¿Qué causa la tripofobia?

¿La imagen de abajo te produce incomodidad, náuseas inesperadas o incluso terror? Entonces tenemos una noticia para ti: probablemente sufras un cierto grado de tripofobia, una aversión a los grupos de pequeños agujeros.

Francisco Moral

Muchas personas sufren tripofobia, el miedo a los grupos de pequeños agujeros.
Muchas personas sufren tripofobia, el miedo a los grupos de pequeños agujeros.

A pesar de que una de cada cinco personas padece tripofobia grave, ese miedo a los grupos de pequeños agujeros (el doble de la cantidad estimada de personas propensas a la claustrofobia), el trastorno está muy poco investigado.

"Esto se debe, esencialmente, a que nadie lo sabía hasta que se desarrolló Internet y estas imágenes se compartieron en foros", afirma el doctor Geoff Cole, quien publicó el primer artículo científico sobre el tema (con el coautor, el profesor Arnold Wilkins ) en 2013. "Todavía hay muchas cosas que no sabemos".

Pero, ¿qué se ha descubierto hasta ahora? ¿Pueden los científicos explicar por qué la gente odia estas imágenes llenas de agujeros? Analizamos el problema a continuación, junto con más imágenes que pueden resultar muy incómodas para algunos. Considérate advertido.

¿Es la tripofobia una fobia real?

Es fácil ser escéptico acerca de la tripofobia, una fobia que se descubrió a través de las salas de chat a principios de los años noventa. Incluso su nombre surgió de un foro de Internet, lejos de la mirada de los profesionales médicos.

Esta imagen que puede causar trastorno de trptofobia.
Esta imagen que puede causar trastorno de tripofobia.

Las imágenes con altos contrastes entre la oscuridad y la luz, repetidas muchas veces en un campo de visión (aproximadamente tres veces por centímetro a la distancia del brazo), pueden tener un impacto real en el cuerpo de una persona

Sin embargo, a pesar de estos inicios cuestionables, el doctor Geoff Cole ha demostrado que las imágenes con altos contrastes entre la oscuridad y la luz, repetidas muchas veces en un campo de visión (aproximadamente tres veces por centímetro a la distancia del brazo), pueden tener un impacto real en el cuerpo de una persona.

Su investigación ha demostrado que la frecuencia cardíaca de las personas tripofóbicas puede aumentar significativamente cuando se observan imágenes de grupos de agujeros, ya sea en forma de panal, chocolate aireado o incluso bollos. Las víctimas también pueden experimentar náuseas, sudoración, picazón y ataques de pánico debilitantes.

Cole también define la tripofobia como un trastorno mental. “Piense en ello como el equivalente visual de alguien que se rasca las uñas en una pizarra; al cerebro no le gustan estos picos neuronales que crean estas imágenes”, apunta.

Qué produce la tripofobia

Por el momento, no hay una explicación acordada de las causas de la tripofobia. Pero los científicos han desarrollado varias teorías, cuatro, para ser precisos.

1. La teoría del aposematismo

Una teoría, presentada originalmente por Cole, propone que los humanos han evolucionado para tener miedo de tales patrones, ya que generalmente se ven en animales o alimentos venenosos.

Una teoría propone que los humanos han evolucionado para tener miedo de tales patrones.
Una teoría propone que los humanos han evolucionado para tener miedo de tales patrones.

“Si miras a los animales que son peligrosos a este respecto, como la rana dardo venenosa, tienden a estar cubiertos de colores de alto contraste. Estas firmas visuales apenas se encuentran en ningún otro lugar del mundo natural”, explica Cole.

"Básicamente, la idea aquí es que cuando miras una imagen tripofóbica, tu cerebro está diciendo: “Ten cuidado aquí, esto podría dañarte".

2. La teoría patológica

Al igual que la anterior, esta explicación sugiere que la tripofobia es una adaptación evolutiva: como muchas enfermedades de la piel tienen rasgos tripofóbicos, los humanos han evolucionado para prestar atención a estos patrones.

