¿Por qué Arthur Schopenhauer habría odiado la educación moderna?

Schopenhauer creía que la escritura académica debería ser simple y fácil de seguir. Para él, las citas extensas y el lenguaje complicado dan a los textos un falso sentido de autoridad. Su visión sobre la educación, por su desempeño desastroso como profesor, contiene consejos sobre cómo transitar en el mundo académico.

Juan Domínguez

Schopenhauer desarrolló opiniones muy fuertes sobre la investigación filosófica y cómo debería expresarse.
Schopenhauer desarrolló opiniones muy fuertes sobre la investigación filosófica y cómo debería expresarse.

Si el filósofo alemán Arthur Schopenhauer se levantara de la tumba y se matriculara en una universidad moderna, lo más probable es que ni siquiera pasara de sus cursos de introducción. No porque no pudiera entender a ninguno de sus maestros (Schopenhauer en realidad hablaba inglés, alemán y francés con fluidez), sino porque simplemente no los escuchaba. En otro movimiento más que lo alejó de sus compañeros académicos, Schopenhauer desarrolló opiniones muy fuertes sobre la investigación filosófica y cómo debería expresarse.

En particular, Schopenhauer creía que las citas no pertenecían a la escritura académica. Pensó que la práctica de usar y citar fuentes imbuía los argumentos con un falso sentido de credibilidad, y que tomar prestadas ideas de otros obstaculizaría la capacidad del autor para desarrollar las propias.

Schopenhauer construyó sus principales textos no basándose en otros escritores, sino a través del pensamiento lógico y solo del pensamiento lógico

Al igual que los filósofos anteriores a él, desde Platón y Aristóteles hasta Immanuel Kant, Schopenhauer construyó sus principales textos no basándose en otros escritores, sino a través del pensamiento lógico y solo del pensamiento lógico.

Schopenhauer afirmó que este método da como resultado investigaciones más sólidas.

Simplicidad y autenticidad

“El único escritor que vale la pena leer”, escribió Schopenhauer en un ensayo titulado “Sobre el estilo”, es el que escribe directamente del material en su propia mente. Pero los libreros, los escritores de compendios y los historiadores ordinarios toman su material directamente de los libros; de aquí pasa a sus dedos, sin siquiera haber pasado antes por un peaje de tránsito o una introspección… Por eso su discurso muchas veces tiene un significado tan vago que nos devanamos los sesos para averiguar qué están pensando. Simplemente no están pensando en absoluto”.

Estatua del filósofo Arthur Schopenhauer del artista Friedrich Schierholz en Frankfurt
Estatua del filósofo Arthur Schopenhauer del artista Friedrich Schierholz en Frankfurt

A Schopenhauer no le disgustaban las citas en sí mismas, usándolas ocasionalmente en sus libros. En cambio, no le gustaba la forma en que otros académicos parecían usarlas. Creía que hacían referencia a fuentes externas sin procesar verdaderamente su significado y relevancia. Su propósito, según él, no era reforzar el argumento sino hacer que pareciera que el argumento había sido reforzado. Al leer un libro o artículo que ha estado repleto de citas de escritores y pensadores de renombre, la confianza que ya depositamos en estas personas se proyecta en el texto que estamos leyendo, dotándolo de un aire de credibilidad que no se merece, pensaba.

Schopenhauer creía que sus contemporáneos hacían que las cosas parecieran más complicadas de lo que realmente eran

Sin embargo, las citas y las referencias no son las únicas herramientas con las que los académicos pueden producir una cortina de humo intelectual. Schopenhauer también sospechaba sobre la forma en que los escritores usan el lenguaje. Durante su época, la mayoría de los textos filosóficos eran densos hasta el punto de la impenetrabilidad. Eran laberintos semánticos que solo un número selecto de lectores sabía cómo navegar. Estaban llenos de jerga interdisciplinaria y términos idiosincrásicos, presentados en oraciones largas y gramaticalmente complicadas, utilizando los sinónimos más oscuros.

Si bien la jerga y la sintaxis poco elegante a veces pueden ser necesarias para expresar ideas particularmente complejas, Schopenhauer creía que sus contemporáneos hacían que las cosas parecieran más complicadas de lo que realmente eran. Al hacerlo, no solo excluyen a una gran parte de la población de sus enseñanzas, sino que también engañan a los lectores, haciéndoles pensar que son demasiado ignorantes para entender el texto y admiran a aquellos que fingen que lo entienden.

Schopenhauer sospechaba sobre la forma en que los escritores usan el lenguaje.
Schopenhauer sospechaba sobre la forma en que los escritores usan el lenguaje. Foto: IStock.

“No hay nada”, escribió Schopenhauer en el mismo ensayo, “de lo que un autor debe precaverse más que del esfuerzo aparente de mostrar más intelecto del que tiene… También encontramos que todo verdadero pensador se esfuerza por expresar sus pensamientos de manera pura, clara y definida. y de la forma más concisa posible. Por eso siempre se ha considerado la sencillez como símbolo, no sólo de la verdad, sino también del genio. El estilo recibe su belleza del pensamiento expresado, mientras que aquellos escritores que sólo pretenden pensar son sus pensamientos los que se dice que están bien debido a su estilo. El estilo es simplemente una silueta del pensamiento; y escribir en un estilo vago o malo significa una mente estúpida o confusa.”

