Coches eléctricos, diésel y de gasolina: cuál es la huella de carbono de cada uno

Desde Volkswagen analizan cuál es la huella de carbono de cada tecnología. Te contamos cuáles son los valores de los coches eléctricos, diésel y gasolina.

Electricos, diésel o gasolina, cuáles son los coches con menos huella de carbono.
Electricos, diésel o gasolina, cuáles son los coches con menos huella de carbono.

El Volkswagen ID.3 sigue dando pasos en su ofensiva para convertirse en uno de los vehículos más destacados del momento. Y no sólo entre los eléctricos, el nuevo modelo quiere ser una referencia en la marca, todo un rival para el Golf, con el que la firma germana lo compara en reiteradas ocasiones.

Parece claro que el objetivo de Volkswagen es que el salto al mercado eléctrico no provoque un descenso acusado en sus ventas, promoviendo un trasvase de los clientes del Golf al nuevo ID.3. De hecho, los germanos han vendido en reiteradas ocasiones que su nuevo eléctrico es más limpio que el mítico compacto, como puedes ver a continuación.

Según las propias cifras de la marca, el Volkswagen ID.3 es el primer modelo completamente neutro en su huella de carbono, con una totalidad de emisiones que queda por debajo de las versiones diésel y gasolina del nuevo Volkswagen Golf 8. La prueba tiene en cuenta un ciclo de vida de 200.000 kilómetros y en ella se analiza todas las fases desde su salida de la fábrica hasta su reciclaje.

Volkswagen desglosa la huella de carbono de su Volkswagen ID.3 en comparación con el Golf 8
Volkswagen desglosa la huella de carbono de su Volkswagen ID.3 en comparación con el Golf 8

Así, a lo largo de su vida, un Volkswagen ID.3 emite unos 28 gr/km de CO2. Por el contrario, un Volkswagen Golf 8 con motor diésel emite unos 32,1 gr/km de CO2. Y el compacto con motor de gasolina lanza a la atmósfera alrededor de 37,5 gr/km de CO2. Estas cifras, desglosadas en la imagen superior, analizan la fabricación, extracción del combustible o la producción de electricidad, las emisiones lanzadas durante la circulación, el mantenimiento del vehículo y el reciclaje del mismo, una vez terminada su vida útil.

Así, pese a que en la fabricación del Volkswagen ID.3 se lanza mucho más CO2 a la atmósfera (13,7 gr/km por los 7,1 y 6,8 gr/km, respectivamente, de los diésel y gasolina), la huella de carbono se compensa durante la conducción, pues en 200.000 km/h no se expulsa un solo gramo de CO2 al aire. También compensa la producción de electricidad, que emite más sustancias contaminantes que la extracción y refinamiento del diésel y la gasolina.

 

Archivado en: