La unificación italiana y la música de Giuseppe Verdi

Las óperas de Verdi son bien conocidas. Menos conocido es su papel como como miembro del parlamento y ferviente partidario de la unificación italiana.

La unificación Italiana fue muy importante para Verdi.
La unificación Italiana fue muy importante para Verdi.

Con motivo del 200 aniversario del compositor, la escritora y periodista Clemency Burton-Hill repasó la vida y la época de Giuseppe Verdi en BBC Culture. Así comienza recordando cómo Italia lloró su muerte. Y es que casi un cuarto de millón de personas salió a las calles a despedir al insigne artista. Sin embargo, la razón por la que los italianos lo hicieron ese día invernal en los albores del siglo pasado fue mucho más que solo música.

Las óperas de Verdi habían proporcionado la banda sonora al medio siglo políticamente tempestuoso que precedió a su muerte y sus arias más famosas se habían convertido en cuasi himnos de la unificación italiana.

Clemency Burton-Hill señala que cuando Nabucco tuvo su estreno en La Scala en 1842, Italia era simplemente un grupo de reinos y principados geográficamente contiguos con poco más para unirlos que un idioma común.

Un momento del funeral de Verdi.
Un momento del funeral de Verdi.

Cuando gritaron "¡Viva Verdi!" durante el cortejo fúnebre, todavía estaban muy conscientes del doble sentido de la consigna

De tal manera que, cuando los italianos cantaron el Coro de los esclavos hebreos en la procesión fúnebre de Verdi, no fue solo porque era una melodía pegadiza que conocían la letra. Su tema - los israelitas dando voz conmovedora a su anhelo por la tierra prometida- se había convertido en un poderoso análogo de los deseos frustrados del pueblo italiano durante mucho tiempo.

Cuando gritaron "¡Viva Verdi!" durante el cortejo fúnebre, todavía estaban muy conscientes, apunta Burton-Hill, del doble sentido de la consigna y de su resonancia clandestina para los agitadores del "Risorgimento", como se conocía la causa del nacionalismo italiano.

Las letras VERDI también deletreaban el nombre del Rey de Cerdeña que, en 1861, finalmente tomó el trono de la unificación italiana por primera vez desde el siglo VI, como Victor Emmanuele Re D'Italia.

Ese mismo año, a petición del nuevo primer ministro Camillo Cavour, Verdi ingresó en el primer parlamento del país, en el que ocupó el cargo durante cuatro años.

¡Honra a esos héroes!

Giuseppe Verdi se entregó al espíritu del Risorgimento. Así, en 1848, después del estallido de la revolución en Milán, escribió desde París a su libretista Francesco Piave: “¡Honor a estos héroes! ¡Honor a toda Italia, que en este momento es verdaderamente grande! La hora de su liberación ha sonado ".

 Era anticlerical, pacifista, un patriota ardiente y un liberal, y sus óperas se convirtieron en vehículos singularmente poderosos para sus creencias políticas

Dejó muy claras sus prioridades personales y agregó: “¡Me hablas de música! ¿Qué te pasa? ... ¿Crees que ahora quiero ocuparme de las notas, de los sonidos? ... Debe haber una sola música bienvenida a los oídos de los italianos en 1848. ¡La música del cañón!

Litografía de la batalla del Volturno, combate en Santa Maria Maggiore.
Litografía de la batalla del Volturno, combate en Santa Maria Maggiore.

Pero Verdi se preocupaba invariablemente por las notas y los sonidos, relata Clemency Burton-Hill. Era un republicano lo suficientemente pragmático como para darse cuenta de que la perspectiva más realista para la unificación italiana residía en apoyar al rey.  Era anticlerical, pacifista, un patriota ardiente y un liberal, y sus óperas se convirtieron en vehículos singularmente poderosos para sus creencias políticas.

Es difícil no maravillarse por el hecho de que su agudeza política apenas se ha atenuado

Como era de esperar, los historiadores contemporáneos adoptaron rápidamente el mensaje de las primeras óperas como Nabucco, Ernani y Attila, llevando las obras a la causa de la unificación italiana. Además de los mensajes políticos, el instinto de Verdi para comunicar la desordenada aventura del ser humano con patetismo, empatía y un drama emocionante era simplemente incomparable. Fue ese genio, en última instancia, lo que elevó su estatus más allá del de un mero conjurador de música y palabras, indica la autora del artículo.

En muchos sentidos, su genio sigue siendo incomparable en la actualidad. Es difícil no maravillarse por el hecho de que su agudeza política apenas se ha atenuado. Dejando a un lado las melodías agrietadas y las tramas emocionantes, las preocupaciones de Verdi parecen tan progresistas hoy como lo eran cuando la tinta aún estaba fresca en su papel manuscrito, argumenta la escritora.

Archivado en:

Los mejores vídeos