La fascinante historia de la ciudad perdida de Petra

También conocida como la Ciudad Rosa, Petra es un espectáculo increíble. Su arquitectura, tallada en los acantilados de arenisca roja, la ha convertido en una de las siete nuevas maravillas del mundo. Recordamos su fascinante historia con My Modern Met.

Lourdes Fernández

La ciudad perdida de Petra es un espectáculo increíble.
La ciudad perdida de Petra es un espectáculo increíble.

Situada en los cañones del desierto del suroeste de Jordania, Petra fue la capital de la antigua civilización nabatea y hoy es un sitio increíble que atrae cada año a miles de turistas. Sorprendentemente, lo que vemos hoy es solo una fracción de lo que la ciudad antigua tiene para ofrecer. Los arqueólogos solo han excavado el 15% del sitio, por lo que un sorprendente 85% todavía está enterrado bajo tierra.

Para aquellos que nunca la han visitado, es posible que estén familiarizados con Petra, gracias a su papel en la pantalla grande. Películas como "Indiana Jones y la última cruzada", "El regreso de la momia" y "Aladin" han utilizado su arqueología única como telón de fondo.

Hoy, cuando las personas se acercan al sitio, se encontrarán siguiendo el mismo camino que los comerciantes y visitantes usaron en la antigüedad. Un desfiladero largo y curvo conocido como Siq es el preludio de lo que le espera

Hoy, cuando las personas se acercan al sitio, se encontrarán siguiendo el mismo camino que los comerciantes y visitantes usaron en la antigüedad. Un desfiladero largo y curvo conocido como Siq es el preludio de lo que le espera. Literalmente traducido como "el eje", la caminata genera anticipación para lo que se avecina. Decoraciones que incluyen un camello tallado y nichos que habrían albergado a Baetylus, encarnaciones escultóricas de dioses adornan el camino.

El largo y curvo desfiladero, comocido como Siq, que llega hasta la ciudad de Petra.
El largo y curvo desfiladero, comocido como Siq, que llega hasta la ciudad de Petra.

Aunque puede parecer una caminata larga hasta la atracción principal, vale la pena hacerlo. Muy pronto, aparecerá la famosa arquitectura de Petra.

El reino nabateo

Los nabateos eran una tribu beduina nómada que atravesó el desierto de Arabia y creó Petra. Sin embargo, éste no era el nombre original de la ciudad, ya que los nabateos la llamaban Raqmu.

Petra es una expresión increíble de su riqueza y poder. En un momento, fue el hogar de 30.000 personas. Gracias a su ubicación estratégica, fue una ciudad difícil de conquistar

La cultura nabatea ganó riqueza y estabilidad gracias a su control sobre una red comercial que era fundamental para el mundo antiguo. Además, debido a su participación en el comercio, estuvieron expuestos e influenciados por diferentes culturas del mundo mediterráneo y árabe. Estas influencias se incorporaron a su religión y su cultura.

Petra fue el hogar de 30.000 personas.
Petra fue el hogar de 30.000 personas.

Petra es una expresión increíble de su riqueza y poder. En un momento, fue el hogar de 30.000 personas. Gracias a su ubicación estratégica, fue una ciudad difícil de conquistar, y más tarde, cuando los nabateos fueron vencidos por los romanos, solo continuó expandiéndose. De hecho, es posible ver la influencia de la arquitectura romana en todo el sitio.

El reino nabateo continuó prosperando durante varios siglos después de que fue anexado al reino romano. Pero, finalmente, por razones que no están del todo claras, cayó en la miseria y su tierra se dividió entre diferentes reinos árabes.

El descubrimiento de Ludwig Burckhardt

Petra fue abandonada en gran parte después del siglo VIII d.C. Aunque los pastores nómadas continuaron usando las estructuras como refugio, permaneció desconocida para el mundo occidental durante más de mil años. Todo eso cambió en el siglo XIX, cuando el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt "descubrió" las ruinas.

Burckhardt viajaba a Siria para mejorar su árabe cuando escuchó la historia de un explorador alemán que había sido asesinado mientras buscaba la ciudad perdida de Petra. Decidido a encontrarlo

Burckhardt viajaba a Siria para mejorar su árabe cuando escuchó la historia de un explorador alemán que había sido asesinado mientras buscaba la ciudad perdida de Petra. Decidido a encontrarlo, Burckhardt usó el nombre de Sheikh Ibrahim Ibn Abdallah para ocultar su identidad y se dedicó a integrarse en la sociedad.