"Es posible que una reacción tripofóbica nos mantenga alerta ante cualquier enfermedad, ya sea en nosotros mismos o en los demás”

La teoría patológica sugiere que la triptofobia es una adaptación evolutiva.
La teoría patológica sugiere que la tripofobia es una adaptación evolutiva.

"Sigue el pensamiento de que los seres humanos han desarrollado una sensibilidad hacia la patología de la piel", señala Cole. “De esta forma, es posible que una reacción tripofóbica nos mantenga alerta ante cualquier enfermedad, ya sea en nosotros mismos o en los demás”.

3. La teoría del estrés visual

Es la favorita de investigadores como Cole, propone que no podemos estar seguros de qué lo causa: que la tripofobia no tiene un propósito funcional y no tiene una adaptación evolutiva sólida.

"Y al ver imágenes tripofóbicas, la sangre se encontró en la parte posterior del cerebro de los participantes, estaba en las áreas visuales, en lugar de en las frontales de toma de decisiones"

“La neurociencia detrás de esta teoría es bastante interesante. Recientemente, utilizamos una técnica llamada espectroscopia infrarroja para examinar a las personas con tripofobia; es un método que te permite ver dónde están la sangre y la actividad en el cerebro de alguien”, indica elcientífico.

"Y al ver imágenes tripofóbicas, la sangre se encontró en la parte posterior del cerebro de los participantes, estaba en las áreas visuales, en lugar de en las frontales de toma de decisiones".

La teoría del estrés visual propone que no podemos estar seguros de qué lo causa.
La teoría del estrés visual propone que no podemos estar seguros de qué lo causa.

Como dice Cole, esto puede indicar que una respuesta tripofóbica puede no impulsarnos a tomar una decisión sobre qué tan peligroso es un objeto. “Indica que podría no haber una razón evolutiva por la que no nos gusten estas imágenes; simplemente puede ser que al cerebro no le gusten. Y es posible que nunca sepamos más que esto".

4. La teoría de los memes de internet

¿Qué pasaría si la tripofobia no existiera antes de que se hiciera grande en los foros de Internet? ¿Qué pasa si los humanos han sido entrenados para pensar que estas imágenes son algo a lo que temer debido a la publicidad on line? Esa es la explicación que algunos han presentado.

“Es el argumento de la naturaleza versus la crianza: ¿las personas realmente nacen con repulsión a cosas como las ratas? ¿O estamos socialmente condicionados para tenerles miedo?"

“Es el argumento de la naturaleza versus la crianza: ¿las personas realmente nacen con repulsión a cosas como las ratas? ¿O estamos socialmente condicionados para tenerles miedo?" detalla Cole.

“Como argumentan algunas personas, ¿no es extraño que más personas desarrollen fobias a las arañas, pero no a los automóviles, que son más propensos a matarte? Hay un debate masivo sobre la adquisición de fobias que puede que nunca se resuelva", añade.

La teoría de los memes de internet señala que puede que estemos siendo condicionados para tenerles miedo.
La teoría de los memes de internet señala que puede que estemos siendo condicionados para tenerles miedo.

Como han señalado muchos artículos, es difícil examinar los factores genéticos de lo social; aún no se han realizado estudios de fobias en gemelos idénticos criados en diferentes hogares.

Es cierto que en un estudio se demostró que los bebés de seis meses tenían niveles ligeramente más altos de norepinefrina química de “lucha o huida” cuando se les presentan imágenes de serpientes y arañas, en comparación con flores y peces de colores. Pero esto por sí solo no prueba que las fobias humanas comunes y los miedos estén arraigados.

"Con la tripofobia es cada vez más difícil separar la naturaleza de la crianza, especialmente con los resultados"

“Y con la tripofobia es cada vez más difícil separar la naturaleza de la crianza, especialmente con los resultados. A medida que estas imágenes se vuelven más populares on line, ¿qué probabilidades hay de que puedas encontrar a un adulto que nunca antes haya visto una imagen tripofóbica y probarlas?"

En resumen, cuando se trata de tripofobia, cada vez es más improbable que sepamos la verdad.

Fuente: Science Focus.

Archivado en:

Nuestros destacados