La migración impulsó la toma de posesión anglosajona de Inglaterra

Un importante estudio del ADN sugiere que la toma de posesión anglosajona de Inglaterra se debió a una migración rápida y a gran escala desde el norte de Europa, algo que comenzó a más tardar en el año 450 E.C.

Esta réplica de un casco de finales del siglo VI del entierro de Sutton Hoo es de época anglosajona tardía.
Esta réplica de un casco de finales del siglo VI del entierro de Sutton Hoo es de época anglosajona tardía.

En el siglo VIII d.C., un monje inglés llamado Beda escribió la historia de Inglaterra, diciendo que el declive de Roma en aproximadamente 400 d.C. abrió el camino a una invasión desde el este. Las tribus anglo, sajona y yute de lo que hoy es el noroeste de Alemania y el sur de Dinamarca "llegaron a la isla y, comenzaron a aumentar tanto, que se volvieron terribles para los nativos".

Pero, a finales del siglo XX, muchos arqueólogos sospechaban que Beda, exageraba la escala de la invasión. En cambio, imaginaron una pequeña migración de una élite guerrera, que impuso su cultura importada a la población existente. Ahora, un amplio estudio genómico, publicado esta semana en Nature, sugiere que Beda puede haber tenido razón, al menos en parte. Nuevas muestras de ADN de 494 personas que murieron en Inglaterra entre 400 y 900 E.C. muestran que más de tres cuartas partes derivaban del norte de Europa.

El trabajo de los arqueólogos del siglo XIX

Cuando los arqueólogos del siglo XIX comenzaron a desenterrar casas y entierros anglosajones, sus hallazgos parecían confirmar la historia de Beda. Alrededor del año 450 d.C. en el oeste de Inglaterra, la cerámica, las herramientas y la arquitectura de estilo romano disminuyeron; joyas, espadas y casas comenzaron a parecerse a las que se encuentran a lo largo de la costa del Mar del Norte en lo que hoy es Alemania y los Países Bajos. Algunos estilos evolucionaron en formas espectaculares en la nueva tierra, como los cascos y las armas encontrados en Sutton Hoo, en el este de Inglaterra.

El abandono de Gran Bretaña por parte de los romanos hizo que estructuras como el muro de Adriano cayeran en mal estado.
El abandono de Gran Bretaña por parte de los romanos hizo que estructuras como el muro de Adriano cayeran en mal estado.

"No se puede negar que hubo un gran cambio en la cultura material: la Gran Bretaña romana se ve muy diferente del período anglosajón 200 años después", dice la arqueóloga de la Universidad de Cambridge Catherine Hills. A pesar de eso, "la mayoría de los arqueólogos ha criticado la idea de la migración", rechazándola como una explicación demasiado simplista para el cambio cultural.

Pero, el nuevo análisis de ADN lo revive. Junto con el publicado anteriormente, las muestras recogidas en más de 20 cementerios a lo largo de la costa este de Inglaterra sugieren una migración rápida y a gran escala desde el norte de Europa, comenzando a más tardar en 450 E.C. "Algunos sitios anglosajones parecen casi 100% europeos continentales", señala el coautor Joscha Gretzinger, genetista del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva. "La única explicación es una gran cantidad de personas que vienen de la zona del Mar del Norte".

Las lenguas celtas y el latín pronto dieron paso al inglés antiguo, una lengua germánica que comparte vocabulario con el alemán y el holandés. "Esto sugiere un número significativo de hablantes germánicos en las tierras bajas de Gran Bretaña"

El cambio de población trajo enormes cambios culturales, algunos de los cuales reverberan hoy en día. "Hubo un período relativamente dramático de cambio de lenguaje", asegura la arqueóloga de la Universidad de Oxford Helena Hamerow. Las lenguas celtas y el latín pronto dieron paso al inglés antiguo, una lengua germánica que comparte vocabulario con el alemán y el holandés. "Esto sugiere un número significativo de hablantes germánicos en las tierras bajas de Gran Bretaña", indica Hamerow.

Los vikingos que cruzaron el Mar del Norte unos siglos más tarde dejaron menos rastros, representando aproximadamente el 6% de los genes de los ingleses modernos, en comparación con entre el 30% y el 40% de los anglosajones.

En algunas áreas, como Oakington, europeos y británicos fueron enterrados juntos, pero en otros sitios permanecieron separados.
En algunas áreas, como Oakington, europeos y británicos fueron enterrados juntos, pero en otros sitios permanecieron separados.

Una adopción voluntaria de la nueva cultura

Por otro lado, las tumbas no cuentan una historia clara de conquista armada. Incluso las personas con poco ADN continental fueron enterradas al estilo anglosajón, lo que sugiere que adoptaron voluntariamente la nueva cultura. Y el ADN también muestra que tanto mujeres como hombres emigraron, un hallazgo respaldado por los resultados de otros investigadores.

El equipo también encontró que muchos individuos tenían una mezcla de ADN de Europa continental y el este de Gran Bretaña, lo que sugiere que los matrimonios mixtos y la integración duraron siglos.

"Estamos a un millón de millas de distancia de una hipótesis de invasión, no es un montón de tipos que se suben a barcos con armas y conquistan territorio"

Una mujer de alto estatus en sus 20 años con ascendencia mixta fue enterrada cerca de la Cambridge moderna bajo un montículo prominente con joyas plateadas, cuentas de ámbar y una vaca entera. Tal evidencia sugiere más complejidad que la simple conquista, explica el coautor Duncan Sayer, arqueólogo de la Universidad de Central Lancashire. "Estamos a un millón de millas de distancia de una hipótesis de invasión, no es un montón de tipos que se suben a barcos con armas y conquistan territorio", agrega.

Los arqueólogos excavan una tumba, que contenía un hombre adulto enterrado con un cuchillo.
Los arqueólogos excavan una tumba, que contenía un hombre adulto enterrado con un cuchillo.

Las relaciones familiares dentro de los cementerios también apuntan a la inmigración masiva. En un sitio, tres generaciones de personas con todo el ADN del norte de Europa fueron enterradas muy juntas.

Los investigadores han propuesto el cambio climático y la presión de otros grupos empujaron a las personas a migrar, y que el fin del control romano abrió nuevas oportunidades en Inglaterra.

"En realidad, el Mar del Norte era una carretera, donde la gente iba y venía"

Los rastros de ascendencia británica e irlandesa occidental en personas enterradas en el continente también sugieren una migración inversa, con los descendientes de los migrantes retrocediendo después de generaciones en Gran Bretaña. Los resultados socavaron la idea de ésta como una isla aislada, molesta solo ocasionalmente por las invasiones. "En realidad, el Mar del Norte era una carretera, donde la gente iba y venía", apunta Hills. "Tal vez la movilidad es un estado humano más normal de lo que pensamos", agrega.

Fuente: Science.

Trabajadores del Servicio Arqueológico del Consejo del Condado de Suffolk y Arqueología de Cotswold, en la excavación de los talleres.

Relacionado

Hallado el taller donde se elaboraron los tesoros de Sutton Hoo

El famoso casco Sutton Hoo, de la época de los primeros anglosajones. Foto: News Network Archaelogy.

Relacionado

¿Quiénes eran exactamente los anglosajones?

La erosión de las dunas de arena ha revelado un sitio arqueológico en las Islas Orcadas.

Relacionado

Huesos de un antiguo cementerio revelan sorpresas sobre la Edad de Bronce en Gran Bretaña

Nuestros destacados