El explorador alemán Burckhardt fue quien descubrió la ciudad perdida de Petra.
El explorador alemán Burckhardt fue quien descubrió la ciudad perdida de Petra.

Después de varios años en Alepo, se sintió lo suficientemente seguro como para hacer el viaje a El Cairo y, con suerte, pasar por las ruinas.

Fue, mientras viajaba hacia el interior de Jordania en el camino a Aqaba, que escuchó rumores sobre antiguas ruinas cercanas. Como esto coincidía con lo que había escuchado anteriormente sobre Petra, fingió que quería sacrificar su cabra y le pidió a su guía local que lo llevara a las tumbas para hacerlo. Fue en este punto que lo llevaron a través del Siq y, en 1812, se convirtió en el primer occidental en ver Petra.

 “Se vislumbraba un mausoleo excavado, cuya situación y belleza están calculadas para causar una impresión extraordinaria en el viajero"

 “Se vislumbraba un mausoleo excavado, cuya situación y belleza están calculadas para causar una impresión extraordinaria en el viajero, después de haber atravesado durante casi media hora un pasaje tan sombrío y casi subterráneo como los que he descrito”, escribió en un libro que recuerda sus viajes.

“Al comparar los testimonios de los autores citados en la Palastina de Reland, parece muy probable que las ruinas de Wady Mousa sean las de la antigua Petra, y es notable que Eusebio diga que la tumba de Aarón se mostró cerca de Petra. De esto al menos estoy persuadido, por toda la información que obtuve, que no hay otra ruina entre los extremos del Mar Muerto y el Mar Rojo, de suficiente importancia para responder a esa ciudad".

La situación y belleza de Petra están calculadas para causar una impresión extraordinaria en el viajero.
La situación y belleza de Petra están calculadas para causar una impresión extraordinaria en el viajero.

Después del asombroso descubrimiento de Burckhardt, muchos exploradores occidentales llegaron a Petra para hacer dibujos de las estructuras y estudiar su arquitectura. Esto allanó el camino para que su belleza fuera conocida en todo el mundo.

Una de las estructuras más emblemáticas de Petra es Al Khazneh, el Tesoro. Tallado en la cara de la roca arenisca roja, se eleva 127 pies de alto y tiene casi 82 ​​pies de ancho

Una de las estructuras más emblemáticas de Petra es Al Khazneh, el Tesoro. Tallado en la cara de la roca arenisca roja, se eleva 127 pies de alto y tiene casi 82 ​​pies de ancho. Se encuentra en la entrada más importante de Petra desde el Siq, y su importancia se subraya por su elaborada decoración. De estilo casi helenístico, está adornado con decoración floral y figurativa, así como con elementos arquitectónicos como columnas y frontones que recuerdan a los antiguos templos griegos.

A pesar de su nombre, la estructura es en realidad una tumba. Dada su ubicación prominente, los arqueólogos están casi seguros de que fue el enterramiento de un rey o una reina nabatea. Desafortunadamente, como no se han encontrado monedas o cerámica que puedan ayudar a desentrañar el misterio, todavía no se sabe la fecha exacta de su creación o para quién fue creada.

El fin del Siq, con su espectacular vista de Al Khazneh, más conocido como El Tesoro.
El fin del Siq, con su espectacular vista de Al Khazneh, más conocido como El Tesoro.

Sin embargo, el rey Aretas IV, que gobernó entre el 9 a. C. y el 40 d. C., es un candidato probable. Como gobernante más exitoso de los nabateos, lideró en un momento en que Petra estaba en su apogeo y muchos de sus edificios fueron construidos.

El Tesoro de Petra

Entonces, si Al Khazneh es una tumba, ¿por qué la gente lo llama Tesoro? Esto se remonta a principios del siglo XX, cuando los beduinos se convencieron de que la urna del segundo piso contenía el tesoro de un faraón egipcio. De hecho, estaban tan seguros que disparaban continuamente con la esperanza de liberar el tesoro. Apropiadamente, en "Indiana Jones y la última cruzada", Al Khazneh se utiliza como la ubicación del Santo Grial, uno de los tesoros más importantes del mundo.

 

Archivado en:

Nuestros destacados