Un riesgo inesperado en el glaciar de La Madaleta

Nos despedimos de los alumnos, instructores y mandos del Centro de Adiestramientos Específicos de Montaña, sabiendo que estamos en buenas manos para la temporada que está a punto de comenzar. Y nos dejan un buen consejo para aumentar nuestra seguridad.

Pedro Gil

Un riesgo inesperado en el glaciar de La Madaletajpg
Un riesgo inesperado en el glaciar de La Madaletajpg

Con esta crónica nos despedimos de los alumnos, instructores y mandos del Centro de Adiestramientos Específicos de Montaña. Pero antes queremos recordar a los guardias civiles, miembros de los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña y de la Unidad de Helicópteros, que perdieron su vida en rescates. Nombres desconocidos para los montañeros, pero alguno es posible que haya contraído una deuda con ellos. Alguno, una deuda de vida. Pedro Garrido Zapata, Bernardo Pérez Navas, Antonio Hidalgo García, Gregorio Martínez Lafuente, Francisco Granados Burgos, José Manuel Sánchez Reolid, Miguel Ángel Arroyo Esteban, Jesús Chaparro Salcedo, José Martínez Conejo, Emilio Pérez Peláez, Marcos Benito Rodríguez. Descansen en paz.

saludo

En los años 70 del siglo pasado, la Guardia Civil no disponía de helicópteros. En ocasiones, cuando había que realizar algún rescate en el Pirineo, se solicitaba la colaboración de los gendarmes franceses. No fue hasta 1981 cuando la Unidad Aérea se incorpora definitivamente a las tareas de apoyo en montaña y desde entonces el binomio especialista-helicóptero se convierte en indisoluble.

En esta ocasión, nos informa Luis Alberto, “el cuco nos ha recogido en La Besurta y nos ha depositado en el glaciar del Aneto”. Lo que traducido quiere decir que el helicóptero les ha aliviado la subida de 1.000 metros de desnivel cargados con todo el equipo para hacer vivac esa noche.

helicoptero

La jornada había comenzado con una clase teórica acerca de los movimientos de salida y entrada al helicóptero

Le pregunto por las prácticas que han realizado de encordamiento glacial, uso de la cuerda corta y técnica de todo puntas para avanzar por laderas nevadas (apoyando todas las puntas del crampón). Según la ficha tocaba “Subir hasta el collado del Maldito, donde se realizarán los talleres de progresión de técnica todo puntas. Se moverán por la cresta que se encuentra entre el collado y el Pico Maladeta. Bajada por la zona del glaciar hasta la altura del pico Renclusa para la realización del vivac. Al día siguiente, más actividad en la cresta que discurre entre la zona de vivac y el falso Portillón. Recogida del material y bajada a comer al refugio de la Renclusa. Posteriormente, caminata hasta la zona de la Besurta”. La jornada había comenzado con una clase teórica acerca de los movimientos de salida y entrada al helicóptero. La impartió el sargento Abraham, que estuvo 10 años como piloto de helicópteros y que actualmente presta servicio en el Greim del Valle del Rocal. El sargento es alumno en el curso de Instructor.

Luis Alberto nos refiere algo que sorprendió a todo el grupo. “Encontramos grietas en el glaciar de La Maladeta de 35 metros de profundidad. Algo que ninguno de nosotros había visto y quizá no volvamos a ver. Nos permitió practicar el encordamiento glaciar en unas condiciones que aquí, en el Pirineo, no se dan muy a menudo.”

Esta técnica se emplea cuando se progresa por un glaciar. Los miembros de la cordada deben guardar una distancia entre cada uno de ellos que asegure la capacidad de reacción en caso de caída en una grieta. Junto a la distancia de seguridad, es imprescindible que la cuerda tenga una grado de tensión que alerte inmediatamente de una caída. Si no llevas la cuerda tensa, si no vas pendiente, el que cae en la grieta te puede arrastrar con él.