El choque de Schopenhauer con la educación universitaria

La desconfianza de Schopenhauer en las convenciones académicas probablemente estuvo influenciada por su propia experiencia, en su mayoría negativa, con la academia. En 1820, después de que su libro “El mundo como voluntad y representación” no consiguiera provocar la tormenta que pensaba que haría, el joven Schopenhauer aceptó un puesto de profesor en la Universidad de Berlín. Aquí programaba obstinadamente sus cursos al mismo tiempo que los impartidos por Georg Wilhelm Friedrich Hegel, un filósofo mayor y mucho más renombrado, con quien no estaba de acuerdo con vehemencia.

Hegel, a los ojos de Schopenhauer, era el mayor charlatán que jamás había pisado una escuela, alguien que escribía en un estilo increíblemente complicado y altamente referencial

Hegel, a los ojos de Schopenhauer, era el mayor charlatán que jamás había pisado una escuela, alguien que escribía en un estilo increíblemente complicado y altamente referencial para distraer a los lectores de las fallas de su pensamiento. Sin embargo, a principios del siglo XIX, Hegel se había convertido efectivamente en el filósofo más influyente de toda Europa, hombro con hombro con el poeta Johann Wolfgang von Goethe.

A principios del siglo XIX, Hegel era el filósofo más influyente de Europa.
A principios del siglo XIX, Hegel era el filósofo más influyente de Europa.

Celoso del reconocimiento que Hegel recibió de otros académicos, Schopenhauer no pudo evitar iniciar una rivalidad. Mientras Hegel luchaba contra los administradores angustiados por sus creencias progresistas, él se presentó como apolítico para atraer el interés de los reclutadores de la escuela. Incluso interrumpió su propia clase de prueba entrando en un debate acalorado, aunque completamente innecesario, con Hegel, sabiendo muy bien que la falta de apoyo del filósofo podría costarle su trabajo en la universidad.

A pesar de programar sus cursos al mismo tiempo que Hegel, no pudo alejar a los estudiantes de su némesis. Mientras Hegel daba una conferencia en un auditorio abarrotado, él se sorprendió al descubrir que solo cinco personas se habían inscrito en su curso, que irónicamente giraba en torno al estudio de “El mundo como voluntad”.

Con los fondos heredados de su padre comerciante, pudo financiar toda una vida de estudio independiente

Cuando, unos semestres más tarde, su popularidad entre el alumnado no mejoró, Schopenhauer se dio por vencido. No solo renunció a su trabajo docente en la Universidad de Berlín, sino también a la enseñanza en general. Con los fondos heredados de su padre comerciante, pudo financiar toda una vida de estudio independiente. Los textos que escribió durante este período, en su mayoría capítulos complementarios para “El mundo como voluntad”, no los escribió por riqueza o estatus, sino por su propia mejora personal, sin saber si alguien más que él mismo llegaría a leerlos.

Estudio independiente

Cuando Schopenhauer cambió el salón de clases por su dormitorio, su perspectiva filosófica cambió con el nuevo entorno. “Mi filosofía meditativa”, escribió en el Prefacio a la Segunda Edición de “El Mundo como Voluntad”, “tiene como estrella polar la verdad sola, desnuda, sin recompensa, sin amigos, a menudo perseguida, y hacia ella se dirige directamente, sin mirar a la derecha ni a la izquierda.”

Sus ensayos, aunque a veces miopes e incluso hipócritas, contienen consejos útiles cuando se trata de navegar en el mundo académico

Anteriormente, Schopenhauer había argumentado que las mejores indagaciones resultan de confiar en la propia capacidad de razonar. Habiendo abrazado por completo la vida de un ermitaño, fue un paso más allá, argumentando que, para realizar cualquier tipo de investigación genuina sobre la naturaleza de la realidad, primero tenía que alejarse de ella.

Por otro lado, no hay duda las críticas de Schopenhauer a las instituciones académicas y sus rígidas convenciones fueron ciertamente influenciadas por las experiencias que tuvo con ellas. Aun así, sus ensayos, aunque a veces miopes e incluso hipócritas, contienen consejos útiles cuando se trata de navegar en el mundo académico. Como señala John Stewart en su artículo, “La acusación de Schopenhauer y la filosofía académica moderna”, el concepto de filósofo empleado institucionalmente es relativamente reciente. Además, algunos de los más grandes pensadores de la historia, incluidos Descartes y Hume, nunca trabajaron con ninguna universidad, sino que se dedicaron al estudio independiente. 

En cuanto a nosotros, los lectores, no siempre debemos creerle automáticamente a alguien solo porque cita a una persona de autoridad. Por lo que sabemos, la cita puede haber sido sacada de su contexto original para probar un punto muy diferente, o puede usarse como decoración. La razón, en cambio, no engaña.

Fuente: Big Think.

Archivado en:

Nuestros destacados