Covid-19 en los ciervos ¿son estos animales un reservorio del virus?

Cientos de ciervos de cola blanca en Estados Unidos y Canadá han dado positivo por SARS-CoV-2, el virus de la Covid-19. Los científicos investigan cómo llega a estos mamíferos, qué sucede a medida que se propaga y qué riesgo representa para otros animales y para los humanos.

Investigadores se preparan para hisopar a un ciervo de cola blanca, para verificar si hay SARS CoV 2, el virus de la Covid 19.
Investigadores se preparan para hisopar a un ciervo de cola blanca, para verificar si hay SARS CoV 2, el virus de la Covid 19.

Los investigadores han trabajado con los cazadores durante décadas, como parte de la vigilancia regular de la vida silvestre, para controlar las poblaciones de ciervos y rastrear la propagación de enfermedades infecciosas, como la enfermedad de desgaste crónico y la tuberculosis bovina. Pero en estos días, los científicos también están buscando el virus que causa la Covid-19 en humanos.

Su trabajo ha dado resultado, al descubrir una infección generalizada en ciervos de cola blanca (Odocoileus virginianus) en América del Norte, con cientos de animales infectados en 24 estados de Estados Unidos y varias provincias canadienses.

Las variantes que los investigadores encontraron circulando en los ciervos generalmente son semejantes a las que se propagan en humanos que viven cerca

Los científicos quieren entender cómo el virus entra en los ciervos, qué sucede a medida que se propaga entre ellos y qué riesgo podrían representar estas infecciones para otros animales salvajes y para los humanos. Cerca de 30 millones de ciervos viven en los Estados Unidos, uno por cada 10 personas, y unos pocos millones en Canadá.

Las variantes que los investigadores encontraron circulando en los ciervos generalmente son semejantes a las que se propagan en humanos que viven cerca, pero algunos estudios sugieren que el SARS-CoV-2 en la naturaleza ya podría estar explorando nuevas vías de evolución, a través de mutaciones que alteran el virus.

Todavía no está claro si el virus puede propagarse en largas cadenas de infección entre los ciervos, o si la transmisión de ciervo a humano podría provocar brotes. Pero los investigadores están cada vez más preocupados de que los animales se conviertan en un reservorio viral, sirviendo como una fuente recalcitrante de brotes y potencialmente esté criando nuevas variantes. Algunos piensan que la variante altamente infecciosa de Omicron pasó tiempo en un reservorio animal antes de aparecer en las personas.

Ciervo de cola blanca (Odocoileus virginianus), en una carretera de Wisconsin.
Ciervo de cola blanca (Odocoileus virginianus), en una carretera de Wisconsin. Foto: IStock.

Los ciervos podrían propagar la infección al ganado u otra vida silvestre que podría ser más vulnerable. Y esa es una gran preocupación. "Una vez que entra en la vida silvestre", dice Marietjie Venter, viróloga médica de la Universidad de Pretoria en Sudáfrica, "básicamente no hay forma en este momento de controlarlo".

Múltiples brotes

Los investigadores han estado preocupados por las infecciones en la vida silvestre desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, pero rastrear los movimientos de un virus tan promiscuo es complicado.

Comenzaron observando ACE2, una proteína de la célula huésped que el virus generalmente usa para ingresar a las células. Los animales con un receptor ACE2 similar al encontrado en humanos se consideraron en riesgo. Los equipos de todo el mundo comenzaron a infectar, experimentalmente, a esos animales para ver si eran susceptibles y podían transmitir la infección. Entre éstos se encontraban gatos, ratones ciervos (Peromyscus maniculatus) y perros mapaches (Nyctereutes procyonoides), así como ciervos de cola blanca.

Investigadores demostraron que los cervatillos en cautiverio podrían infectarse con SARS-CoV-2, arrojarlo en su moco nasal y heces, y propagar la infección a otros

A principios de enero de 2021, investigadores del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) demostraron que los cervatillos en cautiverio podrían infectarse con SARS-CoV-2, arrojarlo en su moco nasal y heces, y propagar la infección a otros. En una semana, los animales comenzaron a producir anticuerpos contra el virus, pero ninguno estaba particularmente enfermo.

Los resultados fueron "algo sorprendentes", porque otros ungulados, como vacas, ovejas y cabras, son bastante resistentes a la infección, declara William Karesh, presidente del grupo de trabajo sobre vida silvestre de la Organización Mundial de Sanidad Animal con sede en París.

