Los científicos piden protección para la órbita de la Tierra

El espacio de la órbita de la Tierra debe protegerse con urgencia, mediante normas y reglamentos ambientales similares a los que salvaguardan los mares y el aire del planeta, según afirma un grupo de destacados científicos.

Elena Lozano

Ilustración 3D fotorrealista de un satélite en la órbita de la Tierra.
Ilustración 3D fotorrealista de un satélite en la órbita de la Tierra.

Un equipo internacional de investigadores ha advertido que un aumento dramático en la cantidad de satélites está contaminando el cielo nocturno para los astrónomos y observadores de estrellas, al tiempo que aumenta el riesgo de que los objetos colisionen en el espacio y, potencialmente, incluso golpeen a personas o aviones cuando caen de regreso a la Tierra.

Gran parte de la preocupación se debe al aumento de las megaconstelaciones, que implican la colocación de decenas de miles de satélites en órbita terrestre baja, para ofrecer Internet de banda ancha y otros servicios.

Si bien empresas como SpaceX y OneWeb están a la cabeza, otras están interesadas, incluida Ruanda, que recientemente presentó una solicitud para lanzar 327.000 satélites en un solo proyecto

Si bien empresas como SpaceX y OneWeb están a la cabeza, otras están interesadas, incluida Ruanda, que recientemente presentó una solicitud para lanzar 327.000 satélites en un solo proyecto.

En Nature Astronomy, científicos del Reino Unido, EE UU, Canadá y los Países Bajos han destacado que la cantidad de satélites en órbita terrestre baja podría superar los 100.000 para 2030, interrumpiendo el trabajo de los astrónomos y remodelando nuestra visión de los cielos.

“Realmente necesitamos actuar juntos. Necesitamos ver dónde no estamos aplicando correctamente las regulaciones y dónde necesitamos nuevas”, declaró el autor principal, Andy Lawrence, profesor de astronomía en la Universidad de Edimburgo.

Los científicos advierten de los peligros de la saturación en la órbita de la Tierra de satélites.
Los científicos advierten de los peligros de la saturaciónde satélites en la órbita de la Tierra. Foto: IStock.

“Se trata de reconocer que los problemas que vemos en la órbita de la Tierra son los mismos que vemos cuando nos preocupamos por nuestro planeta, los océanos y la atmósfera. Necesitamos juntarnos y decir cómo podemos resolver este problema”, agregó.

Entre las propuestas se encuentran regulaciones basadas en la huella del tráfico espacial de un satélite y límites en la capacidad de carga de diferentes órbitas.

Situación de los satélites en la órbita de la Tierra

A fines de 2018, alrededor de 2.000 satélites activos dieron vueltas alrededor de la Tierra. Ese número casi se ha duplicado en los últimos dos años solo con los lanzamientos de SpaceX. Todos han entrado en la órbita de la Tierra baja más congestionada, que se extiende desde 100 a 2.000 kilómetros.

En 2019, la Agencia Espacial Europea movió su observatorio en órbita Aeolus, para evitar colisionar con un satélite SpaceX

En 2019, la Agencia Espacial Europea movió su observatorio en órbita Aeolus, para evitar colisionar con un satélite SpaceX. El año pasado, China también movió su estación espacial dos veces, debido a preocupaciones similares.

Los científicos argumentan que si bien existe una regulación sólida para garantizar que los satélites se lancen de manera segura y transmitan señales solo dentro de ciertas bandas de frecuencia, casi no hay nada que rija el impacto de los satélites en el cielo nocturno, la astronomía, la atmósfera terrestre o el entorno de la órbita de la Tierra.

China tuvo que mover una estación espacial ante el peligro de colisión con un satélite.
China tuvo que mover una estación espacial ante el peligro de colisión con un satélite. Foto: IStock

Preocupaciones de los científicos

Los investigadores describen cómo la luz que se refleja en los satélites puede arruinar las observaciones astronómicas, al dejar rayas en las imágenes, mientras que sus transmisiones pueden ahogar las débiles señales de radio naturales que los astrónomos estudian para comprender algunos de los objetos más exóticos del cosmos.

Pero, la presencia visible de tantos satélites también socava la capacidad de disfrutar del cielo nocturno, argumentan, un acto que la Unión Astronómica Internacional afirma que debería ser un derecho fundamental.

El peligro aumentará a medida que más vuelvan a entrar en la atmósfera de la Tierra al final de sus vidas, con consecuencias potencialmente letales

También hay otras preocupaciones. El riesgo de que caigan escombros de satélites que causen daños a la propiedad o a la vida hoy en día es relativamente bajo. Pero, el peligro aumentará a medida que más vuelvan a entrar en la atmósfera de la Tierra al final de sus vidas, con consecuencias potencialmente letales.

“El primer impacto de un avión o una víctima en tierra es solo cuestión de tiempo”, advierten los investigadores. Otro problema son las emisiones de lanzamiento de cohetes, que incluyen dióxido de carbono, óxido nítrico y hollín.

“El problema del aumento de los desechos y la congestión en la órbita de la Tierra plantea un verdadero desafío para la gobernanza de la actividad espacial humana”, señaló Chris Newman, profesor de derecho y política espacial en la Universidad de Northumbria.

“La amplitud de nuevos actores y el aumento de las tensiones geopolíticas significan que un tratado internacional vinculante está muy lejos. En cualquier caso, la ley solo puede llevarnos hasta cierto punto. Los países y las empresas activas en el espacio deben demostrar un liderazgo responsable”, concluyó.

Fuente: The Guardian.

Se proyecta que habrá 100.000 nuevos satélites artificiales para el final de la década.

Relacionado

Los astrónomos se unen para luchar contra la contaminación de los satélites artificiales

Nuestros destacados