Denisovanos, neandertales y humanos modernos podrían haber compartido hogar

Hace una década, los antropólogos sorprendieron al mundo cuando descubrieron un hueso meñique fósil de un grupo entonces desconocido de humanos extintos en la cueva Denisova, de Siberia. El grupo fue nombrado "Denisovans" (denisovanos) en su honor. Ahora, un extenso análisis del ADN en los suelos de la cueva revela que también acogió a los humanos modernos, que llegaron lo suficientemente temprano como para que alguna vez hayan vivido allí junto a denisovanos y neandertales.

Investigadores en la cueva donde posiblemente convivieron dinosovaros, neandertales y humanos mdoernos.
Investigadores en la cueva donde posiblemente convivieron dinosovaros, neandertales y humanos mdoernos.

El estudio realizado en la cueva de Siberia "ofrece una visión sin precedentes del pasado", dice Mikkel Winther Pedersen, un paleoecólogo molecular de la Universidad de Copenhague, quien no participó en el trabajo. "Literalmente muestra lo que [antes] solo se ha podido hipotetizar".

Se sabe que los humanos, incluidos los neandertales y los denisovanos, ocuparon la cueva de Denisova durante al menos 300.000 años. Entre los ocho fósiles humanos desenterrados se encuentran un meñique, tres huesos de neandertales, e incluso uno de un niño con padres neandertal y denisovano. La cueva también contiene sofisticadas herramientas de piedra y joyas en niveles más altos y posteriores. Pero no se han encontrado fósiles humanos modernos allí.

La cueva también contiene sofisticadas herramientas de piedra y joyas en niveles más altos y posteriores. Pero no se han encontrado fósiles humanos modernos allí

Pero ocho fósiles no son mucho para continuar, por lo que Elena Zavala, una estudiante graduada en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, y sus colegas se asociaron con investigadores rusos para ver qué tipo de ADN estaba presente en los suelos de la cueva de tres cámaras.

El uso del ADN en la investigación

Los investigadores han estado estudiando el ADN aislado de los suelos durante más de 40 años, incluida la secuencia del permafrost, solo en los últimos 4 años se ha encontrado ADN de humanos extintos en suelos antiguos.

Trabajando con otro equipo de expertos que previamente había datado las capas de la cueva, los investigadores excavaron 728 muestras de suelo. Después de 2 años de análisis, en los que aislaron y secuenciaron las muestras, los investigadores encontraron ADN humano en 175 de ellas. Eso hace que el estudio sea "el más grande y sistemático de su tipo", dice Katerina Douka, una científica arqueológica del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

Los trabajos en la cueva de Siberia.

Los datos revelan una compleja historia de convivencia humana y animal, con diferentes grupos que se mueven dentro y fuera de la cueva a lo largo del tiempo

Los datos revelan una compleja historia de convivencia humana y animal, con diferentes grupos que se mueven dentro y fuera de la cueva a lo largo del tiempo, según informan Zavala y sus colegas en Nature. Su trabajo confirma que los denisovanos fueron los primeros habitantes humanos de la cueva, hace unos 300.000 años. Desaparecieron hace 130.000 años, y a ellos le siguieron un grupo diferente de denisovanos, que probablemente hicieron muchas de las herramientas de piedra, unos 30.000 años más tarde. Los neandertales aparecieron en escena hace unos 170.000 años, con diferentes grupos que utilizaron la cueva en varios puntos en el tiempo, algunos superpuestos con los denisovares.

"No puedo pensar en otro sitio donde tres especies humanas vivieron a través del tiempo"

Los últimos en llegar fueron los humanos modernos, que aparecieron hace unos 45.000 años. La capa de suelo que se corresponde con ese período contenía ADN de los tres grupos humanos, informan los investigadores. "Los períodos de tiempo [de cada capa] son bastante grandes, por lo que no podemos decir concretamente si se superponen o no", dice Zavala. Pero, añade Douka, "no puedo pensar en otro sitio donde tres especies humanas vivieron a través del tiempo".

Dadas las joyas y los artefactos sofisticados encontrados en capas posteriores, algunos investigadores sospechaban que los modernos habían estado allí. Pero nadie sabía que habían llegado hace tan solo 45.000 años, y se solapaban con nuestros dos primos arcaicos. "Sugiere una interacción más complicada entre los humanos arcaicos y modernos", aclara Ron Pinhasi, un antropólogo evolutivo de la Universidad de Viena.

ADN de diferentes especies animales

Las muestras de suelo también arrojaron ADN de muchas especies de animales. Hace unos 170.000 años, el clima pasó de ser más cálido a más frío, y los neandertales se mudaron, al igual que diferentes especies de hienas y osos.

En la cueva se encontraron evidencias de algún tipo de hiena y osos.
En la cueva se encontraron evidencias de algún tipo de hiena y osos. Foto: IStock.

Es la combinación de datos genómicos de los fósiles y las muestras de suelo lo que realmente hace que el nuevo trabajo destaque, declara Pinhasi.

"Este nuevo estudio debería ayudar al ADN a convertirse en "una herramienta arqueológica convencional"

Por otro lado, Duuka está de acuerdo, y argumenta que este nuevo estudio debería ayudar al ADN a convertirse en "una herramienta arqueológica convencional. No olvidemos que en 2010 no teníamos absolutamente ninguna evidencia de que los denisovanos existieran, y que estos homininos alguna vez se conocieron, y mucho menos que se cruzaron repetidamente y coexistieron durante milenios", afirmó a través de un correo electrónico.

Las marcas hechas en un hueso de hiena podrían darnos pistas sobre si los neandertales sabían sumar.

Relacionado

¿Sabían sumar los neandertales?

Relacionado

El sexo entre sapiens europeos y neandertales fue más común de lo que se creía

Los mejores vídeos