Una simulación récord muestra cómo el clima dio forma a la migración humana

Una simulación de los últimos dos millones de años del clima de la Tierra proporciona evidencia de que la temperatura y otras condiciones influyeron en la migración humana temprana y, posiblemente, contribuyeron a la aparición de la especie humana moderna hace unos 300.000 años.

La primera especie humana, Homo heidelbergensis, podría haber sido capaz de extenderse por toda la Tierra porque surgieron condiciones climáticas.
La primera especie humana, Homo heidelbergensis, podría haber sido capaz de extenderse por toda la Tierra porque surgieron condiciones climáticas.

Este hallazgo es uno de los muchos que han salido del modelo más grande hasta ahora para investigar cómo los cambios en el movimiento de la Tierra han influido en el clima y la evolución humana. "Este es otro ladrillo en la pared para apoyar el papel del clima en la formación de la ascendencia humana", dice Peter de Menocal, director de la Institución Oceanográfica Woods Hole en Falmouth, Massachusetts.

La idea de que el clima podría tener un papel importante en la evolución humana ha existido desde al menos la década de 1920, cuando los científicos comenzaron a debatir si las condiciones más secas habían llevado a los primeros antepasados humanos a comenzar a caminar sobre dos pies, para adaptarse a la vida en la sabana. Pero, hasta ahora, los investigadores han luchado por proporcionar pruebas sólidas de que el clima jugó un papel en la configuración de la humanidad.

Influencia orbital

En el último estudio, Axel Timmermann, físico climático de la Universidad Nacional de Pusan en Corea del Sur, y sus colegas ejecutaron un modelo climático en una supercomputadora durante seis meses para reconstruir cómo la temperatura y la lluvia podrían haber dado forma a los recursos disponibles para los humanos en los últimos millones de años.

Los investigadores examinaron cómo las fluctuaciones a largo plazo en el clima provocadas por el movimiento astronómico de la Tierra podrían haber creado las condiciones para estimular la evolución humana

Específicamente, los investigadores examinaron cómo las fluctuaciones a largo plazo en el clima provocadas por el movimiento astronómico de la Tierra podrían haber creado las condiciones para estimular la evolución humana.

La evolución humana con el Homos erectus se dio en África hace unos dos millones de años.
La evolución humana con el Homos erectus se dio en África hace unos dos millones de años.

El empuje y la atracción de otros planetas alteran el clima de la Tierra, al cambiar tanto la inclinación como la forma de su órbita. A lo largo de ciclos de 41.000 años, la inclinación de la Tierra oscila, afectando la intensidad de las estaciones y cambiando la cantidad de lluvia que cae sobre los trópicos. Y, a lo largo de ciclos de 100.000 años, pasa de tener una órbita más circular, que trae más luz solar y veranos más largos, a tener una órbita más elíptica, lo que reduce la luz solar y puede conducir a períodos de formación glacial.

Timmermann y sus colegas utilizaron una simulación que incorporó estos cambios astronómicos, y luego combinaron sus resultados con miles de fósiles y otras pruebas arqueológicas, para determinar dónde y cuándo podrían haber vivido seis especies de humanos, incluidos el Homo erectus temprano y el Homo sapiens moderno.

Movimientos y mezclas

El estudio bombeó una cantidad vertiginosa de datos, y Timmermann indica que surgieron varios patrones interesantes. Por ejemplo, el análisis de los investigadores mostró que una especie humana temprana, Homo heidelbergensis, comenzó a expandir su hábitat hace unos 700.000 años. Algunos científicos han pensado que podría haber dado lugar a una gran cantidad de otras en todo el mundo, incluidos los neandertales (Homo neanderthalensis) en Eurasia y H. sapiens en algún lugar de África.

El análisis de los investigadores mostró que una especie humana temprana, Homo heidelbergensis, comenzó a expandir su hábitat hace unos 700.000 años

El modelo sugiere que la distribución de H. heidelbergensis en todo el mundo fue posible porque una órbita más elíptica creó condiciones climáticas más húmedas, que permitieron a la especie migrar más ampliamente. La simulación también mostró que las regiones más habitables, en términos de clima, cambiaron con el tiempo, y el registro fósil se rastreó junto con ellas.

"La colección global de cráneos y herramientas no se distribuye aleatoriamente en el tiempo", señala Timmermann. "Sigue un patrón", que se superpone con el cambio climático impulsado por el movimiento de la Tierra. "Esto es increíble para mí, aquí hay un patrón que nadie hasta ahora fue capaz de ver", añade.

Cráneos de Homo sapiens.
Cráneos de Homo sapiens.

Una parte de este patrón podría proporcionar una nueva visión de dónde y cómo surgió nuestra propia especie. Algunos estudios genéticos de grupos modernos de cazadores-recolectores en el África subsahariana, que tienden a estar genéticamente aislados, sugieren que H. sapiens es el resultado de un solo evento evolutivo en el sur del contienente. Pero otros estudios apuntan a una historia más compleja, en la que la humanidad comenzó como un hervidero de muchos grupos diferentes de antiguos africanos que, juntos, evolucionaron en humanos modernos.

Timmermann y sus colegas apuntan que su reconstrucción climática favorece la hipótesis de la ruta evolutiva única. El modelo sugiere que nuestra especie evolucionó cuando H. heidelbergensis en el sur de África comenzó a perder un hábitat habitable durante un período inusualmente cálido. Esta población podría haber evolucionado a H. sapiens, adaptándose a las condiciones más cálidas y secas.

 "Argumentar que un evento climático en particular condujo a un evento de especiación es realmente difícil"

Pero es poco probable que este hallazgo ponga fin al debate. "Argumentar que un evento climático en particular condujo a un evento de especiación es realmente difícil", en parte debido a las brechas en el registro fósil y genético, aclara Tyler Faith, paleobiólogo de la Universidad de Utah en Salt Lake City.

Lo mismo ocurre con muchos de los otros patrones reportados en el documento.

La mayoría de los investigadores que hablaron con Nature dicen que se necesitará más evidencia para demostrar que los ciclos astronómicos influyeron en la trayectoria de la ascendencia humana. "Si resolver el misterio del cambio climático y la evolución humana pudiera tratarse en un solo artículo, se habría hecho hace 40 años", argumenta Faith.

Es por eso que Timmermann y sus colegas planean ejecutar modelos aún más grandes, incluidos los que integran datos genéticos.

Fuente: Nature.

Archivado en:

Restos humanos en el yacimiento de El Mirador (Atapuerca).

Relacionado

Las poblaciones humanas de la prehistoria reciente tenían fuertes vínculos de parentesco

Arqueólogos trabajando en el sitio rocoso deGrotte Mandrin, donde se descubrieron los restos relacionados con el Homo sapiens.

Relacionado

El primer Homo sapiens de Europa, encontrado en una cueva francesa

Trabajos arqueológicos en el abrigo de Peña Capón durante la campaña de 2019. Foto: Sinc.

Relacionado

El Homo sapiens se asentó en la península durante la última glaciación

Cráneo reconstruido de Homo erectus hallado en el yacimiento sudafricano de Drimolen. Therese van Wyk, Universidad de Johanesburgo

Relacionado

Hallados en Sudáfrica los fósiles más antiguos de Homo erectus

Nuestros destacados