Una nueva ley para transformar coches usados en eléctricos: ¿solución de movilidad?

En Francia se ha apostado de lleno por facilitar y simplificar los procesos de homologación de vehículos eléctricos reacondicionados. ¿La solución para España?

Autopista.es

Retrofit para convertir coches usados en eléctricos, ¿solución para la movilidad? Foto: iStock
Retrofit para convertir coches usados en eléctricos, ¿solución para la movilidad? Foto: iStock

Acceder a un vehículo eléctrico no es "pan comido" para todo el mundo. Para muchos, los altos precios en comparación con sus “homólogos” de gasolina o diésel siguen siendo un obstáculo. El mercado automovilístico español sigue envejeciendo, aparecen pocas ayudas a la compra de vehículos electrificados y los compradores, cuando disponen de ellas, tampoco las ven como una gran oportunidad.

El mercado de segunda mano está al alza y eso quiere decir que se seguirán moviendo –en términos generales– vehículos más viejos, más contaminantes, menos seguros… En Francia, hace unos meses, el Gobierno tomó una medida que puede resultar un alivio para este problema. ¿Has oído hablar del retrofit?

El retrofit es la práctica de reconvertir un vehículo usado en uno con una mecánica diferente: por ejemplo, coger un coche diésel o gasolina con unos años a sus espaldas y sustituir su mecánica por una cien por cien eléctrica. En España, las grandes trabas en este campo las encontramos en el proceso de homologación. Precisamente, en Francia, en 2020 se simplificaron y abarataron todos estos trámites, lo que da una nueva vida –más eficiente– a estos vehículos de segunda mano.

Francia apoya y facilita la reconversión de coches usados a eléctricos. Foto: iStock

Francia apoya y facilita la reconversión de coches usados a eléctricos. Foto: iStock

Y no hablamos solo de vehículos clásicos o de lujo, los más habituales en esta práctica del retrofit en España; también de vehículos corrientes, del conductor medio. En este sentido, esta práctica ha recobrado más fuerte aun cuando se ha conocido que Renault ha transformado una de sus primeras fábricas, en Flins (París) para realizar el reacondicionamiento de vehículos usados para convertirlos a coches eléctricos.

En un contexto actual, con cada vez más coches eléctricos, más repuestos, más piezas, más conocimiento… esta práctica queda aún más facilitada cuando el Gobierno simplifica y abarata los trámites. Según la asociación francesa de empresas transformadoras a vehículos eléctricos (AIRE), se podría transformar un Renault Clio, por ejemplo, por 13.000 euros. Además, contando con ayudas públicas para el proceso. Las facilidades del gobierno francés, en este sentido, se traducen también en una gran capacidad de homologación en serie.

Estos vehículos reconvertidos cuentan con una autonomía menor que un coche eléctrico nuevo corriente. Sin embargo, desde AIRE reconocen que la mayoría de conductores franceses apenas recorren 40 kilómetros en su día a día. Donde de verdad se puede dar un salto adelante para mejorar la sostenibilidad y mejorar el aire limpio de las ciudades es en el transporte de mercancías: con esta medida, muchas furgonetas de reparto viejas podrán ser reconvertidas a eléctricas cuando su vida útil parecía llegar a su fin. Según los expertos en retrofit, una reconversión de este tipo se podría amortizar en pocos años y podría apartar de una vez por todas cientos y miles de vehículos diésel y gasolina del centro de las ciudades.

Archivado en:

Los mejores vídeos