Expedición invernal al K2. Día 25. En el C1 a 6.000 metros de altitud. Segunda fase de aclimatación

Sergi Mingote, Juan Pablo Mohr y la alpinista italiana Tamara Lunger llegaron a las tres de la tarde de ayer al Campo 1. En esta ocasión han subido “bastante rápido" y se encuentran bien aclimatados. El jefe de la expedición, Chhang Dawa Sherpa, desaconseja subir al Campo 2. Carlos Garranzo fue evacuado ayer hacia Skardu donde permanecerá algunos días más.

Pedro Gil

Tamara Lunger, Juan Pablo Mohr y Sergi Mingote en el C1
Tamara Lunger, Juan Pablo Mohr y Sergi Mingote en el C1

Sergi Mingote, Juan Pablo Mohr y la alpinista italiana Tamara Lunger llegaron a las tres de la tarde de ayer al Campo 1. El GPS marcaba 6.029 metros de altitud, y la temperatura a esa hora alcanzaba los -36ºC. A diferencia de la primera ascensión a ese campo de altura (ver crónica del día 14) en esta ocasión han subido “bastante rápido" y se encuentran bien aclimatados.

Para hoy, 14 de enero, el parte meteorológico alerta de fuertes vientos. Por esta razón, el jefe de la expedición, Chhang Dawa Sherpa, ha aconsejado a los expedicionarios que no suban al Campo 2. Si el viento no lo impide, la decisión de los tres alpinistas será la de permanecer en el C1.

Por otra parte, Carlos Garranzo fue evacuado ayer hacia Skardu, donde permanecerá algunos días más. Para tranquilidad de todos, su estado de salud ya ha experimentado una mejoría tras haber descendido del Campo Base del K2.

Laberinto de hielo hacia los Campos de Altura. Foto: Carlos Garranzo
Laberinto de hielo hacia los Campos de Altura. Foto: Carlos Garranzo

El proceso de aclimatación

Pedimos al doctor César Canales que nos conteste a varias preguntas relacionadas con este proceso: 

Pedro Gil: ¿Por qué es necesario subir a esas altitudes en las que se encuentran el C1 y C2 y permanecer un tiempo en ellas? 

Doctor César Canales: La aclimatación consiste básicamente en pasar muchas horas en altitud. Es algo que avalan todos los estudios. Es así de sencillo. Cuantas más horas, más aclimatado estarás. Tenemos un avance, una ayuda, con las cámaras de hipoxia, con las cámaras de simulación de altitud. Pero, insisto, si vas a altitud tienes que haber pasado mucho tiempo en altitud.

PG: ¿Tiene memoria el organismo?

CC: La tiene, pero la pierde. Se ha visto en la población de Bolivia y de Nepal: si les bajas al nivel del mar, les mantienes un tiempo, al menos un mes, y les vuelves a subir a su hábitat, pueden presentar mal de altura, cefalea y sensación de mareo.

PG: ¿Cuáles son los grandes enemigos de la montaña?

CC: Los enemigos invisibles de la montaña son dos: el frío y la altitud. El porcentaje de oxígeno en el ambiente es el mismo, cambia la presión y la disponibilidad de éste. Al ser una hipoxia hipobárica (el descenso en el aporte de oxígeno a los tejidos debido a una caída en la presión parcial de este gas), el organismo tiene que forzar mucho más y trabajar en condiciones de privación de oxígeno. Una correcta aclimatación ayuda a paliar los ataques de esos enemigos invisibles.

PG: ¿Cuáles son los síntomas de esos ataques?

CC: Sucede en algunas personas que, o bien por desconocimiento o por cabezonería, no atienden a los síntomas del Mal de Altura. Que si me noto un poco más lento, o que estoy más cansado... Se me ha quitado el apetito o me cuesta mucho dormir. Prácticamente todos los montañeros que desarrollan Mal de Altura tienen dificultad para dormir. Se puede achacar a la euforia del momento o al cansancio. Haciendo un paralelismo con el Covid… si yo tengo dolor de garganta y tos, debo valorar que puedo estar contagiado. Pues la persona que esté en altitud, si tiene presenta algún síntoma, tiene que asumir que puede ser Mal de Altura.

PG: ¿Cómo se debe actuar?

CC: Debemos atender a dos protocolos muy básicos, junto a una correcta alimentación e hidratación, y por supuesto, nada de alcohol. Primero, adecuar el ritmo a tu capacidad física. El mayor enemigo para desarrollar Mal de Altura es forzar, es intentar seguir ritmos de marcha que no se corresponden con la altitud en la que te encuentras. Segundo, las ganancias de altura. Hay muchos montañeros que pasan de 2.000 a 3.000 metros en una jornada. Por ejemplo, los que van al Atlas para hacer el monte Toubkal (4.167m) pasan de Marrakech, que se encuentra a 466 m de altitud, al refugio del Toubkal, situado a 3.207 m,en 24 horas. Es decir, tienen una ganancia del altitud de 2.800 metros en un día.

En resumen, reconocimiento de síntomas, pensar que puedes sufrir Mal de Altura hasta que no se demuestre lo contrario... Ascender de modo progresivo y a unos ritmos adecuados.

Si se presenta el Mal de Altura hay que tener cuidado para que no se presenten algunos de los segundos episodios: Edema Cerebral de Altura (HACE), con síntomas como confusión, ataxia, aturdimiento hasta el coma, o Edema Pulmonar de Altura (HAPE), con disnea severa y gran dificultad en la oxigenación, hemorragia alveolar y hemoptisis entre otras cosas. Ambas entidades pueden llevarte a un fatal desenlace. Imagina esta clínica a 8.000 m.

PG: ¿Cuál es el tratamiento más eficaz?

CC: El tratamiento es descender. Se utilizan fármacos (dexametasona, acetazolamida), oxígeno por supuesto, pero lo fundamental es descender. Lo que salva la vida de un alpinista es que lo bajen y digo que lo bajen, porque cuando ya estamos con problemas de descoordinación, con edema cerebral, ya no eres tú mismo y lo tienes complicado.

Tienda de altura en el C2
LA ENCUESTA Tras perder las tiendas de altura, ¿crees que Sergi Mingote logrará hacer cumbre?

#K2winterexpedition2021

http://racetracker.es/rt/K2WinterExpedition2021