La Acrópolis de Atenas, diez hechos que quizás desconozcas

La Acrópolis de Atenas, hogar del Partenón, es un lugar lleno de secretos, mitos y hechos históricos fascinantes. Hoy, gracias a The Collector, conoceremos doce datos sobre este lugar que cada año visitan unos siete millones de turistas.

Juan Domínguez

Vista de la Acrópolis de Atenas, en Grecia. Foto: IStock.
Vista de la Acrópolis de Atenas, en Grecia. Foto: IStock.

La Acrópolis de Atenas es, sin duda, la atracción más popular de la capital griega. Aproximadamente, siete millones de turistas suben la colina de la Acrópolis cada año para teletransportarse a la Antigua Grecia y observar de cerca el Partenón. Un lugar con la rica historia que posee la Acrópolis tiene muchas historias fascinantes que contar. Repasamos diez hechos poco conocidos sobre este monumento único declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Qué es la Acrópolis de Atenas

Acrópolis en griego se refiere a un punto alto dentro de una ciudad. Muchas ciudades griegas antiguas tenían su propia Acrópolis, que generalmente era una ciudadela en la cima de una colina.

Fue un espacio sagrado dedicado al culto de la diosa patrona de la ciudad, Atenea, así como a otros héroes y deidades locales

La Acrópolis más famosa es, con mucho, la de Atenas. Durante la era griega clásica, fue un espacio sagrado dedicado al culto de la diosa patrona de la ciudad, Atenea, así como a otros héroes y deidades locales.

10 datos poco conocidos sobre la Acrópolis de Atenas

1. Se estableció en tiempos prehistóricos

Determinados hallazgos en la Acrópolis de Atenas indican que la colina fue habitada desde, al menos, el cuarto milenio antes de Cristo.

Anillo de sello micénico llamado Anillo de Teseo de la Acrópolis de Atenas
Anillo de sello micénico llamado Anillo de Teseo de la Acrópolis de Atenas.

Durante el surgimiento de la llamada civilización micénica, la Acrópolis se convirtió en un centro importante. Grandes murallas ciclópeas similares a la de Micenas protegían un palacio (anaktoron) y un asentamiento en la colina. También se cavó un pozo que seguramente resultó útil en tiempos de asedio.

Los atenienses del período arcaico heredaron las ruinas de la Acrópolis micénica, que era lo suficientemente rica como para despertar toda una mitología sobre el pasado de la ciudad

Las paredes se llamaron Pelasgian y todavía son parcialmente visibles en la actualidad para los visitantes cuando llegan desde los Propileos.

Los atenienses del período arcaico heredaron las ruinas de la Acrópolis micénica, que era lo suficientemente rica como para despertar toda una mitología sobre el pasado de la ciudad. Una tumba micénica en la Acrópolis también se conoció como la tumba del legendario rey ateniense Cecrops, que se convirtió en el lugar más sagrado de toda Atenas.

2. Los persas arrasaron con el primer Partenón

Inmediatamente después de una primera victoria contra los persas en Maratón (490 a. C.), los atenienses decidieron celebrarlo construyendo un gran templo de Atenea. Para hacerlo, desmontaron otro templo llamado Hecatombedos, que significa cien pies (una antigua unidad de longitud), y usaron su material para construir el nuevo templo.

Los persas habían entrado en Atenas y habían arrasado la ciudad hasta los cimientos. El Prepartenón aún inacabado no escapó a la ira de los invasores, que también destruyeron el antiguo templo de Atenea

Sin embargo, los persas no habían dicho su última palabra. En 480 a. C., el rey Jerjes I de Persia invadió Grecia una vez más. Al darse cuenta de que no podían defender la ciudad, los atenienses tomaron una de las decisiones más importantes de la historia de Atenas. Decidieron abandonar la ciudad y retirarse a la isla de Salamina para provocar a los persas en una batalla naval. Al final, los atenienses salieron victoriosos de la batalla naval de Salamina, pero pagaron un alto precio.

Prerpartenón con negro y partenón cl´sico en gris.
Prerpartenón con negro y partenón clásico en gris.

Antes de la batalla, los persas habían entrado en Atenas y habían arrasado la ciudad hasta los cimientos. El Prepartenón aún inacabado no escapó a la ira de los invasores, que también destruyeron el antiguo templo de Atenea.

