El estado de Israel cumple 72 años

Los israelíes celebran Yom Ha'atzmaút, la festividad más importante del año. Con ella recuerdan, según la fecha del calendario hebreo, la creación del Estado de Israel en 1948. Habitualmente, esta celebración solo tiene una norma: que nadie se quede en casa. Sin embargo, este año, la COVID-19 ha obligado a cancelar todos los eventos.

Mundo Geo

Los israelíes celebran Yom Ha'atzmaút, el Día de la Independencia. iStock
Los israelíes celebran Yom Ha'atzmaút, el Día de la Independencia. iStock

Con la tradicional ceremonia de encendido de doce antorchas, una por cada tribu bíblica, en el monte Herzl de Jerusalén, el Estado de Israel comenzó el pasado día 28 de abril la transición de Iom Hazicarón (Día de Recordación de los soldados y civiles caídos en batallas y atentados terroristas) a Yom Ha'atzmaút (Día de la Independencia), momento en el que se ha dado inicio al festejo de su 72º aniversario.

Este año, sin embargo, los israelíes no han podido celebrarlo con conciertos y espectáculos gratuitos al aire libre, ni visitas a parques nacionales, playas y bosques en todo el territorio nacional debido a la COVID-19. La celebración oficial sí fue retransmitida por los canales de televisión y por las redes sociales, para que todos los ciudadanos pudiesen disfrutar de la música, los bailes y los homenajes de festejo de la creación del Estado.

Iom Haatzmaút tiene lugar el 5 de íar, según el calendario hebreo, a menos que caiga o vaya a terminar en Shabat, razón por la cual se adelantaría. En él se recuerda que el 14 de mayo de 1948, el presidente del Ejecutivo de la Agencia Judía, David ben Gurión, declaró en Tel Aviv el fin del Mandato Británico y la independencia del Estado de Israel. 24 horas más tarde, los ejércitos de Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Irak invadieron el país.

Se iniciaba así la conocida por los israelíes como guerra de Liberación o guerra de la Independencia, donde una recién formada Fuerza de Defensa de Israel rechazó los ataques de los países árabes en combates intermitentes, que se prolongaron durante 15 meses y se cobraron la vida de más de 6.373 personas, casi el uno por ciento de la población judía en aquellos días. El número exacto de pérdidas árabes no se conoce, pero se estima que pudo rondar entre los 10.000 y los 15.000.

La guerra árabe-israelí de 1948 se prolongó durante 15 meses.
La guerra de 1948 enfrentó al recién nacido estado de Israel con sus vecinos árabes.

Finalmente, en 1949, tras negociaciones directas bajo los auspicios de las Naciones Unidas, se alcanzó un armisticio que dio lugar al término de los combates.

Como resultado de ello, la planicie costera, la norteña Galilea y todo el sureño desierto del Néguev quedaron bajo la soberanía de Israel, mientras que Cisjordania, en la margen occidental, pasó a dominio jordano, la Franja de Gaza fue cedida a la administración egipcia y la ciudad de Jerusalén quedó dividida: su parte oriental, incluida la histórica  Ciudad Vieja, en manos de Jordania, y el sector occidental le fue reconocido a Israel.

Simultáneamente, los judíos se dedicaron a la construcción de su Estado: la primera Knesset (Parlamento) empezó a trabajar con los 120 legisladores surgidos de las primeras elecciones nacionales, celebradas el 25 de enero de 1949, en las cuales participó cerca del 85 por ciento del padrón. Ben Gurión fue designado primer ministro y Jaim Weizmann, titular de la Organización Sionista Mundial, Presidente.

El 11 de mayo de 1949, Israel ocupó su lugar como 59° miembro de la Organización de las Naciones Unidas.