¿Sabían sumar los neandertales?

¿Existía la contabilidad en la prehistórica? Las marcas hechas en un hueso de hiena por un neandertal podrían haber registrado información numérica, según defiende el arqueólogo de la Universidad de Burdeos Francesco d'Errico.

Las marcas hechas en un hueso de hiena podrían darnos pistas sobre si los neandertales sabían sumar.
Las marcas hechas en un hueso de hiena podrían darnos pistas sobre si los neandertales sabían sumar.

Los últimos hallazgos arqueológicos sugieren que las personas desarrollaron números hace decenas de miles de años. Los estudiosos ahora están explorando las primeras hipótesis detalladas sobre esta invención que cambió el mundo.

Hace unos 60.000 años, en lo que hoy es el oeste de Francia, un neandertal recogió un trozo de fémur de hiena y una herramienta de piedra y comenzó a trabajar. Cuando la tarea se completó, el hueso llevaba nueve muescas que eran sorprendentemente similares y aproximadamente paralelas, como si estuvieran destinadas a significar algo.

El hueso llevaba nueve muescas que eran sorprendentemente similares y aproximadamente paralelas, como si estuvieran destinadas a significar algo

Francesco d'Errico, arqueólogo de la Universidad de Burdeos, Francia, tiene una idea sobre las marcas. Ha examinado muchos artefactos tallados antiguos durante su carrera, y piensa que el hueso de hiena, encontrado en la década de 1970 en el sitio de Les Pradelles cerca de Angulema, se destaca como inusual. Aunque los artefactos tallados antiguos a menudo se interpretan como obras de arte, el hueso de Les Pradelles parece haber sido más funcional, afirma D'Errico, quien argumenta que podría tratarse de codificación de información numérica. Y si eso es correcto, los humanos anatómicamente modernos podrían no haber sido los únicos en el desarrollo de un sistema de notaciones numéricas: los neandertales también podrían haber comenzado a hacerlo.

Es difícil concebir la vida humana sin los números.
Es difícil concebir la vida humana sin los números. Foto: IStock

Cuando D'Errico publicó sus ideas en 2018, se aventuraba en un territorio que pocos científicos habían explorado: las antiguas raíces de los números. "El origen de los números sigue siendo un nicho relativamente vacante en la investigación científica", dice Russell Gray, biólogo evolutivo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

Los humanos anatómicamente modernos podrían no haber sido los únicos en el desarrollo de un sistema de notaciones numéricas: los neandertales también podrían haber comenzado a hacerlo

Un tema que atrae a científicos de todas las disciplinas

Hoy  este tema atrae cada vez más atención, a medida que investigadores de las más variadas disciplinas se dedican a abordar este asunto desde diferentes puntos de vista.

De tal manera que los científicos cognitivos, antropólogos y psicólogos observan las culturas contemporáneas para entender las diferencias entre los sistemas numéricos existentes, definidos como los símbolos que una sociedad utiliza para contar y manipular los números. Su esperanza es que las pistas encerradas en los sistemas modernos puedan iluminar detalles de sus orígenes. Mientras tanto, los arqueólogos han comenzado a buscar evidencia de notaciones numéricas antiguas, y los biólogos evolutivos con interés en el lenguaje exploran los orígenes profundos de las palabras numéricas. Estos estudios han estimulado a los investigadores a formular algunas de las primeras hipótesis detalladas para el desarrollo prehistórico de los sistemas numéricos.

Estos estudios han estimulado a los investigadores a formular algunas de las primeras hipótesis detalladas para el desarrollo prehistórico de los sistemas numéricos

Volviendo al análisis de D'Errico del hueso de Les Pradelles, éste podría ayudar a proporcionar algunas ideas sobre cómo las primeras etapas de los sistemas numéricos tomaron forma. D'Errico estudió las nueve muescas bajo un microscopio, y afirmó que sus formas, profundidades y otros detalles son tan similares parecen haber sido hechos con la misma herramienta de piedra, sostenida de la misma manera.

Niños contando. Los números son esenciales para todo lo que hacemos.
Niños contando. Los números son esenciales para todo lo que hacemos. Foto: IStock.

Sin embargo, D'Errico no cree que este individuo pretenda producir un patrón decorativo porque las marcas son desiguales, considera que éstas podrían haber sido meramente funcionales, proporcionando un registro de información numérica.

