Por qué Kant pensó que nunca serías feliz

Para muchas personas, la felicidad representa un estado idealizado en el que nada puede estar mal y no hay nada que podamos desear. El filósofo Immanuel Kant creía que el mundo nunca satisfará esta condición, por lo que deberíamos centrarnos en ser morales, algo alcanzable.

Juan Domínguez

Kant creía que perseguir la felicidad era un gran error.
Kant creía que perseguir la felicidad era un gran error.

¿Qué significa la felicidad? ¿Significa riqueza, poder, inteligencia o buena apariencia? ¿Significa tener cientos de amigos y toda tu familia amorosa a tu alrededor? Si es así, hay un problema.

Después de todo, por muy rico que se sea, se podría ser más rico. Por mucho que se aprenda, siempre hay algo más que saber. Y por muy guapo que se crea que es, alguien no lo encontrará atractivo. Entonces, si siempre se pudiera ser más feliz, ¿se podría alguna vez ser completamente feliz?

Estas son las preguntas y observaciones que llevaron al filósofo Immanuel Kant a atacar la idea de la felicidad como un objetivo que vale la pena perseguir.

Elementos empíricos

El problema de la felicidad, argumentó Kant, es que “la felicidad es un concepto tan indeterminado que, aunque todo ser humano desea alcanzarlo, nunca puede decir […] lo que realmente desea y quiere”.

Todas las cosas que creemos que nos hacen felices (dinero, salud, amor) son finitas y siempre podrían ser un poco mejores

Esto se debe a que todos los elementos que pensamos que constituyen la felicidad son empíricos y decididamente determinados. Todas las cosas que creemos que nos hacen felices (dinero, salud, amor) son finitas y siempre podrían ser un poco mejores. En palabras de Kant, nunca podemos esperar "alcanzar la totalidad de una serie de consecuencias que de hecho son infinitas".

Kant defendía que debíamos centrarnos en ser morales..jpeg
Kant defendía que debíamos centrarnos en ser morales..jpeg

La idea de la felicidad es "un todo absoluto, un máximo de bienestar, en mi presente y en todas las condiciones futuras", afirma Kant. Ser feliz, en sentido abstracto, no permite la insatisfacción o la angustia. Pero esto es exactamente de lo que está hecho el mundo empírico. Como tal, no podemos construir una fortaleza de felicidad en la tierra arenosa de la fugacidad.

Estaríamos equivocados al tomar decisiones importantes en la vida, porque creemos que brindarán felicidad. Después de todo, la felicidad es solo un "ideal de la imaginación", aseguró Kant

Kant creía que perseguir la felicidad era un error. Más bien, debemos tratar todas las cosas que pensamos que conducen a la felicidad como "consejos", no necesariamente como cosas por las que luchar.

Estaríamos equivocados al tomar decisiones importantes en la vida, porque creemos que brindarán felicidad. Después de todo, la felicidad es solo un "ideal de la imaginación", aseguró Kant. Esto no quiere decir que el dinero, el amor y la salud no proporcionen placer o que no puedan hacernos felices en ciertos grados. Pero para el filósofo Immanuel Kant, estas cosas solo "promoverán el bienestar".

En lugar de hacer de "ser feliz" un imperativo necesario (es decir, algo que tenemos que hacer en la vida), Kant creía que sería mejor seguir una vida de buenas acciones y moralidad. Esto se debe a que, para Kant, el bien y el mal tienen respuestas definidas, y es fácil saber cuándo has completado una acción moral: o haces un acto moral o no.

Al menos parte del ataque de Kant a la "felicidad" probablemente se dirigió a los sistemas éticos que se originaron en Gran Bretaña, a saber, el utilitarismo, que sostenía que el bien y el mal se definían por el placer (o la felicidad) que producían. Aquí, sin embargo, Kant argumentó que la felicidad nunca se puede alcanzar. Por el contrario, el bien y el mal pueden serlo.

Kant y sus amigos, de Emil Doerstling, captura el espíritu de debate entre Kant y sus compañeros.
Kant y sus amigos, de Emil Doerstling, captura el espíritu de debate entre Kant y sus compañeros.

Donde yace la felicidad

A pesar de su reputación en la historia (a menudo era obsesivo y particular), Kant no era un avaro puritano y mezquino. A menudo organizaba cenas, era leal y atento a sus amigos y dejó a su criado un fajo de dinero inusualmente grande en su testamento. Kant no pensaba que la felicidad fuera una baratija trivial y prescindible.

Pensaba que podría haber algo de felicidad metafísica, o divina, después de la muerte

Aunque creía que la felicidad mundana, basada en elementos materiales transitorios, era imposible de alcanzar, pensaba que podría haber algo de felicidad metafísica, o divina, después de la muerte. De hecho, argumentó que esta creencia era un requisito previo para ser moral. Su "argumento moral" para Dios sostiene que, si no hubiera alguna esperanza futura de felicidad, en la debida proporción, a nuestras buenas acciones, entonces no hay una respuesta racional a la pregunta, "¿por qué molestarse en ser moral?"

Hay mucha verdad en lo que escribió Kant. La felicidad siempre existe en la mente como una meta abstracta, un ideal por el que debemos luchar constantemente. Sin embargo, está peculiarmente ausente cuando lo buscamos. La felicidad, a menudo, se aprecia solo en retrospectiva, y, generalmente, es algo completamente diferente del concepto de felicidad que existía en nuestra imaginación.

Fuente: Big Thing.

Archivado en:

Los mejores vídeos