Billy el Niño, la leyenda continua

William H. Bonney, más conocido como Billy el Niño, tuvo una vida muy corta, pero dejó una huella que perdura en la memoria de medio mundo. Solo así se explica que alguien pague millones de dólares por una fotografía o una pistola relacionada con él.

Rocío Snyder

De izquierda a derecha, Richard Brewer, Billy el Niño, Fred Waite y Henry Brown.
De izquierda a derecha, Richard Brewer, Billy el Niño, Fred Waite y Henry Brown.

El joven forajido del Viejo Oeste Billy el Niño habría celebrado este 23 de noviembre de 2021 su 163 cumpleaños, si no hubiera sido asesinado a la temprana edad de 21 años. Hoy, este pistolero es toda una leyenda, de tal forma que objetos y fotografías que alguna vez formaron parte de su vida alcanzan precios extraordinarios en las subastas.

Así, en septiembre pasado, en Los Ángeles, el arma utilizada para matar a Billy el Niño se vendió por más de 6 millones de dólares (5,78 millones de euros). La pieza, un revólver Colt de acción simple propiedad del sheriff Pat Garrett, mató a Billy el Niño, el 14 de julio de 1881 en una de las historias más notorias del Salvaje Oeste.

La venta alcanzó un récord mundial en subasta para cualquier arma de fuego y fue el lote más alto en una venta de un solo propietario

Valorada, en principio, en unos tres millones de dólares, la venta alcanzó un récord mundial en subasta para cualquier arma de fuego y fue el lote más alto en una venta de un solo propietario.

Por otro lado, la fotografía, como arte, se iniciaba cuando Billy el Niño comenzaba su vida de fechorías, así que no es sorprendente que sólo fuese fotografiado en algunas ocasiones y hoy éstas tengan un gran valor.

El arma utilizada para matar a Billy el Niño se vendió por más de 6 millones de dólares.
El arma utilizada para matar a Billy el Niño se vendió por más de 6 millones de dólares.

Durante mucho tiempo, los historiadores sólo conocían una fotografía del joven forajido. Se llama el “ferrotipo Dedrick” porque pertenecía a un amigo de Billy llamado Dan Dedrick, que se convirtió en hereditaria para los miembros de su familia, como una reliquia de incalculable valor.

En la imagen, que probablemente fue tomada a finales de 1879 o principios de 1880, Billy sostiene un rifle Winchester y lleva un sombrero de vaquero, un pañuelo y un chaleco. Aunque la foto ha sido reproducida infinidad de veces, la placa original fue subastada en 2011 por 2,3 millones de dólares.

La fotografía es poco común y en ella los historiadores creen que junto al joven forajido aparece al alguacil Garrett, quien lo mató en 1881

Ese mismo año, se encuentra otra de las imágenes de Billy El Niño. En este caso, un abogado estadounidense, Fran Abrams, la encontró en un mercado de pulgas cerca de la ciudad de Asheville, en Carolina del Norte, y pagó por ella diez dólares.

La foto del mercadillo muestra a Billy el Niño, junto al hombre que le disparó.
La foto del mercadillo muestra a Billy el Niño, junto al hombre que le disparó.

La fotografía es poco común y en ella los historiadores creen que junto al joven forajido aparece al alguacil Garrett, quien lo mató en 1881. Se decía que eran amigos cercanos hasta que el último se convirtió en alguacil del condado de Lincoln, en Nuevo México.

Hoy podría valer millones, han dicho los expertos.

La foto, que tiene fecha del 2 de agosto de 1880, estuvo colgada durante varios años en la pared de una habitación libre en su casa que alquiló a través de Airbnb.

"Si hubiera sabido que era una de las fotos más famosas de la historia, habría cobrado más por la habitación", bromeaba Fran Adams.

En 2010, una imagen del legendario pistolero fue valorada en unos 4 millones de euros

En 2010, una imagen del legendario pistolero fue valorada en unos 4 millones de euros. Es de 1878 y fue adquirida en un rastro por solo dos dólares. En ella, aparece jugando al croquet con algunos de sus compañeros. La imagen es un ferrotipo, una técnica fotográfica semejante al daguerrotipo que se hizo muy popular entre los retratistas durante la Guerra de Secesión estadounidense (1861-1865). Fue adquirida en una tienda de segunda mano de Fresno (California) como parte de un lote de objetos de época. El comprador, Randy Guijarro, es un entusiasta de la figura del legendario pistolero y empezó a realizar pesquisas para determinar la identidad de los protagonistas del retrato.

La historia de Billy el Niño

Las investigaciones más recientes adjudican a Billy el Niño la autoría de cuatro muertes, dos en defensa propia y otras dos fugándose de prisión. También está demostrado que participó en otros cinco asesinatos durante una guerra entre bandas rivales, pero se ignora si el que apretó el gatillo fue él o alguno de sus compinches.

Fotografía de Billy el Niño, jugando al criquet.
Fotografía de Billy el Niño, jugando al criquet.

Las más de veinte muertes que se le atribuyen son producto de la escasa fiabilidad de la prensa de la época, que encontró en su figura un filón para dar rienda suelta a sus fantasías: un periódico británico llegó a publicar que los testigos de su muerte sintieron olor a azufre y vieron a una figura con cuernos de bisonte y patas de carnero sobre el cadáver.

De pequeña envergadura, era extremadamente diestro con las armas, especialmente con el Winchester. El asesinato de un sheriff que antes había matado a su mentor le convirtió en el enemigo público número uno

Hijo de padres de origen irlandés, nació en Nueva York hacia 1859 (no hay constancia oficial de la fecha) y se trasladó con su madre a Nuevo México, entonces un territorio recién independizado de España que vivía una etapa de turbulencias. Quedó huérfano muy pronto y se ganó la vida primero como ladronzuelo y luego como cuatrero.

De pequeña envergadura, era extremadamente diestro con las armas, especialmente con el Winchester. El asesinato de un sheriff que antes había matado a su mentor le convirtió en el enemigo público número uno. Su golpe de mano más recordado, sin embargo, fue su fuga de una cárcel donde había sido recluido a la espera de su ejecución tras matar a dos vigilantes.

Pat Garrett, el famoso sheriff que mató a Billy el Niño en 1881.
Pat Garrett, el famoso sheriff que mató a Billy el Niño en 1881.

El sheriff Pat Garret puso en 1881 fin a sus andanzas disparándole un tiro en el estómago cuando había ido a ver a una joven de familia mexicana que vivía cerca de la frontera y con la que había mantenido una relación. A diferencia de la mayoría de sus contemporáneos de origen anglosajón, Billy el Niño tenía una estrecha relación con los habitantes originales de Nuevo México (mantuvo noviazgos con varias mujeres hispanas) y era incluso capaz de leer y expresarse en castellano. Alfonso Domingo, autor del libro “La balada de Billy el Niño”, sostiene que llegó a leer al menos una obra en español sobre la conquista de México por Hernán Cortés, que le prestó su amigo, el maestro y juez de paz José Córdoba. Se cuenta que le fascinaban los conquistadores españoles. De hecho, para los hispanos de Nuevo México, el imberbe pistolero fue siempre más héroe que villano.

Un habilidoso pistolero que murió sin apenas haber cumplido los veinte años convertido en una celebridad

Hoy, ni siquiera el paso del tiempo parece capaz de apagar el brillo de su leyenda, un habilidoso pistolero que murió sin apenas haber cumplido los veinte años convertido en una celebridad.

Archivado en:

Nuestros destacados