El enfrentamiento de rehenes de seis días que dio lugar al Síndrome de Estocolmo

El Síndrome de Estocolmo se ha convertido en un término conocido por todos. Su origen se remonta a 1973, cuando un atracador intentó robar un banco en Suecia y sus cuatros rehenes desarrollaron un vínculo muy fuerte con él.

Elena Lozano

Jan Erik Olsson, detenido por la policía. Su atraco dio origen al término Síndrome de Estocolmo.
Jan Erik Olsson, detenido por la policía. Su atraco dio origen al término Síndrome de Estocolmo.

El 23 de agosto de 1973, Jan-Erik Olsson tomó como rehenes a cuatro trabajadores bancarios en el Sveriges Kreditbank en Estocolmo, Suecia. Olsson solo tenía la intención de robar el banco a punta de pistola y llevarse sus ganancias, pero la situación se convirtió en un enfrentamiento de seis días. Durante ese tiempo, los cuatro rehenes desarrollaron un vínculo que tardó mucho en desmoronarse.

“Disparó al techo y, disfrazando su voz para sonar como un estadounidense, gritó en inglés: ¡La fiesta acaba de comenzar!”

La toma de rehenes debió ser aterradora: Olsson entró al banco con una chaqueta sobre el brazo, pareciendo un cliente normal. Pero debajo había una metralleta cargada, escribe Christopher Klein para History.com. “Disparó al techo y, disfrazando su voz para sonar como un estadounidense, gritó en inglés: ¡La fiesta acaba de comenzar!”, escribe Klein.

Después de tomar cuatro rehenes, hizo sus demandas: más de 700.000 dólares, un automóvil para escapar y la liberación de su "colega" encarcelado Clark Olofsson. “En cuestión de horas, la policía entregó al compañero de prisión de Olsson, el rescate e incluso un Ford Mustang azul con el tanque lleno de gasolina”, escribe Klein. Pero no permitieron que el ladrón se fuera con los rehenes, lo que provocó un enfrentamiento. La policía consiguió un teléfono para que los rehenes y sus captores pudieran comunicarse con el mundo exterior.

En los días que siguieron, el mundo vio cómo la policía intentaba averiguar qué hacer. Para el segundo día, The New York Times informó que al menos un rehén “fue más crítico con las autoridades que con los ladrones y acusó al Gobierno de jugar con sus vidas”.

El antiguo banco donde cuatro rehenes y dos ladrones pasaron seis días escondidos en la bóveda
El antiguo banco donde cuatro rehenes y dos ladrones pasaron seis días escondidos en la bóveda.

“Le tenemos más miedo a los policías que a estos dos muchachos”, dijo Kristin Ehnmark, según el Times. “Estamos discutiendo y, lo creas o no, la estamos pasando bastante bien aquí. ¿Por qué no pueden dejar que los niños se vayan con nosotros en el auto?”

Cuando Olsson trató bien a los cautivos, “podríamos pensar en él como un Dios de emergencia”, señaló Sven Safstrom, el único rehén masculino

Cuando Olsson trató bien a los cautivos, “podríamos pensar en él como un Dios de emergencia”, señaló Sven Safstrom, el único rehén masculino, a la BBC. Él y los otros tres rehenes, Ehnmark y dos mujeres llamadas Birgitta Lundblad y Elisabeth Oldgren, se sentaron con The New Yorker un año después para hablar sobre su experiencia. “Los rehenes dijeron haber sido bien tratados por Olsson, y en ese momento parecía que creían que le debían la vida a la pareja criminal”, relató la BBC.

Pero nada de esto se sabía aún, cuando la policía perforó un agujero en la bóveda donde estaban los rehenes y sus captores el 29 de agosto, arrojando gases lacrimógenos y poniendo fin al enfrentamiento.

El término Síndrome de Estocolmo se generalizó con el secuestro de Patty Hearst.
El término Síndrome de Estocolmo se generalizó con el secuestro de Patty Hearst.

El 30 de agosto, el Times informó que los rehenes se encontraban “en estado de shock” y estaban siendo tratados en una clínica psiquiátrica. “Un boletín leído por el médico a cargo, el doctor Lennart Ljonggren, describió su condición como similar a la de las víctimas del impacto de la guerra”, escribió el reportero del Times Henry Kamm. Los rehenes, en particular Ehnmark, seguían mostrando “un vínculo de amistad” con sus captores.

“Las víctimas viven en dependencia forzada e interpretan actos de bondad raros o pequeños en medio de condiciones horribles como buen trato”

Más tarde, un psicólogo que había trabajado con la policía durante el secuestro acuñó el término “Síndrome de Estocolmo”, aunque no se generalizó hasta el secuestro de la heredera del periódico Patty Hearst en 1975.

“El instinto de supervivencia está en el corazón del Síndrome de Estocolmo”, escribe la Enciclopedia Británica. “Las víctimas viven en dependencia forzada e interpretan actos de bondad raros o pequeños en medio de condiciones horribles como buen trato”.

Fuente: Smisthsonian.

Archivado en:

Nuestros destacados