Thomas DeLiberto, coordinador del SARS-CoV-2 en el programa de Servicios de Vida Silvestre del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal del USDA en Fort Collins, Colorado, afirma que el estudio fue una revelación. DeLiberto y sus colegas comenzaron con 385 muestras de sangre recolectadas de ciervos entre enero y marzo de 2021, como parte de los esfuerzos regulares de vigilancia de enfermedades de la vida silvestre en Illinois, Michigan, Nueva York y Pensilvania.

Aproximadamente el 40% de las muestras contenía anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Los hallazgos, reportado por primera vez en una preimpresión de julio del año pasado, sugirieron que el ciervo había estado expuesto, pero no estaba claro si se trataba de exposiciones únicas o si el virus se había propagado entre los animales. También era posible que los anticuerpos fueran el resultado de otras infecciones por coronavirus.

Los investigadores han encontrado ciervos positivos en 24 de los aproximadamente 30 estados de Estados Unidos donde se ha reportado el muestreo.
Los investigadores han encontrado ciervos positivos en Covid-19 en 24 de los aproximadamente 30 estados de Estados Unidos donde se ha reportado el muestreo. Foto: IStock.

Estos resultados condujeron a una serie de esfuerzos de muestreo de ciervos en toda América del Norte.

Los investigadores han encontrado ciervos positivos en 24 de los aproximadamente 30 estados de Estados Unidos donde se ha reportado el muestreo, así como en las provincias canadienses de Quebec, Ontario, Saskatchewan, Manitoba, Nuevo Brunswick y Columbia Británica, aunque las tasas de positividad canadienses han sido más bajas, del 1 al 6%.

A finales de diciembre de 2021, hallaron la variante Ómicron altamente transmisible en ciervos de cola blanca que viven en Staten Island, una parte de la ciudad de Nueva York. Y en marzo de 2022, un ciervo mulo (Odocoileus hemionus) en Utah dio positivo por SARS-CoV-2.

Los ciervos en Europa

La epidemia parece estar confinada a América del Norte. "Nadie lo ha detectado en ciervos europeos hasta ahora", señala Rachael Tarlinton, viróloga veterinaria de la Universidad de Nottingham, Reino Unido. Por ejemplo, Alex Greenwood, virólogo evolutivo del Instituto Leibniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestre en Berlín y sus colegas probaron corzos (Capreolus capreolus), ciervo rojo (Cervus elaphus) y gamo (Dama dama) en Austria y Alemania, y ninguno de ellos tenía SARS-CoV-2.

La epidemia de América del Norte parece ser el resultado de la alta densidad de ciervos allí, y las frecuentes interacciones de las personas con ellos

Los investigadores dicen que las diferencias biológicas no parecen explicar la discrepancia. "Todos los datos sobre los receptores ACE2 sugieren que las especies de ciervos europeos deberían ser tan susceptibles como los ciervos de cola blanca", señala Tarlinton. Más bien, la epidemia de América del Norte parece ser el resultado de la alta densidad de ciervos allí, y las frecuentes interacciones de las personas con ellos.

"En las Américas, los ciervos básicamente caminan salvajes, en los patios traseros de las personas", detalla Venter, quien agrega que las interacciones con grandes ungulados son mucho menos comunes donde ella trabaja. "En África, la mayoría de los animales estarían en reservas de vida silvestre".

Cómo se infectan los ciervos

Cómo se infectan los ciervos sigue siendo un misterio. Se sabe que los humanos propagan patógenos en la naturaleza, como la bacteria Escherichia coli, el virus del sarampión y el protozoo Giardia, entre otros.

El contacto directo, por ejemplo, cuando las personas acarician o alimentan a mano a los animales, podría ser un culpable.

Otra vía de infección por SARS-CoV-2 podría ser ambiental. Aunque la transmisión a través de superficies contaminadas no ha sido una ruta establecida en las personas, los ciervos podrían estar recogiendo el virus cavando sus narices en mascarillas desechadas, o engullendo flores y verduras de jardín sobre las que los humanos han estornudado, por ejemplo. Los cazadores a veces también alimentan y ceban a los ciervos con maíz o verduras, que podrían estar cubiertas del virus.

Otra posibilidad podría ser el agua residual contaminada que se filtra en las fuentes de agua de los animales. Aunque muchos estudios han encontrado ARN viral en las aguas residuales, no han aislado el SARS-CoV-2 infeccioso. Otros animales como los gatos salvajes o los visones salvajes podrían servir como intermediario para la transmisión, según algunos informes.

Algunos expertos afirman que no tiene que haber una sola fuente de infección. Es probable que haya múltiples vías involucradas.

