La transformación digital llega al campo

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) quiere impulsar la transformación digital en el sector agroalimentario, con el objeto de hacer frente a los retos que plantea la emergencia climática.

Con la transformación digital, el sector agroalimentario sea más eficiente y sostenible.
Con la transformación digital, el sector agroalimentario sea más eficiente y sostenible.

El big data, el blockchain, la sensórica, Internet de las cosas (IoT) o la inteligencia artificial son tecnologías que no se acostumbran a relacionar con la producción agrícola. Si bien existen soluciones para que el sector agroalimentario sea más eficiente y sostenible, por ahora el grado de implementación de las Tecnología de Información y Comunicaciones (TIC) es muy bajo o va más lento de lo que cabría esperar.

Reducir la brecha digital en la agricultura y la ganadería es clave para que el sector agroalimentario pueda hacer frente a los retos que plantea la emergencia climática, en la que será necesario alimentar a una población de 10 millones de personas en un contexto en que los recursos naturales serán cada vez más limitados (en el 2030, se calcula que la demanda de agua dulce será un 40% superior a la disponible).

“La digitalización no será la solución a todos los problemas, pero nos ayudará a dar respuesta a los retos de la pobreza, el hambre, la sostenibilidad y el uso eficiente de los recursos”

“La digitalización no será la solución a todos los problemas, pero nos ayudará a dar respuesta a los retos de la pobreza, el hambre, la sostenibilidad y el uso eficiente de los recursos”, señala Agustí Fonts, jefe de la Oficina de Valorización del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA).

La digitalización de la agricultura y la ganadería tiene el potencial, entre otras cosas, de mejorar la eficiencia en el uso de los recursos, asegurar la trazabilidad de los alimentos, garantizar el origen y la seguridad, mejorar la sostenibilidad de la producción y contribuir a reducir el despilfarro alimentario.

La digitalización de la agricultura y la ganadería tiene el potencial, entre otras cosas, de mejorar la eficiencia en el uso de los recursos.
La digitalización de la agricultura y la ganadería tiene el potencial, entre otras cosas, de mejorar la eficiencia en el uso de los recursos. Foto: IStock.

Así, por ejemplo, gracias al blockchain se puede trazar todo el proceso de producción de la carne, para que el consumidor tenga la garantía que el bistec que se lleva a la boca es ecológico; con sensórica o teledetección, conocer con precisión la necesidad de agua de una parcela de manzanos y, con inteligencia artificial, la calidad de un fruto antes que entre en la cámara solo con una fotografía hecha con el móvil.

Transformaciones históricas

“La digitalización puede comportar una transformación de la magnitud de transformaciones históricas como la mecanización, la revolución genética o la asociada al uso de los fertilizantes fitosanitarios”, afirma Joan Bonany, coordinador de la iniciativa sobre sistemas agroalimentarios inteligentes del Plan estratégicos del IRTA. Esta transformación, comenta Bonany, implica “un cambio profundo, más allá del tecnológico: un cambio en los procesos, los modelos de negocio, las estrategias y la capacitación en habilidades digitales del personal”.

Desde Cataluña, el IRTA coordina y lidera varios proyectos de Agricultura 4.0, algunos de los cuales se han presentado en el Fórum Datagri, que finaliza hoy en Lérida, organizado con el fin de que los profesionales del sector agroalimentario entren en contacto directo con las últimas tecnologías digitales que pueden revolucionar el sector.

El Fórum Datagri se ha organizado para que los profesionales del sector agroalimentario entren en contacto con las  tecnologías digitales.
El Fórum Datagri se ha organizado para que los profesionales del sector agroalimentario entren en contacto con las tecnologías digitales.

Tres casos de éxito del IRTA

“La digitalización no solo consiste en que los agricultores puedan consultar datos sobre variables esenciales como el suelo, los cultivos, el ganado o la climatología, sino que tengan acceso a herramientas digitales avanzadas que les permitan convertir estos datos en ideas valiosas y factibles”, explica Bonany.

IrriDesk es un sistema de prescripción inteligente de dosis de riego para el uso eficiente del agua que se basa en sensórica, Internet de las Cosas y herramientas de ayuda en la toma de decisiones

En esta línea, entre los proyectos y soluciones de transformación digital que el IRTA pone a la disposición de los profesionales de la industria agroalimentaria se encuentra IrriDesk, un sistema de prescripción inteligente de dosis de riego para el uso eficiente del agua que se basa en sensórica, Internet de las Cosas y herramientas de ayuda en la toma de decisiones. IrriDesk, que trabaja con un algoritmo original que responde al clima y a los datos del suelo, mejora la productividad del agua en un 15% respecto de una gestión humana experta y reduce en un 80% el tiempo necesario de supervisión y control de riego.

También la acuicultura puede servirse de las TIC para mejorar su eficiencia y sostenibilidad, como lo demuestra el proyecto IRTAmar de automatización y control de calidad de las aguas. Se trata de un módulo inteligente de recirculación de agua marina y continental, que consigue una reducción del consumo de agua de un 95% respecto al flujo abierto, rebaja en un 50% el vertido de nitrógeno, reduce hasta un 10% la pérdida de alimento y proporciona hasta un 50% de ahorro en el consumo energético en explotaciones acuícolas. 

La Plataforma AGROasesor ofrece recomendaciones dinámicas para mejorar procesos como el riego y la fertilización.
La Plataforma AGROasesor ofrece recomendaciones dinámicas para mejorar procesos como el riego y la fertilización.

En el ámbito de las herramientas de ayuda en la toma de decisiones, la Plataforma AGROasesor ofrece recomendaciones dinámicas para mejorar procesos como el riego y la fertilización.

Esta herramientas integran la gestión de actuaciones en parcela con balances diarios de las necesidades de nutrientes y agua

Ésta integra la gestión de actuaciones en parcela con balances diarios de las necesidades de nutrientes y agua. Con AGROasesor, cada usuario gestiona los datos de sus actuaciones en su  parcela y pude mantener actualizados los cuadernos administrativos de fitosanitarios y fertilizantes, así como acceder a información digital de mapas de suelo o a imágenes de satélite, que se incorporan al seguimiento de sus cultivos. Se trata de un proyecto pionero que está operativo en Cataluña, País Vasco, Navarra, Andalucía y Castilla-La Macha.

Reto global, soluciones colaborativas

Con el convencimiento de que para tener un impacto real es necesario actuar de forma coordinada y trabajar con partners mundiales, el IRTA ha impulsado la RIDAG (Red Iberoamericana para la Digitalización de la Agricultura y la Ganadería). Su objetivo es promover la transformación digital de los sectores agropecuarios en Cataluña, Argentina, Chile y Uruguay. Laboratorios de experimentación sobre el terreno, validación de tecnologías, capacitación y asesoramiento y observación y monitorización pueden contribuir en hacer el sistema más sostenible, ayudando a los agricultores y productores a superar la brecha digital para mejorar la sanidad, el uso de los recursos y la economía.

Imagen de la zona de Lleida objeto del estudio.

Relacionado

La agricultura de Lleida centra un estudio mundial sobre predicción climática y gestión del agua

La agricultura orgánica regenerativa genera suelo sano gracias a la rotación de cultivos, la labranza de conservación y el compostaje. Keri Oberly

Relacionado

La firma Patagonia lanza una campaña sobre agricultura orgánica regenerativa

Los mejores vídeos