Accidentado viaje del módulo ruso a la Estación Espacial Internacional

El módulo científico multiuso de Rusia, Naúka, llegó a la Estación Espacial Internacional con 14 años de retraso sobre los planes iniciales y tras un viaje de ocho días en órbita, no ausente de problemas, que hacía por momentos temer por el éxito de la misión.

El módulo ruso en la plataforma de lanzamiento, Foto: ESA.
El módulo ruso en la plataforma de lanzamiento, Foto: ESA.

El Naúka se acopló a las 13.29 horas del pasado jueves (hora GMT, dos más en la Península) al segmento ruso de la Estación Espacial Internacional (EEI), donde sustituye al módulo ruso Pirs, que fue hundido en el océano Pacífico y que estuvo en servicio durante 20 años en la plataforma orbital.

Menos de una hora antes del acoplamiento el módulo no se encontraba en la trayectoria original prevista, problema que se solucionó rápidamente cuando la EEI volaba sobre el este de Kazajistán.

Tras el acoplamiento con la estación, los propulsores del módulo también se encendieron espontáneamente por un fallo informático y provocaron la inclinación del complejo orbital

Tras el acoplamiento con la estación, los propulsores del módulo también se encendieron espontáneamente por un fallo informático y provocaron la inclinación del complejo orbital. El incidente se resolvió, pero ha obligado a suspender hasta nuevo aviso el lanzamiento de la cápsula Starliner, de Boing, que iba a despegar el pasado viernes, según han informado la NASA y la propia compañía.

Un momento del lanzamiento. Foto: ESA.
Un momento del lanzamiento. Foto: ESA.

El nuevo módulo ruso, cuyo lanzamiento estaba planeado inicialmente para 2007, despegó el pasado día 21 del cosmódromo ruso de Baikonur, en la estepa kazaja, con su compañero de viaje, el brazo robótico europeo (ERA) de la Agencia Espacial Europea (ESA), a bordo.

El Naúka, con una masa de 20,3 toneladas y que es el laboratorio espacial más grande lanzado jamás al espacio por Rusia, emprendió así un viaje de ocho días rumbo a la EEI que estuvo marcado por adversidades. Tras años de retrasos y desafíos técnicos y programáticos, el viaje del módulo ruso no iba a ser menos incierto.

Minutos después de desplegar sus paneles solares y antenas, el centro de recepción de señales en Barnaúl, Siberia, dejó de recibir temporalmente datos de telemetría del Naúka

Minutos después de desplegar sus paneles solares y antenas, el centro de recepción de señales en Barnaúl, Siberia, dejó de recibir temporalmente datos de telemetría del Naúka. En Tierra, el equipo de la agencia espacial rusa, Roscosmos, no sabía inmediatamente si el módulo se había separado con éxito del cohete portador y efectuado su primer encendido para elevar su órbita, lo que provocó que los responsables de la misión se llevaran "un pequeño susto".

Durante toda la semana, la última vez la víspera, los especialistas rusos tuvieron que probar el sistema de propulsión del Naúka y efectuar maniobras correctivas de órbita.

Viaje del módulo ruso a la Estación Espacial Internacional,

 

La incertidumbre sobre el viaje del módulo multiuso aumentó el fin de semana pasado cuando se tuvieron que resolver problemas con el sistema de aproximación y enganche automático Kurs. Todo ello pese a que el Naúka, dado su problemático historial, fue sometido en Baikonur a más de 700 verificaciones de distinto tipo.

El laboratorio llega finalmente

Superados todos los obstáculos, el módulo puede ser aprovechado ahora por los cosmonautas, que en septiembre tienen previsto hacer dos caminatas espaciales para ponerlo a punto.

El Naúka es el primer módulo que Rusia ha enviado a la EEI desde 2010. De 13 metros de longitud, 4,2 metros de diámetro en su parte más ancha y un volumen presurizado de 70 metros cúbicos, cuenta con cinco puertos de enganche y con treinta lugares de trabajo, que permitirán efectuar trece nuevos experimentos en distintos campos.

El módulo puede generar oxígeno para hasta seis personas y reciclar la orina para obtener agua potable

El módulo puede generar oxígeno para hasta seis personas y reciclar la orina para obtener agua potable. El Naúka lleva además un inodoro, el segundo del que dispondrá el segmento ruso, una cabina para un tercer cosmonauta y el ERA, la carga más preciada de la ESA.

Su carga más preciada, el brazo robótico europeo

Instalación del brazo europeo robótico en Naúka
Instalación del brazo europeo robótico en Naúka.

El ERA es muy parecido a un brazo humano y es el primer robot capaz de "caminar" alrededor del segmento ruso de la EEI, lo que facilitará la vida de los cosmonautas en el mantenimiento de la estación y en sus caminatas espaciales. La plataforma internacional ya tiene dos brazos robóticos: Canadarm2 y el Sistema Manipulador Remoto del Módulo Experimental japonés.

En total se necesitarán cinco caminatas espaciales para poner en funcionamiento el brazo robótico europeo

Con una longitud de más de 11 metros, sus siete articulaciones le permiten manejar cargas útiles de hasta 8 toneladas con un amplio rango de movimiento y trabajar con una precisión de 5 milímetros. Puede ser controlado desde dentro y fuera de la EEI y, teóricamente, incluso operar de manera autónoma. Sus cuatro cámaras infrarrojas apoyarán las inspecciones fuera de la estación.

El astronauta francés Thomas Pesquet, de la ESA, recibirá el ERA y trabajará en su instalación. En total se necesitarán cinco caminatas espaciales para poner en funcionamiento el brazo robótico europeo.

Fuente: Sinc.

Archivado en:

El Brazo Robótico Europeo, en acción en la Estación Espacial Internacional.

Relacionado

El Brazo Robótico Europeo, de camino al espacio

Los mejores vídeos