Expedición invernal al K2. Día 7. Camino del Campo Base del K2

Cerca de 300 personas pasaron la primera noche bajo un cielo raso en Jhola. Los todoterrenos transportaron toneladas de pertrechos y alimentos. Ahora les esperan seis días de marcha hasta el Campo Base del K2.

Pedro Gil

Campamento instalado en Jhola, a 3.185 metros. La expedición va camino del Campo Base del K 2 . Foto: Seven Summit
Campamento instalado en Jhola, a 3.185 metros. La expedición va camino del Campo Base del K 2 . Foto: Seven Summit

La expedición ha llegado a Jhola, cinco letras en medio de la nada. Como todas las que se citarán a partir de ahora. Topónimos cuya retahíla prepara el ánimo del alpinista cuando comparezca ante el K2. Frente a la colosal pirámide de hielo y roca deberá disculparse por su osadía. Se preguntará por qué está allí, si es para poner a prueba su valor o todo ha sido consecuencia de un trance de insensatez. La montaña, hierática, esperará el desenlace. Entretanto, observa las idas y venidas de unos intrépidos conquistadores de lo inútil.

“Los riñones aún se están quejando. No sé si serán los años o los saltos que hemos estado dando durante todo el recorrido dentro de nuestro jeep”, se queja Sergi Mingote. No han tenido contratiempos en una ruta que, en verano, suele verse interrumpida por desprendimientos de roca o crecidas de agua. Los ríos helados y la nieve compactada han facilitado el paso de los vehículos.

De Askole a Jhola en todoterreno. Foto: Seven Summit

De Askole a Jhola en todoterreno. La expedición invernal va camino del Campo Base del K2. Foto: Seven Summit

Según nos informa Seven Summit (la empresa nepalí organizadora de la expedición), 175 porteadores acarrean los pertrechos de 20 alpinistas internacionales, 12 sherpas y un staff de apoyo de 70 personas. A esta tropa le ha precedido un contingente de 25 porteadores y ocho sherpas, que llegaron el 22 de diciembre al Campo Base del K2.

El Campo Base se compone de más de 65 tiendas, entre ellas 30 individuales de nuevo diseño, tres carpas con equipos de comunicaciones y otras tres para cocinas

Más de 30 tiendas individuales, de nuevo diseño, y tres carpas comedor para los alpinistas internacionales. Dos carpas comedor para el equipo de sherpas. Tres carpas con equipos de comunicaciones y tres más para cocinar, en las que trabajarán tres cocineros y siete ayudantes. 100 kilos de carne. Un campamento con más de 65 coloridas tiendas.

A lomos de porteador se moverán 6.000 metros de cuerda, de ellos 3.000 de cuerda dynamic y 1.500 de cuerdas korean. Alex Txikon en su libro sobre la primera ascensión invernal al Nanga Parbat explica la diferencia entre las cuerdas: “Cuando veo la necesidad de instalar cuerdas fijas, tengo por costumbre usar cuerda semiestática de entre seis y 10,5 milímetros, dependiendo del terreno, la dificultad técnica, la altura a la que hay que fijarlas… No se debe usar cuerda semiestática para escalar ya que no está preparada para soportar el golpe de una caída. Para eso (escalar) usamos la cuerda dinámica”.

A todo ello hay que sumar 125 botellas de oxígeno, 45 galones de keroseno (unos 200 litros de gasolina) y múltiples calentadores de gas. Y dos estufas alimentadas por keroseno. Y todo el material para equipar la ruta: tornillos de hielo, banderines de señalización, pitones para la roca.

Una gran expedición, aunque lejos del despliegue de medios (700 porteadores y seis toneladas de material, la mitad de ellas alimentos), que acompañó a los alpinistas italianos en julio de 1954, cuando se alcanzó la cumbre del K2, después de muchos años de acometidas.

#K2winterexpedition2021

http://racetracker.es/rt/K2WinterExpedition2021

Suscríbete a GEO y sigue día a día la expedición invernal al K2: https://bit.ly/3pfDdjY

Nuestros destacados