El cielo podría estar lleno de agujeros blancos...o no

Es cierto que de los agujeros negros tenemos noticias casi a diario y existen evidencias de cómo se forman y cómo se comportan. Sin embargo, poco se habla de los agujeros blancos, sus gemelos, que, al parecer, los acompañan y que actúan igual que ellos…pero en sentido opuesto. Y es que existe mucho escepticismo al respecto.

Francisco Moral

Los agujeros blancos se consideran hermanos gemelos de los negros.
Los agujeros blancos se consideran hermanos gemelos de los negros.

El físico teórico del Centre de Physique Théorique, en Francia, Carlos Rovelli, explicaba hace unos años en la revista NewScientist como los científicos eran reacios a admitir la existencia de los agujeros negros. Así, en un libro de texto, el físico ganador del premio Nobel Steven Weinberg calificó su existencia como “muy hipotética”, escribiendo que “no hay [agujero negro] en el campo gravitacional de ningún objeto conocido del universo”. Estaba completamente equivocado.

Hoy tenemos evidencias de que el cielo está repleto de agujeros negros

Los radioastrónomos ya habían estado detectando señales de materia, que caían en agujeros negros durante décadas sin darse cuenta. Hoy tenemos evidencias de que el cielo está repleto de ellos.

Ilustración de un agujero negro. Muchos científicos dudaban de su existencia.
Ilustración de un agujero negro.

Hoy, asegura Rovelli, la historia se repite con los agujeros blancos, que son esencialmente agujeros negros al revés. En otro libro de texto de renombre, el teórico de la relatividad líder en el mundo Bob Wald escribió que "no hay razón para creer que en ninguna región del universo hay un agujero blanco”. Y esta sigue siendo la opinión dominante en la actualidad.

"Se necesitaron 40 años para comprender los agujeros negros, y solo recientemente la gente se ha centrado en los agujeros blancos"

"Se necesitaron 40 años para comprender los agujeros negros, y solo recientemente la gente se ha centrado en los agujeros blancos", dijo Rovelli.

Sin embargo, varios grupos de investigación, incluido el de Rovelli, en Marsella, investigan cómo la mecánica cuántica pueda abrir un canal para que se formen estos agujeros blancos. El cielo también podría estar lleno de agujeros blancos.

recreación de un agujero negro con elementos proporcionados por la Nasa,
recreación de un agujero negro con elementos proporcionados por la Nasa. Foto: IStock.

La razón para sospechar que existen los agujeros blancos es que podrían resolver un misterio abierto: lo que sucede en el centro de un agujero negro. “Vemos grandes cantidades de materia girando en espiral alrededor de los agujeros negros y luego cayendo. Toda esta materia que cae cruza la superficie del agujero, el "horizonte" o punto de no retorno, cae en picado hacia el centro, ¿y luego?”, se pregunta el investigador francés.

Qué entienden los científicos que es un agujero blanco

La web Space coincide con Rovelli en que, durante mucho tiempo, se pensó que los agujeros blancos eran una invención de la relatividad general, nacida de las mismas ecuaciones que sus hermanos estelares colapsados, los agujeros negros. Más recientemente, sin embargo, algunos teóricos se preguntan si estos vórtices gemelos del espacio-tiempo pueden ser las dos caras de la misma moneda.

En principio, los agujeros blancos se consideran un extraño objeto cósmico que son intensamente brillante y de los que la materia brota en lugar de desaparecer. En otras palabras, es exactamente lo opuesto a un agujero negro. Pero a diferencia de los agujeros negros, a pesar de las explicaciones de Rovelli, no hay consenso sobre si existen los agujeros blancos o cómo se formarían.

Ilustración de un agujero negro, lo contrario, para algunos investigadores de un agujero blanco
Ilustración de un agujero negro, lo contrario del agujero blanco, para algunos investigadores.

Los agujeros blancos se consideran un extraño objeto cósmico que son intensamente brillante y de los que la materia brota en lugar de desaparecer

Para algunos científicos, el proceso comienza cuando una vieja estrella masiva colapsa por su propio peso y forma un agujero negro. Sin embargo, más tarde, los efectos cuánticos que ocurren alrededor de la superficie del agujero negro detienen el colapso adicional hasta una singularidad y, en cambio, comienzan a convertir gradualmente el agujero negro en un agujero blanco. que arroja la materia estelar original nuevamente. Este proceso sería increíblemente lento, por lo que es posible que tuviéramos que esperar mucho para descubrir si los agujeros blancos realmente existen.

Los físicos describen un agujero blanco como la "inversión de tiempo" de un agujero negro, un video de un agujero negro reproducido al revés

Space explica que los físicos describen un agujero blanco como la "inversión de tiempo" de un agujero negro, un video de un agujero negro reproducido al revés, tanto como una pelota que rebota es la inversión de tiempo de una bola que cae. Por su parte, el físico Sean Carroll, del del Instituto Tecnológico de California, en un artículo en el portal Nova, dice que “un agujero negro es un lugar al que puedes entrar, pero del que nunca puedes escapar”.  Un agujero blanco es un lugar de donde puedes salir pero al que nunca puedes regresar".

 Un agujero blanco es un lugar de donde puedes salir pero al que nunca puedes regresar

Por su parte, el físico Edward Larrañaga, profesor del Observatorio Astronómico Nacional de Colombia, explica a BBC que “los agujeros blancos son modelos teóricos que complementan a los agujeros negros".

"Al realizar las operaciones matemáticas de las ecuaciones que planteó Einstein da como resultado un agujero blanco", explica Larrañaga, "pero todavía no conocemos ningún proceso físico que dé lugar a que se genere un agujero blanco".

El Event Horizon Telescope capturó esta imagen del agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia M87. (2)
El Event Horizon Telescope capturó esta imagen del agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia M87.

"Teóricamente se podría ingresar al agujero negro, atravesar el agujero de gusano y salir por el agujero blanco", explica Larrañaga. "Pero físicamente las condiciones ahí dentro son tan extremas, la gravedad es tan fuerte que uno terminaría aplastado antes de cruzar el agujero de gusano".

Según otros expertos, los agujeros blancos podrían ser un mismo agujero negro, pero en el futuro, o ser una fuente de la llamada "energía oscura", que es la que hace que el universo se expanda.

Lo que sí es verdad es que estos misteriosos volcanes matemáticos por ahora expulsan más preguntas que respuestas.

Ilustración de un agujero negro supermasivo regulando la evolución de su entorno. / Gabriel Pérez Díaz, SMM (IAC) y Dylan Nelson (Illustris-TNG)

Relacionado

¿Hasta dónde llegan los efectos de los agujeros negros?

Nuestros destacados