Alfa, Beta... los nuevos nombres de las variantes de la Covid-19, pero ¿los científicos los usarán?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado recientemente un nuevo esquema de nombre para las variantes de la Covid-19, que coincide con las letras del alfabeto griego. La nomenclatura anterior se considera un tanto compleja, a la vez que estigmatiza a los países de origen. Sin embargo, existen dudas sobre si los científicos optarán por este sistema.

Los investigadores trabajan en la actualidad en una veintena de proyectos.
Los investigadores trabajan en la actualidad en una veintena de proyectos.

Cuando los investigadores en Sudáfrica detectaron una cepa altamente mutada de coronavirus que impulsaba la segunda ola en el país a finales de 2020, la llamaron variante 501Y. V2. Los esquemas de nombres desarrollados por otros científicos lo han llamado B.1.351, 20H/501Y. V2 y GH/501Y. V2. Pero muchos medios de comunicación —y algunos científicos— describen el mismo virus como "la variante sudafricana".

Para aplacar tal confusión y evitar estigmas geográficos, ahora todo el mundo debería llamarlo simplemente 'Beta', según el esquema de nombres anunciado el 31 de mayo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra.

Letras del alfabeto griego para denominar a las variantes de la Covid 19.
Letras del alfabeto griego para denominar a las variantes de la Covid 19. Foto: IStock.

Los nombres no pretenden sustituir a las etiquetas científicas, sino que servirán como una práctica abreviatura para los responsables políticos, el público y otros no expertos

Los nombres, tomados del alfabeto griego, no pretenden sustituir a las etiquetas científicas, sino que servirán como una práctica abreviatura para los responsables políticos, el público y otros no expertos que están perdiendo cada vez más la noción de los diferentes nombres de variantes.

La opinión de los científicos

"Es mucho más fácil para un lector de noticias de radio decir 'Delta' que bee-one-six-one-seven-two", dice Jeffrey Barrett, un genetista estadístico que lidera los esfuerzos de secuenciación del SARS-CoV-2 en el Instituto Wellcome Sanger en Hinxton, Reino Unido. "Así que estoy dispuesto a intentarlo para ayudarlo a despegar".

Jeffrey Barrett, genetista estadístico: "Estoy dispuesto a intentarlo para ayudarlo a despegar"

"Esperemos que se mantenga", dice Tulio de Oliveira, bioinformático y director de la Plataforma de Innovación y Secuenciación de Investigación KwaZulu-Natal en Durban, Sudáfrica, cuyo equipo identificó la variante Beta. "Los nombres me parecen bastante simples y fáciles".

El sistema podría ser especialmente útil en países que luchan contra una serie de variantes del cornavirus, como Sudáfrica, donde una encontrada en el Reino Unido y conocida por los científicos como B.1.1.7 — ahora llamada Alfa — está en aumento, e investigadores como de Oliveira están atentos a los casos de la variante B.1.617.2 identificada en la India, ahora llamado Delta. "Para un país como Sudáfrica, seguir Beta y Alpha y mantener un pequeño ojo en Delta, eso será potencialmente más fácil", dice.

Diagnóstico de la prueba de Covid 19 con una pantalla virtual moderna en un laboratorio.
Diagnóstico de la prueba de Covid 19 con una pantalla virtual moderna en un laboratorio. Foto: IStock.

La confusión no es la única razón para ir con un sistema de nombres simplificado, dicen sus defensores. Términos como "la variante sudafricana" y "la variante india" pueden estigmatizar a los países y a sus residentes, e incluso podrían desalentar a las naciones de realizar vigilancia para nuevas variantes. "Los nombres geográficos, tenemos que detenernos con eso, realmente", dice de Oliveira., quien afirma conocer países de África en los que sus ministros de Salud se han mostrado reacios a anunciar el descubrimiento de nuevas variantes locales, debido a las preocupaciones sobre ser convertidos en parias.

Términos como "la variante sudafricana" y "la variante india" pueden estigmatizar a los países y a sus residentes

Barrett tiene la intención de adoptar el nuevo sistema de nombres en las apariciones en los medios, pero sospecha que los descriptores geográficos no desaparecerán rápidamente. "La razón por la que usamos nombres de países (lo cual es problemático) es que vincula las variantes con la historia de la pandemia de una manera que es más fácil de recordar", escribió en un correo electrónico a Nature. "El nuevo sistema sigue siendo muy anónimo y todavía será difícil para el público recordar quién es quién".

"La razón por la que usamos nombres de países (lo cual es problemático) es que vincula las variantes con la historia de la pandemia de una manera que es más fácil de recordar"

En los últimos meses, la mayoría de los científicos se han establecido en un único sistema de nombres de linaje que describe las relaciones evolutivas entre las variantes del coronavirus. Con el tiempo, el sistema de nombres de la OMS podría ganar peso entre el público en general, dice Jeremy Kamil, virólogo de louisiana State University Health, en Shreveport. "Si la gente lo usa, se convertirá en el valor predeterminado".

Vista microscópica de la variante de Covid 19 y cepa de SARS CoV 2.
Vista microscópica de la variante de Covid 19 y cepa de SARS CoV 2. Foto: IStock.

Por último, hay que incidir en que estos nombres serán utilizados únicamente con fines divulgativos y no reemplazarán los nombres científicos asignados en las investigaciones, ya que éstos transmiten en si información científica importante, como el linaje en el que se han encontrado las variaciones del coronavirus original.

Fuente: Nature.

Archivado en:

Diez años, ocho meses y 16 días, ese es el tiempo que transcurre por término medio desde que se empieza a experimentar con una vacuna. La del COVID-19 se logró en pocos meses.

Relacionado

Así se consiguió la vacuna contra la COVID-19

Imagen del coronavirus o Covid 19. Foto: Istock. Autor: Ffikretow

Relacionado

¿Tuviste Covid? Probablemente producirás anticuerpos para toda la vida

Un Panel de expertos independientes asegura que la pandemia de COVID-19 podía haberse evitado.

Relacionado

La pandemia de COVID-19 pudo haberse evitado y no estamos preparados para frenar otra

Nuestros destacados