Qué ocurrió hace 60 años en el accidente de avión en el que falleció el jefe de la ONU

El accidente de avión en el que falleció hace 60 años el entonces secretario general de la ONU, Dag Hammarskjold, continúa siendo un misterio. El aparato se estrelló en la selva africana, matando a todos los que iban a bordo.

Vicente Alcaíde

Los restos del accidente del avión, donde viajaba el jefe de la ONU.
Los restos del accidente del avión, donde viajaba el jefe de la ONU.

¿Fue el sueco Dag Hammarskjold, el secretario general de la ONU que recibió póstumamente el Premio Nobel de la Paz, asesinado por rebeldes y mercenarios que trabajaban en connivencia con las agencias de inteligencia occidentales y las compañías mineras, o fue un error del piloto?

Una investigación realizada por el periódico británico The Observer descubrió que Londres y Washington tenían muchas preguntas qué responder. Y un documental premiado de 2019, "Cold Case Hammarskjold", señaló con el dedo a un piloto mercenario belga con vínculos con la inteligencia británica.

Tensiones en el Congo

El accidente de avión ocurrió del 17 al 18 de septiembre de 1961 cuando el DC-6 Albertina de la ONU llevaba a Hammarskjold y su equipo a Ndola, en lo que entonces era la colonia británica de Rhodesia del Norte (ahora Zambia).

La Guerra Fría estaba en su apogeo y el apuesto y dinámico Hammarskjold, la persona más joven en dirigir la ONU, estaba decidido a defender la independencia del organismo internacional de Washington y Moscú

Se dirigía allí para negociar un alto el fuego con Moise Tshombe, líder del estado secesionista de Katanga que buscaba romper con el antiguo Congo Belga después de la independencia en junio.

Dag Hammarskjold, en 1959, dos años antes de su muerte en el accidente de avión.
Dag Hammarskjold, en 1959, dos años antes de su muerte en el accidente de avión.

La Guerra Fría estaba en su apogeo y el apuesto y dinámico Hammarskjold, la persona más joven en dirigir la ONU, estaba decidido a defender la independencia del organismo internacional de Washington y Moscú, así como de las antiguas potencias coloniales.

El viaje estaba siendo monitoreado de cerca por las grandes potencias, todas tenían un ojo puesto en las vastas riquezas minerales de cobre, cobalto y uranio de Katanga.

Los consorcios mineros, que temían la independencia del Congo, estaban financiando al gobierno de Tshombe, que también estaba respaldado por colonos belgas y mercenarios europeos.

¿Error humano?

El avión de Hammarskjold nunca llegó a su destino. Al amanecer, todas las llamadas a los aeropuertos vecinos dieron la misma respuesta: no se había establecido contacto por radio con el aparato desaparecido.

Los restos del accidente  de avión, junto con 16 cuerpos, incluido Hammarskjold y un único superviviente, fueron encontrados en un bosque a unos 12 kilómetros del aeropuerto de Ndola

Después de varias horas de búsqueda, los restos del accidente  de avión, junto con 16 cuerpos, incluido Hammarskjold y un único superviviente, fueron encontrados en un bosque a unos 12 kilómetros del aeropuerto de Ndola.

El sargento Harold Julian, un estadounidense que era oficial de seguridad de la ONU, se encontraba en estado crítico y murió días después, pero dijo que hubo una fuerte explosión a bordo, seguida de otras más pequeñas.

Funcionarios buscan entre los escombros después de que el avión que transportaba a Dag Hammarskjold se estrellara en Rhodesia del Norte.
Funcionarios buscan entre los escombros después de que el avión que transportaba a Dag Hammarskjold se estrellara en Rhodesia del Norte.

Los rumores de sabotaje fueron rápidamente desmentidos y las investigaciones iniciales apuntaron a un error del piloto como causa.

El caso se revivió en la década de 1990. Dos ex representantes de la ONU en Katanga dijeron en 1992 que estaban "convencidos" de que el accidente del avión había sido causado por disparos de dos aviones fletados por "industriales europeos" que "controlaban Katanga".

Se encontraron documentos que implicaban a Pretoria, Londres y Washington en un complot para matar a Hammarskjold, cuyo nombre en código era "¿Cómo está Celeste?"

En 1998 se produjo un nuevo acontecimiento cuando se creó en Sudáfrica la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) para juzgar los abusos cometidos bajo el régimen del apartheid.

Se encontraron documentos que implicaban a Pretoria, Londres y Washington en un complot para matar a Hammarskjold, cuyo nombre en código era "¿Cómo está Celeste?".

Pero éstos han desaparecido y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña ha negado las acusaciones.

 ¿Qué hay en los archivos?

En 2015, tras un informe realizado por expertos independientes, la ONU aceptó la teoría de que el avión fue derribado y dijo que la investigación debía continuar. El entonces jefe de este organismo internacional, Ban Ki-moon, instó a los estados miembros a revelar cualquier información que pudieran tener.

El secretario general de la ONU Ban Ki moon solicitó la colaboración de los países para esclarecer lsa causas del accidente de avión.
El secretario general de la ONU Ban Ki moon solicitó la colaboración de los países para esclarecer lsa causas del accidente de avión.

Ésta fue una alusión a las grabaciones de la cabina y los mensajes de radio que se dice que la agencia de inteligencia estadounidense (NSA) tuvo en 1961.

Sin embargo, en 2019, Moon dijo que no había recibido más información. La obstinación de EE UU y el Reino Unido también ha estado en el centro de la investigación llevada a cabo durante varios años por The Observer.

En 2019, el periódico citó un informe de Mohamed Chande Othman, ex presidente del Tribunal Supremo de Tanzania designado por la ONU para revisar el caso. Gran Bretaña y EE UU, sugirió Othman, se estaban demorando, a pesar de que probablemente tenían "información importante no revelada".

El periodista francés Maurin Picard concluyó en su libro de 2019 que los mercenarios extranjeros pro-katangueses eran los responsables del accidente del avión

El periódico dijo que el piloto belga sospechoso de derribar el avión no sabía que Hammarskjold estaba a bordo. Más tarde le confesó su parte a un amigo, quien registró la conservación.

Mientras tanto, el periodista francés Maurin Picard concluyó en su libro de 2019 que los mercenarios extranjeros pro-katangueses eran los responsables del accidente del avión.

La ONU ha ampliado su investigación y las esperanzas de nuevas pistas ahora están puestas en la desclasificación de archivos relacionados con el caso.

En una ceremonia celebrada en Suecia para conmemorar el accidente del avión, su hijo Peder pidió a los gobiernos que finalmente se sinceren. "Agradeceríamos más apertura, ha pasado mucho tiempo desde su muerte", dijo.

Fuente: France 24 horas.

Archivado en:

Los mejores vídeos