Zimbabue lucha contra la desconfianza hacia la vacuna del sarampión

Zimbabue ha lanzado una campaña de concienciación para combatir los recelos sobre la vacuna del sarampión, tras el fuerte aumento detectado en los últimos días en el número de casos y muertes.

Rosario Martínez

La vacuna del sarampión levanta recelos en cierta parte de la población de este país.
La vacuna del sarampión levanta recelos en cierta parte de la población de este país.

Zimbabue se ha embarcado en una campaña de concienciación pública para luchar contra la desconfianza hacia las vacunas del sarampión, para garantizar el éxito de su campaña de inmunización lanzada después de que un reciente brote de esta enfermedad se cobrara la vida de casi 700 niños, según fuentes gubernamentales.

Equipos de trabajadores de salud del gobierno han estado recorriendo localidades residenciales en áreas urbanas y aldeas educando a los ciudadanos sobre la importancia de vacunar a sus hijos.

La campaña de vacunación en curso está dirigida a unos seis millones de niños; dos millones menores de cinco años y cuatro millones de cinco a 15 años

La campaña de vacunación en curso está dirigida a unos seis millones de niños; dos millones menores de cinco años y cuatro millones de cinco a 15 años. Esto se realiza tras el fuerte aumento en el número de casos de sarampión en las últimas semanas.

El número de infecciones confirmadas superó las 6.291 y el número aumentó a 698 al 4 de septiembre de 2022, según el Ministerio de Salud y Atención Infantil de la Unión.

El primer caso se registró el 10 de abril en una provincia al oriente del país.  Alrededor del 50 por ciento de los pacientes que dieron positivo no tenía la vacuna del sarampión, según las estadísticas del gobierno.

La campaña de vacunación se dirige a seis millones de niños.
La campaña de vacunación se dirige a seis millones de niños. Foto: ONU.

Los expertos en salud mundial vincularon la propagación y la intensidad del brote actual en la nación del sur de África de 16 millones de habitantes con una caída en las tasas de vacunación durante la pandemia de Covid-19. Sin embargo, el gobierno culpó a las actitudes antivacunas entre ciertas sectas religiosas por la espiral de infecciones.

En una conferencia de prensa el 16 de agosto, la ministra de Información, Monica Mutsvangwa, culpó a las sectas de la iglesia apostólica por el aumento de las infecciones y dijo que la enfermedad prevalecía en gran medida entre quienes no habían recibido la vacuna del sarampión. Algunos miembros de estas sectas religiosas no creen en la vacunación.

“Se ha observado que la mayoría de los casos no han recibido la vacuna para protegerse contra el sarampión”

“Se ha observado que la mayoría de los casos no han recibido la vacuna para protegerse contra el sarampión”, dijo Mutsvangwa. “El Gobierno ha invocado la Ley de la Unidad de Protección Civil para atender esta emergencia”.

Los líderes religiosos han rechadao la acusación. El líder de la Iglesia Internacional Johane the Fifth of Africa, el obispo Andby Makururu, declaró que era injusto culpar a sus sectas por la vacilación de las vacunas, porque hace mucho que se alejaron de la vieja doctrina que desalentaba a los miembros a vacunarse y buscar tratamiento médico.

“Instamos a nuestros miembros a buscar tratamiento, porque enfermedades como el sarampión no pueden tratarse solo con oración, agua, piedras o leche (medios utilizados en la curación por la fe), sino a través de una combinación de intervenciones médicas y espirituales”, dijo el obispo.

El sarampión prevalece entre quienes no han recibido la vacuna.
El sarampión prevalece entre quienes no han recibido la vacuna. Foto: ONU.

Hizo hincapié en que vacunarse o no vacunarse sigue siendo una elección individual que no tiene nada que ver con la doctrina de la iglesia.

Se requiere un enfoque múltiple

El gobierno tiene que adoptar un enfoque múltiple para hacer frente al desafío de los antivacunas, afirmó Itai Rusike, director ejecutivo del Grupo de Trabajo Comunitario sobre Salud.

“Creo que para abordar la desconfianza sobre las vacunas que estamos viendo especialmente entre los objetores religiosos, aquellos que provienen de las sectas apostólicas africanas que no creen en vacunar a sus hijos, existe una necesidad urgente de que abordemos la brecha de información”, agregó Rusike.

Se deben aplicar estrategias similares en la lucha contra el VIH/SIDA y las pandemias de la COVID-19, señaló también.

“No apoyamos la vacunación obligatoria, a pesar de que la Ley de Salud Pública de Zimbabue obliga al ministro de Salud a realizar vacunas obligatorias a los niños menores de cinco años y a los que pueden estar incapacitados”

Sin embargo, la vacunación obligatoria nunca es una opción, según Rusike. “No apoyamos la vacunación obligatoria, a pesar de que la Ley de Salud Pública de Zimbabue obliga al ministro de Salud a realizar vacunas obligatorias a los niños menores de cinco años y a los que pueden estar incapacitados”, advirtió.

“Sabemos lo que sucede con estas vacunas obligatorias: puede haber abusos contra los derechos humanos y no es sostenible, dijo Rusike. “Por lo tanto, es importante involucrar al público en general para que aprecie por qué es importante vacunar a sus hijos”, añadió

La desconfianza que despiertan las vacunas es un problema grave en Zimbabue. Solo el 31,8 por ciento de la población está vacunada contra la Covid-19, a pesar de que el país es uno de los primeros en África en obtener las vacunas y nunca se queda sin suministro.

Fuente: Down to Earth.

Archivado en:

Los casos de sarampión han aumentado considerablemente desde julio de 2021 en afganistan.

Relacionado

Un brote de sarampión pone a prueba el débil sistema de salud de Afganistán

Nuestros destacados