Las 15 medidas que salvarán la naturaleza en España, según WWF

España es uno de los países con mayor biodiversidad de toda Europa, pero por su situación geográfica también es el más vulnerable. Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Biodiversidad, la asociación WWF detalla 15 medidas encaminadas a salvar la naturaleza en nuestro país.

Mundo Geo

https://youtu.be/8fNIpX6YF48

Cada hora, tres especies desaparecen del planeta. El Índice Planeta Vivo de WWF de 2018 estimó que la población mundial de peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos disminuyó un 60% entre 1970 y 2014 debido a la actividad humana.

La valoración más reciente de este declive es el informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES2), presentado en 2019, donde se señala que alrededor de 1 millón de especies de animales y plantas, de los 8 millones de especies existentes, están ahora en peligro de extinción.

Cada hora desaparecen tres especies en el planeta. WWF
Cada hora desaparecen tres especies en el planeta. WWF

La biodiversidad española no es ajena a este declive general. De hecho, según datos del último Informe sobre el Estado de la Naturaleza en Europa para el periodo 2013-2018, la situación es alarmante para peces, anfibios e invertebrados incluidos en la Directiva de Hábitats, con el 100%, 71% y 68% de los evaluados en estado de conservación desfavorable, respectivamente.

Según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), España, uno de los países con mayor biodiversidad de toda Europa, es también el país más vulnerable del continente europeo, y es aquí donde se encuentra el mayor porcentaje de especies amenazadas. El Catálogo Nacional de Especies Amenazadas incluye alrededor de 350 especies de flora y fauna entre las que se encuentran, por ejemplo, el cedro canario, los narcisos, el esturión, el alimoche o el lince ibérico, y el catálogo se sigue ampliando.

15 medidas para salvar la naturaleza en España

Para poder frenar la pérdida de biodiversidad, recuperar nuestras especies y reducir nuestro impacto sobre los sistemas naturales, es necesario dar un decidido impulso a las políticas de conservación de la biodiversidad y uso sostenible de los recursos naturales en nuestro país.

WWF reconoce la importancia social y económica de las actividades agrarias, forestales y pesqueras en una gran parte de nuestro territorio y su contribución a la conservación si son llevadas a cabo de forma sostenible, aunque recuerda que sus modelos de producción intensiva son causa principal de la simplificación del paisaje y de la pérdida de biodiversidad.

La biodiversidad, en estado de emergencia, el nuevo informe de WWF.
La biodiversidad, en estado de emergencia, el nuevo informe de WWF.

Por eso, WWF España plantea al gobierno de España dos medidas generales y 15 medidas específicas. 

Entre las medidas generales figuran financiar la conservación, dotando al Fondo de Patrimonio Natural y Biodiversidad con al menos el 1% del montante de la obra pública, y aprobar un nuevo Plan Estratégico del Patrimonio Natural y la Biodiversidad que establezca objetivos cuantificables y líneas de trabajo para luchar contra la pérdida de biodiversidad y vincular las diferentes políticas sectoriales del país (agua, agricultura, pesca, transportes, energía y empleo, principalmente).

En el caso de las medidas específicas destinadas a proteger la biodiversidad en España, WWF propone:

1. Elaborar planes de gestión de la Red Natura 2000 marina y terrestre, con objetivos concretos de conservación y medidas vinculantes, coordinados con los Planes Hidrológicos de Cuenca, dotarlos de la financiación adecuada y definir una estructura de gobernanza participativa.

2. Ampliar la red de Parques Nacionales. Con espacios representativos de los principales sistemas naturales como los esteparios y con el primer Parque Nacional 100% marino en el Hierro, y mejorar su gestión enfocándola a la conservación.

3. Actualizar la Estrategia Nacional de Humedales y dotar de recursos a la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, apostando por las soluciones basadas en la naturaleza para la gestión del agua.

4. Ampliar la red de Reservas Marinas de Interés Pesquero, empezando por la creación de la RMIP de Cabo Roche-Sancti Petri (Cádiz).

5. Elaborar un Plan Nacional de Restauración Ecológica con objetivos vinculantes de restauración, mediante la aplicación de la Estrategia Estatal de Infraestructura Verde y de conectividad y restauración ecológicas, que incluya un inventario de las zonas prioritarias para restaurar, llegando a la restauración de un 15% de la superficie española para 2030.

6. Recuperar las poblaciones de las especies amenazadas y aprobar la declaración de “en situación crítica” para nuevas especies como la malvasía cabeciblanca, la focha moruna o el desmán ibérico, y definir planes de trabajo para las mismas; impulsar la aplicación de estrategias nacionales y de planes de recuperación regionales para las especies amenazadas. 

7. Aprobar un Plan de Acción de lucha contra las especies exóticas invasoras.

8.  Actualizar e impulsar la Estrategia Nacional contra el uso ilegal de cebos envenenados e incrementar las sanciones en la Ley 42/2007 por la tenencia de venenos o cebos envenenados.

9. Modificar el Real Decreto 1432/2008 para frenar la mortalidad de aves en tendidos eléctricos.

10. Identificar los puntos negros para la fauna en las carreteras españolas y poner en marcha un plan de permeabilización de infraestructuras.

11. Establecer criterios estrictos para la ubicación en el medio terrestre y marino de la energía renovable mediante un mapa vinculante de exclusión
que garantice que no impacten en la naturaleza y en la funcionalidad de los ecosistemas.

