Los incendios intencionados siguen amenazando la Amazonia

Un año después de la devastadora ola de incendios simultáneos y coordinados que arrasó la Amazonia brasileña durante dos días y a la que se ha denominado en el país Día del Fuego, el gobierno sigue mirando hacia otro lado.

Planeta 2030

Casi la mitad de los incendios registrados durante los días 9 y 10 de agosto de 2019 en la Amazonia brasileña tuvieron lugar dentro de explotaciones ganaderas, pero la mayor parte de los ganaderos vinculados con ellos no han sido acusados hasta la fecha. Los incendios en el Amazonas en agosto de 2019 fueron los peores desde 2010. 

“El mundo fue testigo de incendios abiertamente coordinados durante el ‘Día del Fuego’ el año pasado, pero no se ha hecho casi nada para castigar a los culpables. De las 207 haciendas ganaderas que quemaron áreas forestales en estos dos días, solo el 5% ha sido multada. El Gobierno de Bolsonaro está acelerando una agenda radical antiambiental y otorgando impunidad a los ganaderos que incendian bosques”, ha señalado Rômulo Batista, de Greenpeace Brasil.

La organización ecologista ha evaluado cientos de propiedades en la región en la que se produjeron los incendios y ha descubierto que la mitad de los puntos calientes de incendios registrados en el “Día del Fuego” (49,96%) se iniciaron dentro de 478 propiedades rurales inscritas en el registro ambiental del estado de Pará (SICAR). Esto significa que las autoridades podrían haber accedido fácilmente a las identidades de los titulares de estas 478 propiedades. Más del 99% son haciendas ganaderas y al menos 66 de estas propiedades ya tenían citaciones por delitos ambientales antes de esa fecha.

Entre agosto de 2019 y julio de 2020, se deforestaron 9.205 km², lo que equivale a casi 1,2 millones de campos de fútbol 

“El Gobierno fácilmente podría haber responsabilizado a los perpetradores, pero no ha habido ninguna acción para castigarlos ni el Gobierno tiene un plan para abordar la deforestación en esta región plagada de destrucción en los bosques. En lugar de combatir las conductas delictivas y proteger a los guardianes de los bosques indígenas golpeados por la COVID-19, este Gobierno sigue reduciendo la protección ambiental y aliándose con quienes quieren destruir el bosque ”, ha concluido Batista. 

2020 también se presenta como un año nefasto para la Amazonia. Según datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) de Brasil, en julio de este año se deforestaron 1.654 km², un aumento del 59,2% con respecto al pasado mes de junio. Solo entre agosto de 2019 y julio de 2020, se deforestaron 9.205 km², lo que equivale a casi 1,2 millones de campos de fútbol y supone un aumento del 34,5% en comparación con el mismo período del año anterior. Este dato marca también el mayor récord anual desde que se implementó el nuevo sistema de detección de deforestación en tiempo casi real del Amazonas de Brasil, DETER B, en 2015.

Archivado en: