Tres exploradores históricos cautivados por sirenas

Los avistamientos de sirenas no solo se relegan a obras de ficción y a la cultura popular. Tres famosos exploradores a lo largo de la historia han afirmado haber visto a estas atractivas criaturas mitad mujer y mitad pez.

Juan Domínguez

Las sirenas aparecen en cuentos populares que abarcan culturas y siglos.
Las sirenas aparecen en cuentos populares que abarcan culturas y siglos.

Algo extraño comenzó a suceder en la ciudad costera de Kiryat Yam, en Israel en 2009. Comenzó con una persona, pero pronto decenas aseguraron haber visto el mismo espectáculo asombroso: una sirena retozando en las olas cerca de la costa.

Finalmente, aparecieron tantos relatos que el gobierno local decidió ofrecer un premio de un millón de dólares a la primera persona que fotografiara a la sirena.

Desde las de Homero hasta la Sirenita de Hans Christian Andersen, estas atractivas criaturas mitad mujeres y mitad pez aparecen en cuentos populares que abarcan culturas y siglos

Las historias sobre sirenas han existido desde el principio de los tiempos. Desde las de Homero hasta la Sirenita de Hans Christian Andersen, estas atractivas criaturas mitad mujeres y mitad pez aparecen en cuentos populares que abarcan culturas y siglos. Sin embargo, ahí es generalmente donde permanecen: en el ámbito de la ficción.

Ulises y las sirenas. Grabado en madera, publicado en 1880.
Ulises y las sirenas. Grabado en madera, publicado en 1880.

Puede parecer desconcertante que un gobierno apoye activamente la creencia en una criatura supuestamente mítica. Sin embargo, los exploradores más legendarios de la historia también afirman haber registrado avistamientos de sirenas.

Los tres exploradores que vieron sirenas

Henry Hudson fue el primer europeo en navegar río arriba y explorar la bahía que ahora lleva su nombre. En 1608, Hudson anotó en su cuaderno de bitácora que algunos miembros de su tripulación habían visto a una sirena nadando cerca del costado del barco mirándolos.

Los marineros aseveraron que, desde el ombligo hacia arriba, “su espalda y pechos eran como los de una mujer”, pero cuando se zambulló bajo el agua “vieron su cola, que era como la de una marsopa”.

Cuando navegaba frente a una isla en las Indias Occidentales y vio a una mujer "nadando con toda la gracia posible" que, a pesar de su "largo cabello verde", era "de ninguna manera poco atractiva"

El capitán John Smith es probablemente más conocido por sus hazañas en Jamestown, la primera colonia estadounidense, pero tuvo bastantes aventuras en alta mar antes de conocer a Pocahontas. Estas escapadas marítimas continuaron en 1611, cuando navegaba frente a una isla en las Indias Occidentales y vio a una mujer "nadando con toda la gracia posible" que, a pesar de su "largo cabello verde", era "de ninguna manera poco atractiva". El intrigado Capitán Smith luego observó que "desde debajo del estómago la mujer dio paso al pez" cuando la hermosa sirena se escabulló.

Litografía donde se recrea el encuentro de Henry Hadson con una sirena.
Litografía donde se recrea el encuentro de Henry Hadson con una sirena.

No debería sorprendernos que el explorador más famoso de todos también haya visto algunas sirenas en sus viajes. El 9 de enero de 1493, Cristóbal Colón informó haber visto tres cerca de la República Dominicana. No fue tan afortunado como el capitán Smith: sus sirenas "no eran ni la mitad de hermosas de lo que están pintadas". En general, no se inmutó por el incidente, ya que, sin pensarlo, señaló que “había visto algunas, en otras ocasiones, en Guinea, en la costa de la Manequeta”.

Explicación a estos avistamientos de sirenas

Entonces, ¿tres de los exploradores más famosos de Europa realmente ofrecieron pruebas de los avistamientos genuinos de sirenas? Después de todo, los hombres que pasaron su vida navegando en alta mar inexplorada parecen ser los mejores candidatos para detectarlos.

Sin embargo, puede haber una explicación menos fantástica detrás de estos fenómenos.

Los historiadores generalmente están de acuerdo en que los avistamientos de Hudson y Colón probablemente fueron solo manatíes

De hecho, la historia de Smith puede haber sido pura invención. La primera referencia rastreable al encuentro del capitán con una sirena de cabello verde es un artículo de periódico de 1849, escrito nada menos que por Alexander Dumas. El autor de Los Tres Mosqueteros puede haber inventado la historia de Smith y la sirena solo para darle vida a su propia historia.

Los manatíes pueden girar la cabeza de manera similar a la humana, gracias a las vértebras del cuello.
Los manatíes pueden girar la cabeza de manera similar a la humana, gracias a las vértebras del cuello.

Los historiadores generalmente están de acuerdo en que los avistamientos de Hudson y Colón probablemente fueron solo manatíes. Estos mamíferos acuáticos (miembros del orden “sirenio”) tienen cinco conjuntos de huesos en las extremidades anteriores que se asemejan a los dedos y pueden girar la cabeza de manera similar a la humana, gracias a las vértebras del cuello.

No hace falta un gran esfuerzo de imaginación para ver cómo los marineros deseosos de tener compañía femenina pueden confundir la silueta de un manatí bajo el agua con una sirena.

En cuanto a la de Kiryat Yam, el ayuntamiento niega que la recompensa fuera un truco publicitario, aunque aún no se ha entregado el dinero del premio.

Fuente: All That Interesting Things.

Archivado en:

Los mejores vídeos