12. Aprobar una Ley de Cambio Climático y Transición Energética que garantice que se frenan las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y el pleno cumplimiento del Acuerdos de París. 

13. Promover una PAC Verde. Destinar al menos el 50% de los fondos de la PAC a objetivos ambientales y climáticos a través de ecoesquemas, una condicionalidad reforzada y priorizando explotaciones de alto valor natural, RN2000 o producción ecológica por abastecernos de alimentos de calidad y ser soporte de biodiversidad.

14. Establecer un Plan nacional de reducción del agua subterránea sobreexplotada y eliminación de la ilegalidad para garantizar la conservación de espacios naturales protegidos como el Mar Menor, Doñana, el Delta del Ebro o Daimiel y unos planes hidrológicos que integren las necesidades hídricas de las especies y hábitats.

15. Reconocer la huella española sobre la deforestación de los bosques de otros países derivada del comercio de soja, aceite de palma, carne, etc. y trabajar con el sector empresarial para diseñar un marco político apropiado para gestionar y reducir estos impactos fuera y dentro de la Unión Europea.

Las principales amenazas a la biodiversidad 

En un artículo recientemente publicado en la revista Nature se destacan dos causas sobre todas las demás como impulsoras de la pérdida de especies. Son la agricultura y la pesca, y la caza y el furtivismo. Sin embargo, la agricultura y la sobreexplotación no son las únicas amenazas. Las especies también se extinguen por otras muchas casusas, como la contaminación, el cambio climático, las especies invasoras, o la combinación de varias de estas amenazas.

Veámoslas en detalle:

Pérdida y destrucción del hábitat. En España, tras numerosos siglos de transformación de la naturaleza y explotación de sus recursos, los bosques españoles representan apenas el 29% de la superficie potencial que podrían ocupar y los que quedan están muy fraccionados y se siguen fragmentando y viéndose afectados por infraestructuras o incendios.

En España se han perdido un 60% de los humedales en el último siglo

En los humedales y ríos, a estas causas se suma la extracción insostenible del agua, la eutrofización del agua y la fragmentación por presas. Por ejemplo, debido a todos estos factores, en España se han perdido un 60% de los humedales en el último siglo poniendo en peligro a especies como la cerceta pardilla o el trébol de cuatro hojas.

En cuanto a los ríos, según se ha inventariado en España por el proyecto Amber, las más de 1.000 grandes presas y 13.000 presas medianas y azudes fragmentan nuestros ríos y suponen obstáculos a menudo infranqueables para especies muy amenazadas como la anguila y otros peces migratorios autóctonos.

Peticion PN100Marino El Hierro Foto©DavidBarrio Fotomontaje©GustavoCorral
Peticion de un Parque Nacional Marino en El Hierro. ©DavidBarrio y Gustavo Corral

Sobreexplotación. Existen formas de sobreexplotación directas, como la caza insostenible, el furtivismo, el tráfico de especies, la pesca ilegal y el exceso de capturas; e indirectas, como las capturas pesqueras no deseadas (descartes), que en algunas pesquerías pueden suponer hasta el 90% de las capturas totales y se tiran por la borda por su falta de valor comercial, o las capturas accidentales de especies vulnerables y amenazadas.

En el Mediterráneo un 87% de las pesquerías evaluadas están sobreexplotadas

Un claro ejemplo de esta amenaza se hace patente en los mares, donde una proporción cada vez mayor de las poblaciones de peces está sobreexplotada. En el Mediterráneo un 87% de las pesquerías evaluadas están sobreexplotadas y numerosas especies de tiburones, rayas, tortugas marinas o cetáceos se encuentran amenazadas, entre otras causas, por la pesca insostenible.

Contaminación. En España la utilización de fertilizantes de la agricultura y el estiércol de las granjas ganaderas intensivas ha llevado a la contaminación de casi el 50% de nuestros acuíferos. 

Especies exóticas e invasoras. Las especies invasoras pueden competir con las nativas por el espacio, los alimentos y otros recursos, pueden desplazarlas de sus hábitats naturales y pueden convertirse en sus depredadores o propagar enfermedades que antes no existían en el lugar, llevando a la extinción a dichas especies nativas. 

Se estima que las especies invasoras son por sí solas responsables del 16% de las extinciones en el mundo

En España, la introducción de especies invasoras para su pesca, como el lucio o la perca americana, está llevando a la extinción a especies autóctonas de nuestros ríos, como la boga o la bermejuela. Especies terrestres como el visón europeo también están al borde de la extinción por su competidor exótico, el visón americano introducido para su cría en granjas para la industria peletera.

Cambio climático. Según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), una subida media de entre 2 y 3 °C de la temperatura media mundial aumentaría en gran medida el riesgo de extinción a nivel global de entre el 20 y el 30 % de las especies de plantas y animales.

España es uno de los países más vulnerables al cambio climático debido a su situación geográfica, cuyos efectos ya son visibles en especies como el salmón atlántico, la mariposa apolo o el urogallo cantábrico.

Todas las especies, incluso las más desconocidas, desempeñan un papel crucial en los ecosistemas. La biodiversidad sustenta y nos suministra todo lo que necesitamos para sobrevivir, incluyendo alimentos, oxígeno, agua potable, medicamentos, regulación del clima, protección frente a plagas, incendios o incluso enfermedades.

Fuente: WWF