Se estima que 30 millones de ciervos viven en los Estados Unidos. Se han adaptado bien a vivir alrededor de los humanos.
Se estima que 30 millones de ciervos viven en los Estados Unidos. Se han adaptado bien a vivir alrededor de los humanos. Foto: Nature.

Un hogar permanente para el virus

Una vez que un ciervo contrae el virus, hay muchas oportunidades para que el SARS-CoV-2 se propague en la población en general.

Este potencial de propagación viral tiene a los científicos preocupados de que éstos puedan convertirse en un reservorio del SARS-CoV-2, un hogar permanente para el virus y una fuente regular de brotes en otros animales, incluidos los humanos. Los camellos, por ejemplo, son un reservorio natural del coronavirus MERS-CoV que causa el síndrome respiratorio de Oriente Medio y que ocasionalmente salta a las personas.

El virus está mostrando signos de evolución a largo plazo en ciervos

Una vez establecido en los ciervos, el SARS-CoV-2 podría mutar, evolucionar y posiblemente recombinarse con otros coronavirus, según algunos científicos. Y podría evolucionar para infectar a otros animales de pastoreo como ovejas, cabras y vacas que comparten pastos con los ciervos.

Cada vez hay más pruebas de ello. El virus está mostrando signos de evolución a largo plazo en ciervos, por ejemplo. En una preimpresión de febrero, un equipo de investigadores secuenció cinco genomas de SARS-CoV-2 de ciervos muestreados en Ontario en noviembre y diciembre de 2021. Los virus tenían 76 mutaciones en comparación con el virus sars-CoV-2 original aislado en Wuhan, China, incluidas algunas que contribuyen a los cambios de aminoácidos en la proteína espiga, que el virus utiliza para infectar las células. Tales mutaciones han sido clave para el éxito de variantes altamente transmisibles.

Los parientes conocidos más cercanos que los investigadores pudieron encontrar para estos genomas virales eran de personas en Michigan casi un año antes. Los resultados sugirieron que el virus se había estado propagando en animales durante mucho tiempo.

Una vez establecido en los ciervos, el SARS CoV 2 podría mutar, evolucionar y posiblemente recombinarse con otros coronavirus, según algunos científicos.
Una vez establecido en los ciervos, el SARS CoV 2 podría mutar, evolucionar y posiblemente recombinarse con otros coronavirus, según algunos científicos.

Un segundo estudio encontró las variantes Alpha y Delta SARS-CoV-2 en ciervos de Pensilvania en noviembre de 2021. Los genomas alfa eran distintos de los encontrados en las personas, y se hallaron en los ciervos meses después de que Delta se había convertido en la variante dominante de infección humana, lo que sugiere que Alfa había estado evolucionando de forma independiente en la población de estos mamíferos.

La transmisión de ciervos a humanos, si se confirma, sería preocupante, al igual que la reinfección entre los ciervos, algo que ya podría haberse observado

Posteriormente, se hizo otro hallazgo inesperado: una secuencia viral en una persona del suroeste de Ontario que era muy similar a los genomas virales encontrados en los ciervos. Aunque la evidencia no es definitiva, los científicos sospechan que la persona podría haber contraído el virus de los ciervos.

La transmisión de ciervos a humanos, si se confirma, sería preocupante, al igual que la reinfección entre los ciervos, algo que ya podría haberse observado.

Los investigadores dicen que aún no hay suficiente evidencia para indicar si los ciervos son un caldo de cultivo para variantes peligrosas.

Bryan Richards, biólogo de vida silvestre y coordinador de enfermedades emergentes en el Centro Nacional de Salud de Vida Silvestre del Servicio Geológico de los Estados Unidos en Madison, Wisconsin, está de acuerdo en que los ciervos aún no parecen representar un riesgo. "De los millones de humanos que interactuaron con los ciervos, cazando este último año, ahora sabemos solo de uno que puede haber sido infectado", explica.

Comprender realmente la situación requerirá más muestreo de animales.

Fuente: Nature.

Un estudio en Inglaterra desvela casos de miocarditis graves en perros y gatos, como consecuencia de la Covid 19.

Relacionado

La variante alfa de la Covid-19 produce miocarditis grave en perros y gatos

Una cueva en una montaña en Laos no muy lejos de la que se muestra aquí es el hogar de murciélagos infectados con el coronavirus más cercano al SARS CoV 2 descubierto hasta ahora.

Relacionado

Científicos descubren un virus similar al de la Covid-19 en murciélagos de Laos

Relacionado

¿Puede la Covid-19 infectar a animales salvajes?

Los mejores vídeos