Más hallazgos en este sentido

El hueso de Les Pradelles no es un hallazgo aislado. Por ejemplo, durante las excavaciones en Border Cave, en Sudáfrica, los arqueólogos descubrieron un peroné babuino de aproximadamente 42.000 años de antigüedad que también estaba marcado con muescas. D'Errico sospecha que los humanos anatómicamente modernos que vivían allí usaban el hueso para registrar información numérica.

Detalle de las muescas del hueso hallado en Sudáfrica.
Detalle de las muescas del hueso hallado en Sudáfrica. Foto: F. d'Errico & L. Backwell.

En este caso, el análisis microscópico de sus 29 muescas sugiere que fueron talladas utilizando cuatro herramientas distintas y por lo tanto representan cuatro eventos de conteo, que D'Errico cree que tuvieron lugar en cuatro ocasiones separadas. Además, asegura que los descubrimientos de los últimos veinte años muestran que los humanos antiguos comenzaron a producir grabados abstractos, que insinúan una cognición sofisticada, cientos de miles de años antes de lo que se pensaba.

Los arqueólogos descubrieron un peroné babuino de aproximadamente 42.000 años de antigüedad que también estaba marcado con muescas

La explicación de D'Errico sobre la evolución de estos sistemas numéricos

A la luz de estos descubrimientos, D'Errico ha desarrollado un escenario para explicar cómo los sistemas numéricos podrían haber surgido a través del acto mismo de producir tales artefactos. Su hipótesis es una de las dos únicas publicadas hasta ahora sobre el origen prehistórico de los números.

Así, sugiere que todo comenzó por accidente, ya que los primeros hominins dejaron involuntariamente marcas en los huesos mientras descuartizaban cadáveres de animales. Más tarde, los homininos dieron un salto cognitivo, al percibir que podían marcar deliberadamente los huesos para producir diseños abstractos. En algún momento después de eso, se produjo otro salto: las marcas individuales comenzaron a tomar significado y algunas de ellas codificaban información numérica.

El hueso de hiena de Les Pradelles es potencialmente el primer ejemplo conocido de este tipo de marca, dice D'Errico. Él piensa que, con saltos adicionales, o lo que él llama exaptaciones culturales, tales muescas eventualmente llevaron a la invención de signos numéricos como 1, 2 y 3.

El hueso de hiena de Les Pradelles es potencialmente el primer ejemplo conocido de este tipo de marca, dice D'Errico

Empero, D'Errico reconoce que hay lagunas en este escenario. No está claro qué factores culturales o sociales podrían haber alentado a los antiguos homininos a comenzar a marcar huesos u otros artefactos deliberadamente o a aprovechar esas marcas para registrar información numérica.

Por otro lado, varios investigadores han advertido que los artefactos antiguos, como el hueso de Les Pradelles son difíciles de interpretar. Es el caso de Karenleigh Overmann, arqueóloga cognitiva de la Universidad de Colorado, en Colorado Springs, quien destaca esas dificultades, citando el ejemplo de los palos de mensaje utilizados por los aborígenes australianos. Estos palos, que suelen ser longitudes aplanadas o cilíndricas de madera, están adornados con muescas que pueden parecer como si codificaran información numérica, pero muchos no lo hacen.

Varios investigadores han advertido que los artefactos antiguos, como el hueso de Les Pradelles son difíciles de interpretar

Otros defienden que estos podrían servir como una especie de memoria visual como ayuda a un mensajero a recordar los detalles del mensaje que están entregando. "Me recuerda el acto de contar una narrativa en lugar de contabilizar una cantidad", explica Piers Kelly, un antropólogo lingüístico de la Universidad de Nueva Inglaterra en Armidale, Australia.

Son muchas las preguntas abiertas sobre cuándo y cómo los humanos comenzaron a usar números por primera vez. Pero, a pesar de que el debate gira en torno a estas preguntas, los investigadores están de acuerdo en que es un tema que merece mucha más atención. Y es que los números son tan fundamentales para todo lo que hacemos que es difícil concebir la vida humana sin ellos.

Fuente: Nature.

Archivado en:

Reconstrucción de la necrópolis y poblado de Los Millares (los tres espacios amurallados interiores), de Iñaki Dieguez Uribeondo.

Relacionado

La primera gran ciudad de la Prehistoria en la península ibérica se construyó hace 5.000 años

Los mejores vídeos