11 de septiembre: tres horas que cambiaron el mundo

En la mañana del 11 de septiembre de 2001, en el espacio de tres horas, dos aviones chocaron contra el World Trade Center, otro lo hizo contra el Pentágono y otro se estrelló en Pensilvania. Casi 3.000 personas murieron. Para muchas personas en todo el mundo, es un día que nunca olvidarán.

Una rosa roja recuerda los trágicos sucesos en el memorial del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York.
Una rosa roja recuerda los trágicos sucesos en el memorial del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York.

El día 11 de septiembre, en apenas tres horas, los edificios más altos de Nueva York quedaron reducidos a escombros y el Pentágono, el centro neurálgico de las fuerzas armadas estadounidenses, ardía y se derrumbaba parcialmente. Miles de civiles habían perdido la vida y resultaron gravemente heridos, y todo el país estaba en estado de shock colectivo, tratando de entender cómo se permitió que un acto de terrorismo coordinado de esa magnitud tuviera lugar en suelo estadounidense.

Desde entonces, los hechos ocurridos aquella mañana han sido analizados en profundidad desde mil ángulos diferentes. Aunque los ataques tuvieron lugar en la era justo antes de que los teléfonos móviles tuvieran cámaras viables, hay innumerables imágenes y vídeos del evento.

Para muchas personas más jóvenes que la Generación X, el 11 de septiembre es un sentimiento, un hito sombrío de su juventud, pero es probable que los detalles sean más confusos.

Un secuestro coordinado con miles de víctimas

En su forma más simple, los ataques del 11 de septiembre pueden describirse como un secuestro coordinado de cuatro aviones comerciales, que luego se utilizaron para volar hacia objetivos de alto perfil en la ciudad de Nueva York y Washington, DC.

El segundo avión antes de impactar contra una de las Torres Gemelas.
Una miagen en la que aparece el segundo avión, antes de impactar contra una de las Torres Gemelas.

En total hubo cuatro aviones involucrados en el accidente, que jugaron un papel central en lo que se desarrolló esa mañana. En las primeras horas del 11 de septiembre de 2001, un grupo de 19 posibles secuestradores se abrieron paso a través de la seguridad en los aeropuertos de Boston, Newark y Washington, DC.

Dos horas y media después de que el primer avión partiera de Boston, las icónicas Torres Gemelas estaban en ruinas en el Bajo Manhattan, y los valientes socorristas y el personal militar luchaban para salvar vidas

Dos horas y media después de que el primer avión partiera de Boston, las icónicas Torres Gemelas estaban en ruinas en el Bajo Manhattan, y los valientes socorristas y el personal militar luchaban para salvar vidas y asegurar el país.

A los dos minutos del primer impacto en el World Trade Center, un equipo de cámaras cercano que cubría las elecciones primarias para la alcaldía de Nueva York ya estaba transmitiendo imágenes en vivo del edificio en llamas a una audiencia televisiva. En tres minutos, la noticia del ataque llegó a la agencia de noticias de Associated Press, y momentos después, la mayoría de las principales cadenas cortaron la programación programada para cubrir la historia.

Menos de 10 minutos después del impacto, el presidente Bush, quien asistía a un evento en una escuela primaria de Florida, fue informado del choque (que en ese momento se caracterizó como un accidente).

Las Torres Gemelas quedaron totalmente derruidas tras el atentado terrorista.
Las Torres Gemelas quedaron totalmente derruidas tras el atentado terrorista.

Debido a que los medios de comunicación pudieron cubrir el incidente con tanta rapidez, millones de personas presenciaron el segundo avión chocando contra la Torre Sur en tiempo real, apenas 17 minutos después del primer impacto. Este fue un momento decisivo, ya que millones de personas en todo el mundo experimentan los eventos tal como se desarrollaron.

Internet, aún joven, colapso ese día. Momentos después del impacto de la Torre Norte, los sitios web de CNN y MSNBC experimentaron una carga aplastante de tráfico que abrumó a los servidores. El sitio web del FBI también tuvo problemas, tras publicar las imágenes de los secuestradores del 11 de septiembre ese mismo día.

La sombra del 11 de septiembre

Hoy, el Pentágono ha sido reparado y un brillante World Trade Center de 94 pisos ahora marca el horizonte del Bajo Manhattan, pero no todas las heridas han sanado.

Muchos sobrevivientes del 11 de septiembre viven con problemas de salud persistentes, que se cree que están relacionados con el humo tóxico del ataque y el colapso del edificio

Por un lado, muchos sobrevivientes del 11 de septiembre viven con problemas de salud persistentes, que se cree que están relacionados con el humo tóxico del ataque y el colapso del edificio. Muchos otros viven con la ausencia de los casi 3.000 seres queridos que murieron durante los ataques.

El Pentágono se derrumbó parcialmente.
El Pentágono se derrumbó parcialmente.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sigue siendo un legado duradero de los ataques del 11 de septiembre. Cuando el DHS comenzó a operar en 2003, fue la mayor reorganización del gobierno de EEUU en los 50 años desde que se creó el Departamento de Defensa. Además de esta capa de seguridad en gran medida "oculta", las personas ahora encuentran protocolos de seguridad más estrictos en los aeropuertos de todo el mundo.

La retirada de Afganistán de hace un año fue un recordatorio de que la larga sombra del ataque sigue influyendo en los acontecimientos de hoy

Asimismo, la retirada de Afganistán de hace un año fue un recordatorio de que la larga sombra del ataque sigue influyendo en los acontecimientos de hoy, incluso dos décadas después.

Fuente: World Economic Forum.

Archivado en:

Osama Bin Laden, autor intelectual de los atentados terroristas del 11 de septiembre en EEUU.

Relacionado

Ocho datos sobre el último escondite de Osama Bin Laden

Nuestros destacados