Cuando los atenienses regresaron a su ciudad, decidieron dejar las ruinas del antiguo templo de Atenea en su lugar como un recordatorio de esos tiempos espantosos. Además, 33 años después construyeron un nuevo Partenón sobre las ruinas del Propartenón.

3. La Acrópolis tenía una enorme estatua de Atenea Promachos

En la antigüedad, había una colosal estatua de bronce de Atenea en la Acrópolis. La estatua se llamaba Atenea Promachos, es decir, la que lucha en primera línea.

Esta estatua fue obra de Fidias, quien también hizo la famosa Atenea Partenos de marfil dorado que estaba dentro del Partenón. Según Pausanias (1.28.2), los atenienses construyeron la estatua para agradecer a Atenea después de vencer a los persas en Maratón.

La Acrópolis de Atenas , de Leo Von Klenze, dodne se observa la enorme estatua.
La Acrópolis de Atenas , de Leo Von Klenze, dodne se observa la enorme estatua.

Nadie sabe cómo de grande era realmente la estatua, pero una cosa es segura; era realmente enorme:

"La punta de la lanza de esta Atenea y la cresta de su casco son visibles para aquellos que navegan hacia Atenas , tan pronto como se pasa Sounium". (Sunion está a unos 60 km de Atenas).

4. La Acrópolis era un lugar colorido

Hoy en día, mucha gente piensa que el arte griego antiguo, especialmente la arquitectura y la escultura, eran completamente blancos. Si alguien visita el Partenón en la Acrópolis hoy, se encontrará con un monumento blanco o más bien grisáceo junto a ruinas antiguas igualmente blancas. Sin embargo, este simplemente no era el caso en la antigüedad.

Los antiguos griegos eran personas que amaban el color. Sus estatuas estaban pintadas en combinaciones de colores brillantes. Lo mismo ocurrió con sus templos

Los antiguos griegos eran personas que amaban el color. Sus estatuas estaban pintadas en combinaciones de colores brillantes. Lo mismo ocurrió con sus templos. De hecho, la arquitectura griega era tan colorida que estaba más cerca del arte kitsch actual que del ideal clásico blanco de los libros escolares.

La razón por la que las ruinas de la antigüedad clásica son blancas hoy en día es que los pigmentos se desintegran con el tiempo. Sin embargo, en muchos casos, son rastreables o incluso observables a simple vista. Los curadores del Museo Británico habían encontrado restos de

5. El árbol de Atenea y el agua de Poseidón

El Erectheion era el sitio más sagrado de Atenas. Era un edificio que constaba de dos templos, uno para Atenea y otro para Poseidón. Para entender por qué estos dos dioses compartieron el edificio, debemos volver al viejo mito de cómo Atenas obtuvo su nombre.

Erecteion de la Acrópolis, Foto de Peter Mitchell
Erecteion de la Acrópolis, Foto de Peter Mitchell.
Según la historia, Atenea y Poseidón querían tomar la ciudad bajo su protección. Para evitar conflictos, Zeus intervino y organizó una competencia incruenta.

Atenea y Poseidón llegaron al lugar donde ahora se encuentra el Erecteión y la gente de Atenas se reunió para ver la competencia.

Primero, Poseidón reveló su don a la ciudad golpeando su tridente en el suelo y produciendo agua. A su vez, Atenea plantó una semilla que instantáneamente se convirtió en un olivo.

Los atenienses apreciaron ambos dones. Sin embargo, ya tenían acceso a mucha agua. Entonces, escogieron el olivo de Atenea, que era una excelente fuente de alimento y madera. Atenea se convirtió en la deidad patrona de la ciudad y la nombró Atenas en su honor.

Los atenienses juraron que podían escuchar el océano de Poseidón debajo del edificio

El Erectheion es un monumento a este mito. Los atenienses juraron que podían escuchar el océano de Poseidón debajo del edificio. Además, se suponía que un agujero en el suelo era el lugar donde el dios golpeaba su tridente en su competencia con Atenea. En la mitad del templo, había un pequeño patio construido alrededor del legendario árbol de Atenea.

6. Las cariátides se construyeron sobre la tumba de un rey mítico

Las Cariátides del Erecteion se encuentran entre las esculturas más elegantes de la historia del arte. Son únicas porque combinan elegancia con funcionalidad.

