Cómo cuidar y proteger los tatuajes en verano

Con motivo de la celebración el pasado 17 de julio del Día Internacional del Tatuaje, mostramos cómo curar y proteger un tatuaje en verano, gracias a unas pautas clave, facilitadas por la firma de dermocosmética Nivea.

Consejos sobre cómo cuidar los tatuajes en verano
Consejos sobre cómo cuidar los tatuajes en verano

El 10 % de los europeos tiene algún tatuaje. En España, esas cifras son aún más altas: 4 de cada 10 afirman tener al menos uno. Los españoles son los segundos de este continente que más tienen, solo superados por los italianos, y los sextos del mundo.

Ya no es una moda pasajera, es todo un fenómeno mundial, que incluso tiene su Día Internacional, que se celebró el pasado 17 de julio. Los tatuadores son auténticos artistas que consiguen plasmar grandes diseños en la piel. Para mucha gente, es una forma de expresar sus gustos, sus ideas y sus recuerdos.

Un tatuaje consiste en inyectar la tinta del dibujo dentro de la piel mediante punciones repetidas con una aguja, “levantando” o escarificando la epidermis y depositando ésta en la dermis a unos 1,5 milímetros

En realidad, un tatuaje consiste en inyectar la tinta del dibujo dentro de la piel mediante punciones repetidas con una aguja, “levantando” o escarificando la epidermis y depositando ésta en la dermis a unos 1,5 milímetros. Así pues, se trata de una pequeña herida superficial, y como tal, es imprescindible cuidarla para que cicatrice correctamente.

Sin embargo, el verano es una época complicada para hacerse uno. La humedad y el sudor pueden dificultar su curación. La piel está más expuesta, por lo que un tatuaje reciente tiene más riesgo de sufrir una infección.

El verano es una época complicada para hacerse un tatuaje.
El verano es una época complicada para hacerse un tatuaje. Foto: IStock.

Además, el sol degrada las tintas y altera y atenúa los colores. Por estos motivos, no es recomendable escoger el verano para sumar un tatuaje a nuestro cuerpo. Aun así, muchas personas optan por esta estación para ello, debido, sobre todo, a que se tiene más tiempo libre.

Para todas aquellas personas que decidan hacerse uno, recogemos unos consejos sobre cómo curar y proteger un tatuaje en verano:

1. Acudir a un centro homologado

Si se elige un estudio no homologado o a un aficionado, se corre el riesgo de que el diseño no solo no quede bonito, sino también a sufrir algún problema de salud.

Se aconseja cudir a un tatuador homologado.
Se aconseja cudir a un tatuador homologado. Foto: IStock.

En este sentido, es necesario tener en cuenta que, en España, existe un listado de tintas homologadas, que deben ser las únicas que se utilicen. Igualmente, los estudios también homologados cuidan la desinfección del instrumental y usan siempre herramientas desechables.

2. Retirar el film transparente a las 6 u 8 horas

Al terminar el tatuaje, el artista tapa la zona con una lámina transparente que se debe retirar pasadas unas 6 u 8 horas para que la piel respire.

3. Evitar mojarlo los primeros días

Es importante mantenerlo seco para que empiece el proceso de curación. Se puede utilizar un parche de ducha elástico, para que no se moje al bañarnos o ducharnos.

En verano, evitar el agua supone también renunciar a la piscina y la playa durante 10 o 15 días. En este caso, no se debe solo a que la humedad pueda motivar una infección, sino a los productos químicos presentes en el agua de la piscina, y a la posible contaminación y las bacterias que hay presentes en el agua de la playa.

4. Limpiarlo 2 o 3 veces al día

El tatuaje debe lavarse con frecuencia, al menos 2 veces al día, con jabón neutro o antibacteriano y agua tibia. No hace falta frotar ni ejercer presión, solo pasar con suavidad el jabón y aclararlo con agua. No hay que saltarse nunca la limpieza, especialmente en los primeros días. De esta manera, se reduce el riesgo de que se formen costras, que podrían dejar cicatrices y estropear el diseño.

No se recomienda ponerse un tatuaje en verano.
No se recomienda ponerse un tatuaje en verano. Foto: IStock.

5. Secarlo a toquecitos

Al secarlo, no hay que frotar para no acentuar la irritación. Se puede secar con una toalla de un tejido muy suave, con una gasa o con papel de cocina, con ligeros toquecitos hasta que se absorba toda la humedad.

6. Aplicar una crema hidratante adecuada

Otro paso importante en la rutina de cuidado. Una buena crema para cuidar los tatuajes debe aportar una intensa hidratación, para mantener la piel flexible y libre de infecciones. Por ello, las más adecuadas son aquellas que tienen menos cantidad de aditivos y que se aplican fácilmente para no irritar la zona dolorida.

El pantenol y el dexpantenol son los precursores de la vitamina B5, que contribuye a la curación de las heridas e irritaciones

Las cremas más beneficiosas son aquellas que contienen pantenol o dexpantenol. El pantenol y el dexpantenol son los precursores de la vitamina B5, que contribuye a la curación de las heridas e irritaciones, promueve la síntesis de lípidos y ácidos grasos esenciales, que forman la barrera de la piel, y tiene una acción antiinflamatoria y cicatrizante, al estimular la regeneración celular y la síntesis de colágeno.

7. Evitar el sol

Es el consejo más difícil de cumplir en verano, pero es imprescindible. Hay que proteger el dibujo de los rayos solares durante las 2 o 3 primeras semanas. Puede taparse con un apósito o directamente con la ropa y después nunca olvidar la aplicación de protectores solares con FP alto o muy alto.

 

Archivado en:

protector solar 01

Relacionado

Verano al sol: ¿qué protector solar debemos utilizar?

Nuestros destacados