"Nuestra misión es apoyar a la pyme y al emprendimiento". Entrevistamos a José Bayón, CEO de ENISA

Empresas como Ecoalf y HolaLuz encontraron en ENISA la financiación que necesitaban para poner en marcha sus proyectos innovadores. José Bayón, su CEO, se enorgullece de ellas y de muchos otros casos de éxito. Pero avisa: para seguir innovando, España necesita vincular el conocimiento con el sistema productivo, el capital público y privado, y una sólida base empresarial e industrial.

Mundo Geo

https://youtu.be/ofvHIz7tnG4

Las oficinas de ENISA, el organismo adscrito al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que presta apoyo financiero a pequeñas y medianas empresas, así como  a emprendedores y emprendedoras para impulsar su desarrollo, se encuentran en una amplia avenida de Madrid, frente a un gran parque repleto de vida a estas horas de la mañana. La luz entra con ganas a través de los enormes ventanales del despacho del  CEO de ENISA. Bayón, ingeniero de formación, se muestra afable, de trato cercano y sonrisa fácil. Su charla no responde al típico esquema memorizado y contado una y otra vez, sino que fluye de modo natural, con solvencia y oficio. Sus años en la política municipal como concejal de Economía y Hacienda y teniente de alcalde en Segovia seguramente tienen mucho que ver en ello. Antes de entrar de lleno en distintas cuestiones relacionadas con la sostenibilidad y la transición ecológica, hemos querido conocer qué es ENISA, qué papel viene jugando en el actual panorama social y empresarial y cómo han logrado hacerse un hueco en el mundo del emprendimiento.

GEO: Dígame, ¿qué es ENISA, cuál es su misión?

JOSÉ BAYÓN: Por su nombre, por sus siglas, ENISA es la Empresa Nacional de Innovación Sociedad Anónima, es una sociedad mercantil estatal, por lo tanto es una empresa 100 % pública, adscrita al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en la Dirección General de Industria y PYME. Resumiendo, se trata de un instrumento público de apoyo a la pyme innovadora y al emprendimiento. Estos dos apellidos son importantes. Apoyos a la pyme en la estructura de la Administración Pública existen muchos. Nuestra especialidad es el emprendimiento y la innovación. Apoyamos por tanto a pymes con proyectos innovadores. ENISA nace en el año 1982 en  el seno del INI, el antiguo Instituto Nacional de Industria, cuando España 

entraba en Europa y se abría al mundo, con el objetivo de servir de instrumento público que apoyara en esa transformación innovadora. Es en el año 2001, pero sobre todo en 2004, cuando se centra en los préstamos participativos y en el apoyo específico financiero al emprendimiento y a la pyme. Desde entonces se han invertido más de 1.100 millones de euros en más de 6.400 empresas, con más de 7.000 préstamos participativos en empresas de todos los sectores, desde Cabify, Wallapop, Holaluz, Ecoalf, Privalia, MásMóvil, Alvalle, Floret...

Corríjame entonces, la misión de ENISA no es buscar empresas unicornios ni convertir España en un Silicom Valley.

No. Nuestra misión es ser un apoyo a la pyme y al emprendimiento. El objetivo final no es tanto unicornios, sino ser útiles a la sociedad porque somos un instrumento público. Y dentro de esa utilidad a la sociedad, a nosotros nos toca orientar y apoyar la innovación de la pyme. El objetivo político y público es que la pyme española nazca, crezca y se fortalezca, y lo haga hacia un modelo sostenible en todos los aspectos: social, económica y ambiental. 

Tampoco son entonces una ventanilla para empresas que necesitan liquidez. ¿O sí?

No, en absoluto. Y esto sí es importante decirlo. No somos una ventanilla de liquidez. Y además, quedó demostrado de forma natural el año pasado. El ecosistema emprendedor nos ubica bien. Cuando entró el nuevo Gobierno y la ministra Reyes Maroto propuso mi nombramiento en 2018, hicimos un esfuerzo muy grande en dos aspectos importantes: por un lado, que las líneas de ENISA estuviesen aprobadas antes, porque había un cierto abandono en ese aspecto; y por otro, un empeño de comunicación muy grande, porque entendemos que es un instrumento muy útil que se tiene que conocer y utilizar. Estas dos cuestiones han dado como resultado que cada vez tengamos más demandas. El año pasado, que fue el que más solicitudes tuvimos, se produjo una cosa curiosa. Empezamos el año, antes de la pandemia, con una demanda altísima. Y cuando en marzo se decreta el estado de alarma, pensé, y así lo comenté con la ministra, que el asunto se nos iría de las manos por el número de solicitudes. No fue así. Y no lo fue porque entró ICO con los 114.000 millones de avales públicos y el mercado en ese aspecto se reubicó. A nosotros nos siguieron viniendo empresas emprendedoras,  no por liquidez. Sabían que la ventanilla era otra, que además hay que decirlo, funcionó muy bien...

Puedes seguir leyendo esta entrevista en el número de GEO que está en los kioscos.

 

Los mejores vídeos