Encontramos grietas en el glaciar de La Maladeta de 35 metros de profundidad. Algo que ninguno de nosotros había visto y quizá no volvamos a ver

Continúa Luis Alberto: “Es posible que el glaciar esté un poco más descarnado y hayan aparecido estas grietas. Desde luego ninguno recordaba haber visto algo así. Hay que ir con mucho cuidado, aunque para nuestra práctica nos vino al pelo. Como resumen, puedo decirte que ha sido una semana muy completa, hemos trabajo mucha materia. Yo hice el curso de especialista en el 2008 y es evidente que todo ha mejorado muchísimo. Las pruebas del acceso al CAEM cambiaron y los alumnos que las superan tienen un gran nivel. Ten en cuenta - concluye Luis Alberto- que acaba de empezar el curso y estamos con actividades que yo hacía cuando estaba finalizando. Son muy potentes y serias. Todos estamos muy contentos, los alumnos y los instructores.”.

Comenzó la primera entrega de estas cuatro crónicas, con la cifra de intervenciones, a causa de accidentes o fallecimientos, realizadas por las Unidades del Servicio de Montaña en la provincia de Huesca. Las recordamos: 442 de junio a septiembre. Cuando está a punto de comenzar la temporada invernal, se incrementan los riesgos, entre ellos el de quedar incomunicado y que el auxilio no llegue a tiempo.

Cuando está a punto de comenzar la temporada invernal, se incrementan los riesgos, entre ellos el de quedar incomunicado y que el auxilio no llegue a tiempo

Hace unos meses, con motivo del fallecimiento de dos excursionistas por hipotermia, hablé con el doctor Íñigo Soteras, responsable del Área de salud de la Federación Española de Montaña y médico de rescate del Grupo de Emergencias Médicas de Bomberos de la Generalitat de Cataluña. “En los casos de hipotermia, cuando la petición de ayuda se hace a tiempo no suele pasar nada. Llegamos. Los medios existen, hay equipos especializados. Sucede que la hipotermia te da una falsa tranquilidad, un descenso del raciocinio y de la capacidad cerebral. Es como una apatía, una indiferencia que hace que mucha gente se deje llevar, que no se proteja del frío. Te quedas sentado esperando”.

Image 23.02.04

El doctor es un firme defensor de que los montañeros lleven sistemas de localización. Coincidimos en ello. “Por eso es muy interesante -afirma - asociar la hipotermia con el dispositivo de localización. Porque en la mayoría de los casos que yo puedo recordar, si se hubiera localizado a tiempo a esas personas que se quedan atascados y que se les está haciendo de noche, si activas el SOS allí te llega el socorro. Pero si no tienes la ubicación, no acudirá nadie y puedes fallecer. En situaciones como la hipotermia, donde la meteorología está jugando en tu contra, una baliza te puede salvar la vida, así de claro.”

Le pido al capitán Fernando Rivero, del Servicio de Montaña de la Guardia Civil, su consejo “Hay dos clases de baliza. Las que tienen conexión con satélites son, para nosotros, las mejores. Como sabes, van conectadas a una central de emergencias (GEOS 24/7), a la que llega la señal de SOS y activa el dispositivo de rescate. Luego están las balizas de la telefonía móvil, que nos permiten localizar a un teléfono (AlertCops). El problema de estas es que van por repetidores y en zonas de montaña no son del todo efectivas. Nosotros, en la Guardia Civil, somos partidarios de que se lleven balizas, y mucho mejor las que son vía satélite”. Las balizas con conexión vía satélite son los dispositivos InReach y Spot X. Según datos proporcionados por Garmin, desde que se lanzó esta tecnología en 2011, se han atendido más de 5.000 SOS por el International Emergency Response Coordination Center (IERCC).

En situaciones como la hipotermia, donde la meteorología está jugando en tu contra, una baliza te puede salvar la vida

Esta ha sido la semana de la Fiesta Nacional, la de la Hispanidad y la de la patrona de la Guardia Civil. Agradecer a GEO haber podido compartir con los guardias de montaña esta experiencia y contársela a ustedes. “Y allá va la despedida, de los que se van del corro, que allí se quedan los buenos y nos marchamos los guapos”.

 

Los mejores vídeos