Crean un tomate que reduce la presión arterial

Japón ha lanzado su primer alimento editado genéticamente, un tomate que contiene de cuatro a cinco veces más GABA, una sustancia que se considera eficaz para controlar la presión arterial alta, que un tomate normal.

El tomate que reduce la presión arterial ha sido editado genéticamente.
El tomate que reduce la presión arterial ha sido editado genéticamente.

Una start-up de la Universidad de Tsukuba, en Japón, ha comenzado a vender una variedad de tomates desarrollada con una tecnología de edición del genoma, convirtiéndose así en el primer producto alimenticio de este tipo que se comercializa en el país asiático.

El tomate contiene de cuatro a cinco veces más de ácido gamma-aminobutírico (GABA), una sustancia que se dice que es eficaz para controlar la presión arterial alta y aliviar el estrés, que un tomate convencional

El tomate contiene de cuatro a cinco veces más de ácido gamma-aminobutírico (GABA), una sustancia que se dice que es eficaz para controlar la presión arterial alta y aliviar el estrés, que un tomate convencional.

Con la colaboración de la firma de capital de riesgo Sanatech Seed (Minato-ku, Tokio), la Universidad de Tsukuba ha utilizado una tecnología de edición de genes llamada CRISPR-Cas9 para alterar los que suprimen la producción de GABA.

Se ha usado una tecnología de edición de genes llamada CRISPR Cas9
Se ha usado una tecnología de edición de genes llamada CRISPR Cas9.

Según Shimpei Takeshita, presidente de Sanatech Seed y director de innovación de Pioneer EcoScience, la variedad elegida ha sido la Sicilian Rouge, por su alto nivel de aceptación por parte de los consumidores. "Sicilian Rouge es un tomate popular y los consumidores ya están acostumbrados a comprar otros productos con un alto contenido de GABA, por lo que sentimos que era importante presentarles la tecnología de una manera que ya les resultaba familiar", explicó.

El Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar Social de Japón aseguró que el tomate no es un “alimento modificado genéticamente”, ni uno en el que se han introducido nuevos genes, y que no produce sustancias nocivas para el cuerpo humano

En diciembre del año pasado, una comisión investigadora del Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar Social de Japón aseguró que el tomate no es un “alimento modificado genéticamente”, ni uno en el que se han introducido nuevos genes, y que no produce sustancias nocivas para el cuerpo humano.

Asimismo, cuando la empresa ofreció plántulas gratuitas para cultivar en huertos familiares, recibió alrededor de 5.000 solicitudes antes de la fecha límite de febrero y comenzó a enviar las plantas el 11 de mayo.

Cuando la empresa ofreció plántulas gratuitas para cultivar en huertos familiares, recibió alrededor de 5.000 solicitudes
Cuando la empresa ofreció plántulas gratuitas para cultivar en huertos familiares, recibió alrededor de 5.000 solicitudes. Foto: IStock.

Aunque no existe un requisito de etiquetado, las plántulas están claramente etiquetadas como que usan tecnología de edición de genes para ver cómo responderán los consumidores. Sanatech Seed planea comenzar a vender puré de tomate en su sitio web para fin de año, aunque, según afirman, ya han comenzado a a recibir pedidos por adelantado.

El presidente de Sanatech, Shinpei Takeshita, comentó: "Esperamos que muchas personas conozcan nuestro gran producto y que les ayude a mejorar la calidad de sus vidas".

Alimentos editados genéticamente

El primer alimento editado genéticamente del mundo que se comercializa es un aceite elaborado con soja con un contenido mejorado de ácido oleico que se vende en los Estados Unidos. Este tomate reductor de la presión arterial será el segundo.

El Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada (AIST) de Japón ha eliminado la parte del genoma del pollo que produce la proteína relacionada con las alergias al huevo. Se están realizando investigaciones sobre la producción de huevos hipoalergénicos.

