¿Qué es un parhelio?

Un parhelio es un curioso fenómeno óptico-atmosférico que es fruto de la reflexión/refracción de la luz y se produce cuando unas nubes de tipo cirro o cirroestratos contienen una gran cantidad de partículas hexagonales de hielo y están en posición horizontal.

Vicente Alcaíde

El parhelio es un fenómeno que aparece documentado desde la Antigüedad.
El parhelio es un fenómeno que aparece documentado desde la Antigüedad.

Un parhelio se forma a partir de cristales de hielo hexagonales en cirros altos y fríos o, durante un clima muy frío, por cristales de hielo que flotan en el aire a niveles bajos. Éstos actúan como prismas, desviando los rayos de luz que los atraviesan. A medida que los cristales se hunden en el aire, se alinean verticalmente, refractando la luz del Sol horizontalmente.

Con frecuencia muestran un tinte rojizo en el lado que mira hacia el Sol y pueden lucir colas de color blanco azulado que se extienden alejándose de él.

Puede ocurrir en cualquier época del año y desde cualquier lugar, aunque los parhelios son más visibles cuando el Sol está más bajo en el horizonte en enero, abril, agosto y octubre

El hecho de que el parhelio se forme a partir de cristales de hielo no significa que solo se puedan observar en climas fríos. Puede ocurrir en cualquier época del año y desde cualquier lugar, aunque los parhelios son más visibles cuando el Sol está más bajo en el horizonte en enero, abril, agosto y octubre. También ocurren cuando los cristales de hielo en la atmósfera son más comunes, pero se pueden ver cuando y donde sea que haya cirros.

Los antiguos griegos se dieron cuenta de que los parhelios son pronosticadores de lluvia bastante precisos. Los cristales de hielo que producen también forman nubes cirroformes, que constituyen la típica formación de nubes que presagia un frente cálido precipitante.

En ocasiones bastante raras se produce un parhelio lunar, que se forma análogamente, pero de noche y con la Luna llena en lugar de con el Sol.

El hecho de que el parhelio se forme a partir de cristales de hielo no significa que solo se pueda ver en climas fríos.
El hecho de que el parhelio se forme a partir de cristales de hielo no significa que solo se pueda ver en climas fríos. Foto: IStock.

Parhelio: arte y literatura

El fenómeno aparece documentado desde la Antigüedad. Por ejemplo, en el libro primero de La República (De re publica) de Cicerón, los personajes entablan un diálogo de tipo filosófico y de contenido político. El diálogo debe ubicarse en el año 129 a.C. Al inicio del mismo, uno de los personajes pregunta a sus contertulios qué les parece el fenómeno que por esos días se ha observado en Roma, llamado "parhelio", al cual hacen referencia como el fenómeno que permite observar, a simple vista, "dos soles".

Sin embargo, el primer parhelio del que se tiene constancia documental se remonta al 20 de abril de 1535 en Estocolmo. Esta rareza atmosférica vista en la capital sueca es la más antigua conocida, gracias a que fue representada en una pintura. De esta forma, fue plasmado en el cuadro “Vädersolstavlan”, una pintura al óleo sobre tabla que representa un conjunto de halos y parhelios.

La copia de 1636 ejecutada por Jacob Heinrich Elbfas permanece en la catedral de San Nicolás (Storkyrkan), en el centro de Estocolmo, y fue restaurada entre 1998 y 1999

La obra, atribuida a Målare Urbana (Urban el Pintor), se creó justo después de producirse las luces en el cielo y el original se perdió sin que se volviera a saber nada al respecto

Sin embargo, la copia de 1636 ejecutada por Jacob Heinrich Elbfas permanece en la catedral de San Nicolás (Storkyrkan), en el centro de Estocolmo, y fue restaurada entre 1998 y 1999, eliminando unas capas de barniz de color marrón que tenía.

El cuadro, que tiene unas medidas de 163 cm × 110 cm, es célebre por varios motivos, más allá de sus cualidades artísticas.

Detalle de la obra de Vadersoltavlan.
Detalle de la obra de Vadersoltavlan.

En primer lugar, por ser la representación más antigua de Estocolmo en color, pero también es considerada la primera de la pintura de paisaje sueco. Y, como se apunta, pionera a la hora de documentar gráficamente los parhelios.

Desde el pasado siglo esta pintura se convirtió en un símbolo de Estocolmo y aún se muestra a menudo durante los actos conmemorativos de la ciudad

Se da la circunstancia, por si fuera poco, de que se hizo en un momento clave de la historia del país, por lo que desde el pasado siglo esta pintura se convirtió en un símbolo de Estocolmo y aún se muestra a menudo durante los actos conmemorativos de la ciudad.

En cuanto a su aparición en la literatura, Stephen King escribió sobre el fenómeno en un cuento llamado "The Sun Dog", como también se conoce a los parhelios, en su colección de cuentos "Four Past Midnight". Y en "King Henry VI, Part 3", William Shakespeare dramatizó la aparición de éstos durante la Guerra de las Rosas.

Archivado en:

Nuestros destacados