clasificarlas hay que hacer un estudio genital. Sólo los órganos sexuales, formados según el principio de llave y cerradura, son tan singulares que permiten una clasificación segura. Para el investigador es un trabajo de microscopía de volverse loco.

Las polillas enanas, con apenas tres milímetros de envergadura son para Huemer las verdaderas estrellas; a las grandes mariposas las llama “elefantes”. Entre ellas están los osos de Cernys, que tienen una envergadura promedio de entre dos y tres centímetros. Normalmente se interesa por ellas con moderación, pero aquí se ejercita en el trabajo solidario.

Hacia las dos de la madrugada comienza a fallar el transformador del generador y una de las luces explota. La reparación lleva tiempo. Hacia las tres, una mariposa búho de pocos milímetros de tamaño se introduce en el oído izquierdo de Cerny; parece que quiere llegar al cerebro hasta que el científico consigue ahogarla con algunas gotas de agua. A las cinco le pican tres abejas negras que, junto con otras muchas hermanas, estaban oscureciendo la luz de la lámpara y no se dejaban ahuyentar. Algunos metros valle abajo un enjambre de abejas ha formado un racimo pegado a una de las lámparas especiales para capturar mariposas nocturnas. A la luz de la linterna frontal los ojos facetados brillan como bolas de espejo en una discoteca; su vuelo resulta muy extraño.

A las seis se inicia el breve amanecer tropical y los cálaos (aves grandes y trepadoras) se deslizan hacia la costa como grandes aviones de papel. En el futuro, Peter Huemer, el experto en mariposas alpinas sin experiencia tropical, se referirá con devoción a esta noche del 18 al 19 de noviembre como “mi noche de las noches”: ¡más de 500 especies capturadas! Y eso a pesar de que ha faltado la ayuda de una lluvia ligera. También ha faltado el “oso lanudo”; habrá que esperar a los próximos días. Aunque las cuestiones sin resolver, los enigmas, las hipótesis osadas resulten especialmente excitantes. A Peter Huemer le encantan. Y aún más las historias de pioneros solitarios y, a menudo, ridiculizados que dedicaron toda su vida a alguna misteriosa criatura. Unos chalados y unos soñadores.

Más información del fotógrafo: www.ingoarndt.com/

Imágenes de los Tipos de mariposas:

template-mar
« < 1 - 2 - 3 > »

Últimas galerías

loading ...
10 mujeres exploradoras de todos los tiempos Por los escenarios de la película “El médico” Navidad 2014: regalos originales para todos los gustos Las imágenes más inquietantes de la vida salvaje Los grandes Parques Nacionales de Estados Unidos Las 10 mejores playas de Europa Barcelona en fotografías La Provenza en imágenes Expedición científica al Ártico Los Alpes en fotografías Fotografías submarinas en Egipto La Semana Santa de los indios Cora Desiertos desde el aire Naturaleza en la costa de Sudáfrica Recorriendo los fiordos de Noruega
  • Bookmark:
  • del.icio.us
  • Mister Wong
  • Google
  • Digg
  • Reddit
  • Meneame
  • Fresqui
GEO International