La tecnología de edición de genes usada con los tomates permite alterar a voluntad el genoma.
La tecnología de edición de genes usada con los tomates permite alterar a voluntad el genoma.

La Universidad de Osaka está trabajando para modificar los genes de las patatas para detener la acumulación de toxinas producidas naturalmente por éstas

La Universidad de Osaka está trabajando para modificar los genes de las patatas para detener la acumulación de toxinas producidas naturalmente por éstas, como la solanina, para contribuir a la prevención de la intoxicación alimentaria.

Además, la Universidad de Kinki y la Universidad de Kyoto han creado un besugo con partes comestibles más grandes. Al eliminar el gen que inhibe el desarrollo del músculo, la parte comestible del pescado se hizo 1,25 veces mayor que la de uno normal, a pesar de que el período de crecimiento y la cantidad de alimento eran los mismos. Su objetivo es comercializar lo antes posible.

Por su parte, la Universidad de Missouri también está trabajando en cerdos que son menos susceptibles a los virus contagiosos y requieren menos trabajo para criarlos.

La tecnología de edición del genoma

La herramienta más popular hoy en día se basa en CRISPR, término acuñado en 2001 por Francisco Mojica, investigador de la Universidad de Alicante

La tecnología de edición de genes permite alterar a voluntad el genoma (material genético total de un organismo), usando la maquinaria natural de reparación del ADN de los organismos. La herramienta más popular hoy en día se basa en CRISPR, término acuñado en 2001 por Francisco Mojica, investigador de la Universidad de Alicante. CRISPR es un sistema inmune que permite a las bacterias reconocer y destruir el ADN de organismos hostiles. Es decir, son unas "tijeras" que cortan el ADN con precisión justo por los genes deseados.

La edición genética realizada a los tomates se refiere a cambios que pueden ocurrir en el entorno natural,
La edición genética realizada a los tomates se refiere a cambios que pueden ocurrir en el entorno natural,

A diferencia de la modificación genética, que introduce nuevos genes de otro organismo, la edición genética de los alimentos se refiere a cambios que pueden ocurrir en el entorno natural, como cortar el ADN para hacer que los genes sean inoperables o provocar una mutación.

El sistema fue adaptado a partir de 2012 como herramienta de edición por Jennifer Doudna (Universidad de California), Emmanuelle Charpentier (Universidad de Viena) y Feng Zhang (Broad Institute, Harvard), quienes recibieron el premio Nobel de Química el año pasado

El sistema fue adaptado a partir de 2012 como herramienta de edición por Jennifer Doudna (Universidad de California), Emmanuelle Charpentier (Universidad de Viena) y Feng Zhang (Broad Institute, Harvard), quienes recibieron el premio Nobel de Química el año pasado.

Existen numerosos laboratorios estudiando una amplia variedad de alimentos editados genéticamente.
Existen numerosos laboratorios estudiando una amplia variedad de alimentos editados genéticamente. Foto: Istock.

Para utilizarla se ha de saber qué genes hay que "corregir". Gracias a la investigación básica, se conocen muchos de los genes que controlan rasgos interesantes para la agricultura, como el tiempo de floración, el tamaño de los frutos, la resistencia a patógenos, frío, sequía etcétera. También se sabe qué versiones de estos genes provocarían el efecto deseado. De tal forma que, en muchas ocasiones, desactivar un solo gen es suficiente para conseguir una gran mejora.

Existen numerosos laboratorios investigando y desarrollando una amplia variedad de alimentos editados genéticamente, que mejoran la calidad y productividad de las plantas y animales comestibles

Hoy, como hemos podido observar, existen numerosos laboratorios investigando y desarrollando una amplia variedad de alimentos editados genéticamente, que mejoran la calidad y productividad de las plantas y animales comestibles. Posiblemente, estemos en el comienzo de una nueva era en la alimentación.

Archivado en:

Los mejores vídeos