Hoy en día, los visitantes del museo de la Acrópolis pueden encontrar cinco de las seis cariátides (la sexta está en el Museo Británico) exhibidas como esculturas independientes. Sin embargo, originalmente servían como elegantes columnas en el "Pórtico de las Doncellas" del Erectheion.

Réplicas de las cariátides en el Erecteion de la Acrópolis.
Réplicas de las cariátides en el Erecteion de la Acrópolis.

El nombre Cariátides significa doncellas de Caryai, que es una ciudad en el sur de Grecia. La ciudad tenía una relación excepcional con la diosa Artemisa. Más específicamente, su culto se dirigió hacia Artemis Cariátide. En consecuencia, muchos eruditos piensan que las Cariátides representan sacerdotisas de Artemisa de Caryai.

Las seis mujeres del Erecteion sostienen el techo construido sobre una tumba micénica atribuida al legendario rey de Atenas, Cecrops

Las seis mujeres del Erecteion sostienen el techo construido sobre una tumba micénica atribuida al legendario rey de Atenas, Cecrops.

Cecrops fue una figura interesante de la tradición mítica de Atenas. Se decía que había nacido de la tierra (autócton) y por eso era mitad hombre y mitad serpiente (las serpientes eran las criaturas terrestres por excelencia para los griegos).

En este entorno, las Cariátides pueden estar simplemente protegiendo uno de los lugares más sagrados de Atenas. También pueden estar acompañando al mítico rey de Atenas en el más allá.

7. El Partenón como iglesia cristiana y mezquita

El Partenón de la Acrópolis puede ser ahora famoso como el templo de la diosa Atenea, pero durante su larga vida de 2.500 años, el templo cambió de manos muchas veces.

Algunos de esos propietarios creían en los dioses griegos, como los macedonios, o casi los mismos, como los romanos.

La mezquita otomana construida en las ruinas del Partenón después de 1715, Pierre Peytier
La mezquita otomana construida en las ruinas del Partenón después de 1715, Pierre Peytier.

Después del siglo IV d.C., la antigua religión pagana comenzó a marchitarse frente al cristianismo. El imperio tardorromano cristianizado y su continuación, conocido como el Imperio Bizantino, aseguraron que el nuevo dogma no encontraría competencia. El emperador Teodosio II cerró todos los templos paganos.

A finales del siglo VI, el Partenón se había convertido en una iglesia cristiana. La nueva iglesia estaba dedicada a Parthenos Maria (Virgen María), un reemplazo obvio de Parthenos Athena.

A finales del siglo VI, el Partenón se había convertido en una iglesia cristiana. La nueva iglesia estaba dedicada a Parthenos Maria (Virgen María), un reemplazo obvio de Parthenos Athena.

En 1204, la cuarta cruzada se desvió de su curso para disolver el remanente cristiano del Imperio de Oriente y el Partenón en una iglesia católica durante aproximadamente 250 años.

En 1458 los otomanos conquistaron Atenas y transformaron el Partenón en una mezquita con minarete.

El siguiente capítulo en la historia del monumento llegó con la Revolución Griega (1821-1832), que dio como resultado la creación del estado griego moderno. Desde entonces, el Partenón es un sitio histórico y desde 1933 se han llevado a cabo nueve proyectos de restauración.

8.  El Partenón sobrevivió a muchas destrucciones

La primera gran destrucción tuvo lugar en el siglo III d.C. cuando un incendio destruyó el techo del templo. En 276, una tribu germánica llamada Heruli saqueó Atenas y destruyó el Partenón, que pronto fue reparado.

El Partenón sufrió durante sus muchas transformaciones de pagano a cristiano ortodoxo y de una iglesia católica romana a una mezquita. Además, la monumental estatua de Atenea del templo se trasladó a Constantinopla. Aun así, este uso continuo del Partenón, significó su conservación.

Ruinas del Partenón, Sandford Robinson Gifford , 1880, Galería Nacional de Arte.
Ruinas del Partenón, Sandford Robinson Gifford , 1880, Galería Nacional de Arte.

