¿Tuviste Covid? Probablemente producirás anticuerpos para toda la vida

Según un reciente estudio publicado en la revista Nature, las personas que se recuperan de una Covid-19 de carácter leve tienen células de médula ósea que pueden producir anticuerpos durante décadas. Sin embargo, advierte que las variantes que surgen de este virus podrían amortiguar parte de la protección que ofrecen.

Imagen del coronavirus o Covid 19. Foto: Istock. Autor: Ffikretow
Imagen del coronavirus o Covid 19. Foto: Istock. Autor: Ffikretow

Muchas personas que han padecido Covid-19 probablemente producirán anticuerpos contra el virus durante la mayor parte de sus vidas. Así se afirma en un reciente estudio, cuyos autores han identificado células productoras de anticuerpos de larga vida en la médula ósea de personas que se han recuperado de coronavirus.

Asimismo, asegura que la inmunidad desencadenada por la infección por SARS-CoV-2 será extraordinariamente duradera. Además de esta buena noticia, "las implicaciones son que las vacunas tendrán el mismo efecto duradero", afirma Menno van Zelm, inmunólogo de la Universidad de Monash, en Australia.

Científica en el laboratorio estudiando los anticuerpos de la Covid-19. Foto: IStock. Autor: Sam Thomas.
Científica estudiando la covid 19

Los anticuerpos -proteínas que pueden reconocer y ayudar a inactivar las partículas virales- son una defensa inmunitaria clave. Después de una infección, las células de corta duración llamadas plasmablastos son una fuente temprana de éstos, pero retroceden poco después de que el virus se elimina del cuerpo. Otras de mayor duración fabrican anticuerpos: las células B de memoria. Éstas recorren la sangre para su reinfección, mientras que las llamadas plasmáticas de la médula ósea (BMPCs) se esconden en los huesos, filtrando anticuerpos durante décadas.

Las células plasmáticas de la médula ósea (BMPCs) se esconden en los huesos, filtrando anticuerpos durante décadas

"Una célula plasmática es nuestra historia de vida, en términos de los patógenos a los que hemos estado expuestos", declara Ali Ellebedy, inmunólogo de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, quien dirigió el estudio, publicado en Nature el pasado 24 de mayo.

La producción de anticuerpos en la Covid-19

Los investigadores creen que la infección por SARS-CoV-2 desencadenaría el desarrollo de BMPCs -casi todas las infecciones virales lo hacen-, pero ha habido signos de que el coronavirus grave podría interrumpir la formación de las células.

En este sentido, es importante señalar que algunos estudios tempranos de inmunidad de Covid-19 también avivaron esta preocupación, cuando encontraron que los niveles de anticuerpos se desplomaron poco después de la recuperación.

Por otro lado, el equipo de Ellebedy rastreó la producción de anticuerpos en 77 personas que se habían recuperado de casos en su mayoría leves de Covid-19. Como se esperaba, los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 se desplomaron en los cuatro meses posteriores a la infección. Pero esta disminución se desaceleró, hasta 11 meses después de la infección. 

Para identificar la fuente de éstos, el equipo de Ellebedy recolectó células B de memoria y médula ósea de un subconjunto de participantes. Siete meses después de desarrollar síntomas de coronavirus, la mayoría de ellos todavía tenían células B de memoria que reconocían el SARS-CoV-2. En 15 de las 18 muestras de médula ósea, los científicos encontraron poblaciones ultrabajas, pero detectables de BMPCs, cuya formación había sido desencadenada por las infecciones por coronavirus de los individuos entre 7 y 8 meses antes.

Los niveles de estas células eran estables en las cinco personas que dieron otra muestra de la médula varios meses más adelante. "Esta es una observación muy importante", dada la disminución de los anticuerpos del SARS-CoV-2, dice Rafi Ahmed, inmunólogo de la Universidad Emory en Atlanta, Georgia.

La vacuna de Pfizer y la inmunidad al coronavirus

Por último, el equipo de Ellebedy ha observado señales tempranas de que la vacuna de Pfizer debería desencadenar la producción de las mismas células. Pero la persistencia de la producción de anticuerpos, ya sea provocada por la vacunación o por la infección, no garantiza una inmunidad a la Covid-19.

Una mujer recibe la vacuna contra la Covid-19, sobre la que los expertos afirman que se puede necesitar refuerzos. Foto: Istock. Autor: Choreograph.
Una mujer recibe una vacuna contra la Covid 19

La capacidad de algunas variantes emergentes del SARS-CoV-2 para mitigar los efectos protectores de los anticuerpos significa que pueden ser necesarias inmunizaciones adicionales para restaurar los niveles, dice Ellebedy. "Mi presunción es que necesitaremos un refuerzo".

Fuente: Nature.

Archivado en:

Relacionado

Los “caza-coronavirus” descubren un coronavirus canino

Relacionado

El CSIC obtienen un nanomaterial que elimina el coronavirus

Relacionado

¿Puede el estudio del lenguaje predecir las mutaciones del coronavirus?

Los mejores vídeos