Ya operan los nuevos agentes “antihumos” de los coches: dónde y multas a las que te enfrentas

Ya operan en Madrid un equipo formado por 148 agentes de movilidad que vigilarán y controlarán el exceso de humos emitido por los coches. Atento a las posibles multas dependiendo de los casos.

Ya operan los nuevos agentes antihumos de los coches
Ya operan los nuevos agentes antihumos de los coches

Dentro de la nueva Ordenanza de Calidad del Aire aprobada el pasado mes de marzo, se estableció como una de sus medidas más novedosas el control y vigilancia por parte de un equipo especial de agentes de movilidad del exceso de humos contaminantes de los coches que circulan por las calles de la ciudad de Madrid. Pues bien, algo más de tres meses después ya han empezado a operar los nuevos agentes “antihumo”.

Tal y como viene reflejado de forma oficial en la citada ordenanza, estos agentes tienen la potestad y la legitimidad de poder controlar y vigilar de forma aleatoria a los coches que estimen, tomar y medir los posibles excesos de humos contaminantes de los vehículos parados y, en el caso de sobrepasar los límites establecidos, encomendar al conductor acudir a una estación ITV –tienen un periodo de 30 días para hacerlo- para comprobar si su vehículo cumple o no con la normativa actual. En el caso de que en la estación de ITV se certifique que el automóvil en cuestión tiene un problema evidente de exceso de humos contaminantes, el conductor tendrá que realizar las tareas pertinentes (acudir a un taller, por ejemplo) para solucionarlo.

En el momento de la parada de los agentes de movilidad “antihumos”, ningún conductor podrá ser multado si tiene toda la documentación personal y la del vehículo en vigor y en regla. Las multas tendrán efecto si no acude en el periodo establecido (30 días) a una ITV a solucionar el problema de humos de su coche. Dichas sanciones pueden llegar a los 2.500 euros si los valores medidos por los agentes son altamente contaminantes (y no se ha acudido de forma oficial a una estación ITV para comprobarlo y posteriormente para solucionarlo).

En el caso de que los valores medidos por los agentes “antihumo” sean medios o ligeramente superiores a los límites legales establecidos y el conductor no acuda a una ITV pasados esos 30 días, dicho conductor incurriría en una sanción leve (con una multa económica de 750 euros). Por otro lado, si el vehículo parado por los agentes ha sido detectado en un episodio de alta contaminación y si el conductor no acude a la ITV a certificar el exceso de humos (y, posteriormente, a solucionar el problema), la multa en este caso podría ascender a los 1.500 euros, según consta en el texto normativo de la nueva Ordenanza de Calidad del Aire.

El caso más flagrante o grave de multa por este tipo de casuística se puede dar en el siguiente supuesto: que el conductor se niegue en rotundo en pasar la inspección o que pueda presentar resistencia y obstrucción al trabajo de los agentes. En ambos casos, dichas acciones se tipifican como infracciones muy graves y constitutivas de multa económica de hasta 3.000 euros.

Por último, en el artículo 31 de la nueva Ordenanza de Calidad del Aire se contempla también la posibilidad de poder llegar a inmovilizar el vehículo en el momento del control y medición de humos por parte de los agentes en el caso de que el coche parado presente valores excepcionalmente altos de niveles contaminantes. En este caso, las autoridades municipales llevan dicho vehículo a uno de los depósitos y el conductor podrá recuperarlo si se compromete por escrito a llevarlo a un centro de reparación para subsanar el problema, una reparación que tendrá que tener el visto bueno final en una ITV.

 

Los mejores vídeos