La primera gran ciudad de la Prehistoria en la península ibérica se construyó hace 5.000 años

Un equipo de la arqueólogos de la Universidad de Granada consigue demostrar que la primera ciudad de la Prehistoria en la península ibérica se estableció hace 5.000 años junto a los monumentos funerarios de Los Millares, en Almería.

Mundo Geo

Reconstrucción de la necrópolis y poblado de Los Millares (los tres espacios amurallados interiores), de Iñaki Dieguez Uribeondo.
Reconstrucción de la necrópolis y poblado de Los Millares (los tres espacios amurallados interiores), de Iñaki Dieguez Uribeondo.

Ubicado en Santa Fe de Modújar (Almería), a escasos kilómetros de la costa mediterránea, Los Millares es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Europa occidental. Ahora, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Granada (UGR) ha revelado que su necrópolis estuvo en uso durante casi un milenio, y que en torno a ella se estableció un poblado que alcanzó unas dimensiones, concentración poblacional y monumentalidad desconocidas hasta el momento en la península ibérica. 

Esta investigación viene a corroborar las hipótesis que se barajaban hasta ahora sobre el tamaño demográfico que alcanzó el yacimiento durante la Edad del Cobre y para el que se ha lanzado una campaña de apoyo ciudadano para solicitar que se declare Patrimonio Mundial por la Unesco.

Sepultura 1 del yacimiento megalítico de Los Millares, en Almería. El País

Sepultura 1 del yacimiento megalítico de Los Millares, en Almería. El País.

El estudio, publicado  en la revista Archaeological and Anthropological Sciences y recogido por el Diario Ideal de Granada, concluye que se trataría del primer gran asentamiento de población, es decir, una verdadera ciudad con más de 5.000 años de historia.

“El tamaño medio de los asentamientos en la península hace 5.000 años solía ser de unas 200 personas. Para encontrar una ciudad tan poblada como esta tenemos que esperar un milenio, ya en la era argárica, cuando en La Bastida (Totana, Murcia) se registra una concentración humana parecida”, apunta Gonzalo Aranda Jiménez, autor principal del estudio e investigador del departamento de Prehistoria y Arqueología de UGR. 

En el año 2012, un grupo de investigadores de esta universidad inició un programa de dataciones con el objeto de estudiar la cronología de las construcciones megalíticas del sur peninsular. Como explica Aranda Jiménez, la cronología es un aspecto clave en el estudio de las sociedades del pasado. 

"De cómo ordenemos temporalmente los eventos y acontecimientos depende nuestra capacidad de análisis y comprensiónde las dinámicas sociales y culturales. En arqueología se dispone de un procedimiento conocido como datación por carbono 14, que permite calcular la fecha de muerte de cualquier organismo vivo en los últimos cincuenta mil años".

Los primeros enterramientos en la necrópolis de Los Millares se realizaron hace aproximadamente 5.200 años, y los últimos unos 4.300 años

Así, a partir de la fecha de muerte de los individuos depositados en el interior de las sepulturas del yacimiento, los investigadores de la UGR lograron por primera vez una serie de dataciones absolutas que han permitido situar cronológicamente la construcción, uso, reutilización y abandono de la necrópolis almeriense.

Según los resultados de las pruebas de carbono 14, los primeros enterramientos debieron tener lugar entre el 3220-3125 a.C., es decir, hace aproximadamente unos 5.200 años, mientras que los últimos se produjeron entre el 2390-2295 a.C., hace unos 4.300 años.

"Por tanto, podemos afirmar que la necrópolis de Los Millares estuvo en uso durante un milenio. Además, las diferentes tumbas datadas muestran que no todas fueron construidas a la vez y que, además, fueron utilizadas con diferentes intensidades", señala Margarita Sánchez Romero, coautora del trabajo. Este aspecto que a simple vista podría resultar irrelevante es crucial en la investigación, ya que ha permitido separar cronológicamente eventos rituales y funerarios que hasta ese momento se consideraban contemporáneos.

Un yacimiento arqueológico único 

El yacimiento Los Millares se considera un yacimiento arqueológico único debido a cuatro características: su gran tamaño (aproximadamente diecinueve hectáreas de extensión, de las cuales seis pertenecen al asentamiento y trece a la necrópolis); la riqueza de sus ajuares funerarios (que incluyen objetos realizados en materias primas exóticas como el ámbar, la cáscara de huevo de avestruz y el marfil); la complejidad estructural del asentamiento (delimitado por cuatro recintos concéntricos interpretados como murallas y fortificaciones); y la presencia en el entorno del poblado de hasta trece pequeños asentamientos denominados "fortines".

Inicialmente un lugar sagrado formado por una necrópolis de sepulturas megalíticas o tholos, el yacimiento muestra las primeras evidencias de asentamiento dos siglos después de las primeras sepulturas. Que el lugar fuera utilizado previamente como centro ritual y funerario lleva a los arqueólogos a pensar que el asentamiento podría haber estado determinado por el significado simbólico y sagrado del sitio.

Cámara funeraria interior de la sepultura 1 de Los Millares vista desde el corredor de acceso. El País

Cámara funeraria interior de la sepultura 1 de Los Millares vista desde el corredor de acceso. El País

La fundación del poblado de Los Millares se realizó en un corto periodo de tiempo, de forma que hace unos 5.000 años, el poblado alcanzó unas dimensiones, una concentración poblacional y una monumentalidad desconocidas hasta el momento en la península ibérica.

El estudio de la paleodieta ha permitido conocer la base de la alimentación de los pobladores: cebada, trigo, habas, guisantes y proteína animal de ovejas, cabras, vacas y cerdos. “Era una sociedad basada en la agricultura y el comercio y muy innovadora, porque la primera metalurgia de la península ibérica aparece en poblados como este. Transformaban el cobre en herramientas, puntas de flechas y puñales”, añade Aranda Jiménez.

Se han encontrado evidencias de los primeros objetos realizados en metal como punzones, puñales, escoplos, sierras y puntas de flecha 

Es a mediados del tercer milenio a.C., hace unos 4.500 años, cuando nuevos cambios transformaron el sitio. Según las dataciones radiocarbónicas, la mayor parte del poblado fue abandonado en estos momentos, y solo el recinto interior, denominado ciudadela, permaneción ocupado.

Fue entonces cuando se construyeron los llamados "fortines". Según los investigadores, el abandono total tanto de la ciudadela como de los "fortines" se produciría hace unos 4.100 años, coincidiendo con los cambios culturales que dieron lugar al desarrollo de la Cultura del Algar, un tipo de cultura que se desarrolló en el sudeste de la Península (lo que actualmente es Andalucía y Murcia principalmente) durante el II milenio a.C. y que trajo una forma diferente de organización urbana y nuevos modos de organización social y económica.

En Los Millares no se excava desde 1991 y una parte muy importante del poblado, que estuvo habitado entre el 3000 y el 2100 a. C., aún permanece sin excavar.

Fuente: Diario Ideal

Referencia: The radiocarbon chronology and temporality of the megalithic cemetery of Los Millares (Almería, Spain), Gonzalo Aranda Jiménez, Marta Díaz-Zorita Bonilla, Derek Hamilton, Lara Milesi & Margarita Sánchez Romero, Archaeological and Anthropological Sciences volume 12, Article number: 104 (2020).