Todo cambió en 1687, cuando una fuerza veneciana al mando del general Morosini asedió Atenas. La guardia otomana fortificó la Acrópolis y utilizó el Partenón como almacén de pólvora. Al enterarse de que los otomanos almacenaban pólvora en el Partenón, Morosini apuntó al templo. Una bala de cañón fue suficiente para diezmar el templo y matar a 300 personas.

Después de la explosión, solo una de las cuatro paredes del Partenón estaba en pie. Más de la mitad del friso se había derrumbado, el techo había desaparecido y el porche este ahora estaba representado por una sola columna. El Partenón nunca se recuperó de esta destrucción.

El séptimo conde de Elgin y embajador británico, dio un toque final a la sinfonía de la destrucción. Elgin quitó una buena parte del friso y los frontones del templo, así como una cariátide del Erecteion y partes del templo de Atenea Nike

Sin embargo, un siglo después, en 1801, Thomas Bruce, el séptimo conde de Elgin y embajador británico, dio un toque final a la sinfonía de la destrucción. Elgin quitó una buena parte del friso y los frontones del templo, así como una cariátide del Erecteion y partes del templo de Atenea Nike.

La habitación temporal de Elgin, Archibald Archer , 1819, Museo Británico.
La habitación temporal de Elgin, Archibald Archer , 1819, Museo Británico. 

El botín llegó al Museo Británico después de un largo y doloroso viaje. Cabe señalar que el barco que transportaba las canicas se hundió poco después de salir de Atenas y un grupo de buzos griegos ayudó a recuperar las cajas que contenían las canicas.

9. Un rey bávaro consideró construir su palacio allí

En 1832, Grecia se convirtió en un estado independiente bajo la protección de las principales potencias europeas (Inglaterra, Francia, Rusia). En una época en la que existía la Santa Alianza y la idea de democracia sonaba herética, los europeos no podían permitir la existencia de un nuevo estado sin un monarca absoluto.

Las potencias europeas finalmente instalaron al príncipe bávaro Otto Friedrich Ludwig en el trono del reino recién descubierto.

Poco después de llegar a su nueva capital, Atenas, Otto se enfrentó a un problema; no había un palacio real adecuado. Karl Friedrich Schinkel, un célebre pintor y arquitecto ofreció una solución innovadora. Sugirió que el palacio del nuevo monarca debería sentarse en la cima de la Acrópolis. Sus planes del palacio tenían como objetivo la creación de un monumental complejo real.

Plano del Palacio Real de la Acrópolis, litografía del dibujo de Karl Friedrich Schinkel , Biblioteca Pública de Nueva York.
Plano del Palacio Real de la Acrópolis, litografía del dibujo de Karl Friedrich Schinkel , Biblioteca Pública de Nueva York.

Afortunadamente, para los futuros arqueólogos, el rey rechazó esta idea por considerarla poco práctica. Sin embargo, las imágenes de los planos pintados por Karl Friedrich Schinkel brindan una vista encantadora de una realidad alternativa.

10.  Un acto de resistencia contra el nazismo en la Acrópolis

En abril de 1941, Atenas quedó bajo el dominio de Hitler. La esvástica ondeaba en la colina de la Acrópolis reemplazando la bandera del Reino griego.

Dos estudiantes universitarios griegos llamados Manolis Glezos y Apostolos Santas subieron en secreto a la Acrópolis a través de la cueva del Pandroseion. Evitando al guardia alemán que se estaba emborrachando cerca de los Propileos, quitaron la esvástica y se fueron sin ser vistos

El 30 de mayo de 1941, dos estudiantes universitarios griegos llamados Manolis Glezos y Apostolos Santas subieron en secreto a la Acrópolis a través de la cueva del Pandroseion. Evitando al guardia alemán que se estaba emborrachando cerca de los Propileos, quitaron la esvástica y se fueron sin ser vistos. La gente de Atenas se despertó con la vista de una Acrópolis libre del símbolo del conquistador.

Soldados alemanes levantando la esvástica en la Acrópolis, 1941 , Archivos Federales Alemanes.
Soldados alemanes levantando la esvástica en la Acrópolis, 1941 , Archivos Federales Alemanes.

Éste fue el primer acto de resistencia en Grecia y uno de los primeros en Europa. La noticia levantó el ánimo de las naciones europeas ocupadas como una victoria simbólica contra el fascismo.

Nuestros destacados