Abejas contra elefantes

Un método pionero de África que utiliza las abejas para proteger las granjas agrícolas de las manadas de elefantes está dando sus frutos en la India. Y lo hace con más éxito y menos conflictos.

Mundo Geo

El ataque de los elefantes a los cultivos es cada vez más frecuente en la India. iStock
El ataque de los elefantes a los cultivos es cada vez más frecuente en la India. iStock

Ni torres en los árboles, ni alarmas de cables trampa, ni collares de radio, ni humo de chile. Nada parece resultar totalmente eficiente para frenar la voracidad de una manada de elefantes cuando tiene hambre. Ahora, científicos y conservacionistas de Asia y África están ideando formas seguras y respetuosas para mantener a raya a los elefantes y reducir los conflictos que inevitablemente los enfrenta con los humanos.

A principios del pasado mes junio, la muerte de una elefante salvaje preñada al comer una piña llena de explosivos  en la India provocó una protesta mundial, mostrando hasta dónde llegan algunos agricultores del subcontinente para proteger sus tierras y sus cultivos de los animales salvajes, que están invadiendo cada vez más los asentamientos. 

Entre 2014 y 2019, 2.361 personas murieron como resultado del conflicto con los plantígrados 

Con la rápida reducción y fragmentación de sus hábitats y sus corredores de desplazamiento, los elefantes se ven obligados a salir del bosque en busca de alimento. Esto los llevo a un conflicto directo con los humanos. Entre 2014 y 2019, 2.361 personas murieron como resultado del conflicto con los plantígrados, mientras que 510 animales murieron a consecuencia de las medidas aplicadas por los humanos contra ellos, ya sea mediante electrocución, caza furtiva y envenenamiento.

Desde la instalación de las cercas de colmenas no se han vuelto a producir ataques. iStock
Desde la instalación de las cercas de colmenas no se han vuelto a producir ataques. iStock

Aunque las autoridades indias compensan las pérdidas de cosechas por el ataque de los elefantes, el proceso de reclamaciones suele ser lento y tedioso, de ahí que los agricultores recurran a frutas y otros alimentos mezclados con veneno o rellenos de petardos y cercas eléctricas de alto voltaje para mantenerlos alejados.

Prachi Mehta, director de investigación de la Sociedad para la Investigación y la Conservación de la Vida Silvestre (WRCS), ha estado probando métodos disuasivos, seguros y de bajo costo desde 2009 en el distrito de Uttara Kannada, en el estado de Karnataka, al sur de la India. El distrito, con un área de aproximadamente 10.300 kilómetros cuadrados y una cubierta forestal prácticamente agotada, es el hogar de entre 70 y 80 elefantes.

Desde que WRCS comenzó a trabajar con los más de 700 agricultores de las aldeas circundantes, no ha habido víctimas relacionadas con el conflicto entre ambas especies.

Sin embargo, aún no se ha logrado una solución definitiva para el problema. “Cada situación de conflicto entre humanos y elefantes es diferente”, ha declarado Mehta. “No existe una solución única para todos. Primero estudiamos las circunstancias y encontramos una solución específica para cada sitio".

“Los elefantes, al ser animales muy inteligentes", continua, "se habitúan a los elementos de disuasión con el tiempo, lo que nos obliga a rotar medidas o inventar otras nuevas. Nuestro objetivo es proporcionar a los agricultores una variedad de elementos de disuasión sencillos y económicos para proteger sus cultivos. Las soluciones también deben ser de alcance comunitario para ser efectivas. No tiene sentido si se disuade al elefante de entrar en una granja y luego va y ataca la siguiente granja. Por eso, animamos a toda la aldea a participar en la protección de cultivos ".

Cercas de colmenas

La presencia humana es, desde siempre, el principal disuasivo contra los elefantes. En la mayoría de los casos, la vigilancia nocturna desde una torre de vigilancia entre los árboles, junto con un sistema de alerta temprana de bajo costo, una alarma de viaje que consiste en un timbre modificado atado a los posibles puntos de entrada con cuerdas de nailon, funciona bien para mantener a raya a los elefantes.

Son múltiples los factores que determinan la efectividad de un método en particular, incluida la época del año y la ubicación de la granja. El humo del chile y otros instrumentos disuasivos a base de fuego, que funcionan muy bien durante los meses secos, no son viables durante el monzón.

Ahora, algunos agricultores están poniendo en marcha un nuevo método: las cercas de colmena.

Esta idea imaginativa fue probada e implementada con éxito por primera vez en Kenia dentro del Proyecto Elefantes y Abejas. Allí se descubrió que se podía aprovechar el miedo natural del elefante africano a los pequeños insectos. 

Las cercas de abejas es una forma segura y respetuosa de mantener a raya a los elefantes y reducir conflictos. iStock
Las cercas de abejas es una forma segura y respetuosa de mantener a raya a los elefantes y reducir conflictos. iStock

Así, Mehta decidió probar las vallas en Uttara Kannada. Los agricultores del distrito tradicionalmente han practicado la apicultura, por lo que ya se sentían cómodos manejando colmenas. Pero había preocupaciones sobre la efectividad de las cercas de abejas en India, ya que las especies de abejas asiáticas son menos agresivas que las africanas. 

El oficial de programas de WRCS en Uttara Kannada, Ravi Yellapur, ha afirmado al diario británico The Guardian que 367 agricultores en el distrito practican ya la defensa con cercas de colmena. “Desde que me uní al proyecto en 2015, no ha habido un solo caso de un elefante que traspase una cerca de abejas para entrar”, añade.

Las cercas de fabricación local constan de ocho a 10 troncos huecos, de aproximadamente un pie de largo y con una cavidad amplia, que se cuelgan entre dos postes de madera a intervalos de 10 metros. Los troncos están conectados entre sí mediante cables resistentes. El interior de cada tronco está cubierto con una mezcla líquida de cera de abejas, canela y azúcar moreno (un azúcar local sin refinar). Ambos extremos del tronco están tapados, excepto por uno o dos pequeños agujeros que permiten entrar y salir a las abejas. 

Los elefantes son un símbolo de toda la vida salvaje. Debemos aprender a convivir con todo tipo de vida salvaje

Además, al ser polinizadores naturales, las abejas ayudan también a aumentar el rendimiento de los cultivos del agricultor, mientras que la miel cosechada dos veces al año proporciona ingresos adicionales. Aproximadamente 4 kilos de miel "apta para los elefantes" se extraen de una colmena por cosecha, y el agricultor puede venderla por 300 rupias (£ 3) el kilo. 

Este incentivo financiero, junto con las sesiones regulares de concientización realizadas por WRCS y el departamento forestal local, ha ayudado a desarrollar tolerancia hacia los elefantes entre la comunidad.

Dadas las presiones antropogénicas cada vez mayores sobre los bosques y otros hábitats de vida silvestre, Mahesh Rangarajan, presidente del Grupo de Trabajo sobre Elefantes, que informó en 2010 sobre recomendaciones para salvaguardar el futuro de los elefantes en la India, declaró: “Nos enfocamos en el conflicto entre humanos y elefantes, pero en realidad, los elefantes son un símbolo de toda la vida silvestre. Debemos aprender a convivir con todo tipo de vida salvaje.

"Para reducir los conflictos a largo plazo, necesitamos soluciones integrales que incluyan la protección de los hábitats y los paisajes de la vida silvestre, al tiempo que garantizamos que también se protegen los medios de vida y la dignidad humana".

Fuente: The Guardian

Nuestros destacados