Los hongos pueden ser vitales para almacenar carbono en el suelo a medida que la Tierra se calienta

Una investigación apunta que los suelos ricos en hongos producen menos dióxido de carbono cuando se calientan que los suelos hechos únicamente por bacterias. Se cree que éstos podrían estar produciendo enzimas, proteínas que construyen o rompen otras moléculas.

Los científicos están comenzando a desentrañar las relaciones entre los microbios del suelo que permiten que algunos mantengan al carbono.
Los científicos están comenzando a desentrañar las relaciones entre los microbios del suelo que permiten que algunos mantengan al carbono.

Los suelos son un depósito masivo de carbono, que contiene aproximadamente tres veces más carbono que la atmósfera de la Tierra. El secreto detrás de este almacenamiento de carbono son los microbios, como las bacterias y algunos hongos, que transforman la materia muerta y en descomposición en un suelo rico en carbono.

Un estudio muestra que los suelos ricos en hongos cultivados en experimentos de laboratorio liberaron menos dióxido de carbono cuando se calentaron que otros

Pero no todos los compuestos de carbono fabricados por los microbios del suelo son iguales. Algunos pueden durar décadas o incluso siglos en el suelo, mientras que otros son rápidamente consumidos por microbios y convertidos en dióxido de carbono que se pierde en la atmósfera. Ahora, un estudio muestra que los suelos ricos en hongos cultivados en experimentos de laboratorio liberaron menos dióxido de carbono cuando se calentaron que otros. El resultado sugiere que los hongos son esenciales para crear un suelo que secuestre carbono en la tierra, informan el microecólogo Luiz Domeignoz-Horta y sus colegas el 6 de noviembre en ISME Communications.

El cambio climático amenaza con liberar más carbono en el suelo

El estudio se produce cuando algunos científicos advierten que el cambio climático amenaza con liberar más carbono del suelo y a la atmósfera, empeorando aún más el calentamiento global. Los investigadores han descubierto que el aumento de las temperaturas puede conducir a un auge de la población en los microbios del suelo, que agotan rápidamente los compuestos de carbono fácilmente digeribles. Esto obliga a los organismos a recurrir a reservas de carbono más antiguas y resistentes, convirtiendo el carbono almacenado hace mucho tiempo en dióxido de carbono.

Según el estudio, los hongos son esenciales para crear un suelo que secuestre carbono en la tierra.
Según el estudio, los hongos son esenciales para crear un suelo que secuestre carbono en la tierra. Foto: IStock.

Con la amenaza combinada del aumento de las temperaturas y el daño a las comunidades de microbios del suelo por la agricultura intensiva y la desaparición de los bosques, algunos modelos informáticos indican que un 40 por ciento menos de carbono se quedará en el suelo para 2100 de lo que las simulaciones anteriores han anticipado.

"Algunos dicen que el suelo es la matriz más compleja del planeta"

Para ver si los científicos pueden persuadir a los suelos para que almacenen más carbono, los investigadores deben comprender qué hace que los microbios del suelo funcionen. Pero esa no es una tarea sencilla. "Algunos dicen que el suelo es la matriz más compleja del planeta", dice Kirsten Hofmockel, ecóloga del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico en Richland, Washington, que no participó en la investigación.

Para simplificar las cosas, Domeignoz-Horta, de la Universidad de Zurich, y sus colegas cultivaron su propia suciedad en el laboratorio. Los investigadores separaron hongos y bacterias del suelo forestal y cultivaron cinco combinaciones de estas comunidades en placas de Petri, incluidas algunas que albergaban solo bacterias u hongos.

Bacterias y hongos

Los investigadores sostuvieron a los microbios en una dieta de azúcar simple y los dejaron producir tierra durante cuatro meses. Luego, el equipo calentó los diferentes suelos para ver cuánto dióxido de carbono se producía.

Lo que sucede en el suelo cultivado en laboratorio puede no ser lo mismo en el mundo real.
Lo que sucede en el suelo cultivado en laboratorio puede no ser lo mismo en el mundo real. Foto: IStock.

Las bacterias fueron los principales impulsores de la fabricación del suelo, pero los suelos ricos en hongos produjeron menos dióxido de carbono cuando se calentaron que los suelos hechos únicamente por bacterias, encontraron los investigadores. Todavía no está claro por qué. Una posibilidad es que los hongos podrían estar produciendo enzimas, proteínas que construyen o rompen otras moléculas, que las bacterias no son capaces de producir por sí solas, afirma Domeignoz-Horta. Estos compuestos derivados de hongos pueden proporcionar a las bacterias diferentes bloques con los que construir el suelo, lo que puede terminar creando compuestos de carbono con una vida útil más larga en los suelos.

Este tipo de información podría algún día ayudar a los investigadores a desarrollar técnicas para garantizar que más carbono permanezca en el suelo durante más tiempo, lo que podría ayudar a mitigar la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera

Lo que sucede en el suelo cultivado en laboratorio puede no ser lo mismo en el mundo real. Sin embargo, este tipo de información podría algún día ayudar a los investigadores a desarrollar técnicas para garantizar que más carbono permanezca en el suelo durante más tiempo, lo que podría ayudar a mitigar la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera.

"Si podemos obtener carbono en el suelo durante cinco años, eso es un paso en la dirección correcta", asegura Hofmockel. "Pero si podemos tener carbono estable en el suelo durante siglos o incluso milenios, esa es una solución".

La influencia del dioxido de carbono en el cambio climatico es mucha.

Relacionado

La influencia del dióxido de carbono en el cambio climático

Nuestros destacados