La cosecha de rábanos interestelares está lista

Los astronautas se preparan para recoger la cosecha de rábanos interestelares en la Estación Espacial, punta de lanza de una investigación que permitirá una mayor autonomía en las misiones espaciales, contribuyendo también a una mayor sostenibilidad.

La astronauta Kate Rubins junto a la plantación de rábanos en el Advanced Plant Habitat. Foto: ESA
La astronauta Kate Rubins junto a la plantación de rábanos en el Advanced Plant Habitat. Foto: ESA

Ubicado en el módulo Columbus de Europa de la Estación Espacial Internacional, este experimento de la NASA es el último en el estudio de plantas que crecen en microgravedad.

Con planes para visitar la Luna y Marte, los futuros astronautas necesitarán una fuente de alimentos fresca y regular a medida que estas misiones se alejen de casa. Además de proporcionar vitaminas y minerales, muy necesarios en la alimentación de los astronautas, cultivar plantas en el espacio contribuye a la sostenibilidad y agrega un toque hogareño a la exploración.

Este experimento de la NASA es el último en el estudio de plantas que crecen en microgravedad

El cultivo de plantas en las condiciones de microgravedad de la Estación Espacial Internacional ha permitido a los investigadores afinar el enfoque: la investigación europea mostró que las plantas responden mejor a la luz roja y azul, lo que por otra parte aporta también al módulo Columbus un ambiente discotequero.

Debido a que las plantas ya no cuentan con la gravedad para enraizarse en el suelo, las semillas se cultivan en "almohadas" que ayudan a distribuir uniformemente el fertilizante y el agua a las raíces.

Se eligieron rábanos porque es una planta modelo; tienen un período de cultivo corto y son genéticamente similares a la planta más frecuentemente estudiada en el espacio, Arabidopsis thaliana.

Los rábanos también son comestibles y nutritivos, y este lote está listo para la cosecha en cualquier momento. Las muestras se enviarán a la Tierra para su estudio.

Un “invernadero” para los rábanos

El Advanced Plant Habitat es una cámara de crecimiento autónoma que requiere muy poca intervención de los astronautas. Está equipado con luces LED, arcilla porosa, más de 180 sensores y cámaras reguladas por investigadores del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, EEUU.

A partir de ahí, se monitorea el crecimiento de las plantas y se ajustan las condiciones según sea necesario para distribuir mejor el agua y el fertilizante y controlar los niveles de humedad y temperatura.

El próximo astronauta de la ESA que se lanzará a la estación es Thomas Pesquet para la misión Alpha. Programado para llegar en la primavera de 2021, tal vez Thomas pueda probar otro lote de verduras cultivadas en el espacio.

El estudio se enmarca en el proyecto Melissa de la ESA cuya planta piloto está ubicada en Barcelona, y te contaremos todos los detalles en nuestro próximo número de GEO enero 2021.

Los científicos del proyecto MELiSSA ya han logrado cultivar lechugas. Alfons Rodríguez

Relacionado

Proyecto MELiSSA: de Barcelona a Marte

Nuestros destacados