5 plantas venenosas que te pueden arruinar el verano

Solo tienes que echar un vistazo a tu alrededor: ¿tienes alguna maceta? ¿Podrías asegurar que en tu jardín no tienes ninguna planta venenosa para ti o tus animales? Si la respuesta es no, te invitamos a seguir leyendo. No es de extrañar que poseas algunas de estas 5 plantas tan comunes como tóxicas y que crecen en verano.

Juan Domínguez

El acónito, una de la plantas venenosas más conocidas de España.
El acónito, una de la plantas venenosas más conocidas de España.

El verano es tiempo de disfrutar del aire libre, de paseos por parques y jardines o enclaves naturales como bosques, playas o sendas, entornos en los que podemos encontrarnos con plantas venenosas. Y, aunque en España son relativamente pocas, no está de más conocer 5 plantas venenosas muy comunes, que crecen en nuestro país y que debido a sus flores, hojas o colores suelen ser muy atractivas para víctimas frecuentes como niños y mascotas

En principio, es importante señalar que las plantas venenosas en España son relativamente pocas y los casos de envenenamientos provocados por vegetales son escasos. No obstante, es importante estar informados. Por otro lado, sus propiedades tóxicas sólo afectan a la salud en el caso de que las toquemos, las ingiramos o afecten a nuestro organismo de algún otro modo.

Sus propiedades tóxicas sólo afectan a la salud en el caso de que las toquemos, las ingiramos o afecten a nuestro organismo de algún otro modo

Cinco plantas venenosas que crecen en verano

El estramonio

El estramonio es una planta venenosa también conocida como hierba del diablo.
El estramonio es una planta venenosa también conocida como hierba del diablo. Foto: IStock.

El estramonio (Datura stramonium) es una planta venenosa que se puede encontrar en muchos lugares de España ya que es común en las zonas templadas de la Tierra. También, conocido como trompeta de ángel, hierba del diablo, o higuera loca, crece sin control en lugares abandonados, cunetas y descampados y deprende un olor nauseabundo que ya anuncia su alta toxicidad. Heredó su nombre del antiguo estremonia, que significa magia o brujería, ya que los hechiceros se valían de ella para provocar alucinaciones.

Los hechiceros se valían de esta planta para provocar alucinaciones

Tiene unas hojas puntiagudas, un tallo resistente, flores blanquecinas y el fruto, que incluye las semillas negras, es una cápsula de forma ovalada, que se encuentra recubierta de una especie de espina, que florece de mayo a otoño, en función de las particularidades climáticas de cada región.

El tejo

Una imagen de un tejo, una planta venenosa muy corriente en iglesias y cementerios.
Una imagen de un tejo, una planta venenosa muy corriente en iglesias y cementerios. Foto: IStock.

Considerada una de las plantas más venenosas de España, es muy conocida por su presencia en torno a templos religiosos, debido a que desde tiempo inmemorial ha tenido una vinculación estrecha en los cultos anteriores al cristianismo. No en vano, los celtas envenenaban las puntas de sus flechas con esta planta y durante la invasión de los romanos, en el norte de la península, los soldados la usaban para suicidarse.

Su alta toxicidad se debe a uno de sus componentes: la taxina, un alcaloide que puede resultar mortal y que produce convulsiones, hipotensión y otros graves síntomas a quienes lo ingieren como vómitos, náuseas o intenso dolor abdominal.

Es un tipo de planta que se utiliza con relativa frecuencia en entornos urbanos de forma ornamental o para dividir las lindes de las urbanizaciones

Debido a su adaptación al frío, y a su poca necesidad de riego, es un tipo de planta que se utiliza con relativa frecuencia en entornos urbanos de forma ornamental o para dividir las lindes de las urbanizaciones o las fincas y en cementerios. Está protegido en gran parte de España.

Con respecto a su identificación, el tejo es un árbol de crecimiento lento, que suele tener una copa en forma de piramidal, con ramas que crecen de forma horizontal, de hoja linear de color verde oscuro. Su fruto, que forma un arilo o baya de color rojo en torno a la semilla, es la única parte no tóxica del árbol.

El acónito

Debido a su colorido, el acónito es una planta venenosa muy común en parques y jardines.
Debido a su colorido, el acónito es una planta venenosa muy común en parques y jardines. Foto: IStock.

El acónito (Aconitum napellus) es una planta herbácea perenne de las más tóxicas de España. Aunque puede encontrarse de forma natural en diferentes entornos, especialmente en áreas montañosas como en el Pirineo, en muchas ocasiones se utiliza de forma ornamental en parques y jardines debido a sus espigados tallos y al intenso color azulado o violeta de sus flores. Sin embargo, detrás de su belleza esconde una de las sustancias más tóxicas conocidas en vegetales: la aconitina.

Detrás de su belleza esconde una de las sustancias más tóxicas conocidas en vegetales: la aconitina

Lo más peligroso es su ingestión, aunque en ocasiones se han dado intoxicaciones leves por el contacto con la piel. Este alcaloide afecta al sistema nervioso y produce un cuadro sintomático muy severo, en el que se encadenan varios síntomas, según va agravándose el estado de la víctima; sensación de anestesia, sudoración, sensación de frío, náuseas, vómitos, calambres diarrea. Picor de lengua, labios, visión borrosa, pulso lento y débil, caída de la presión arterial, respiración anormal, convulsiones y finalmente paro respiratorio o fibrilación ventricular.

La cicuta

La cicuta es una planta venenosa muy parecida al tomiño o el anís.
La cicuta es una planta venenosa muy parecida al tomiño o el anís. Foto: IStock.

La cicuta (Conium maculatum) es de las plantas más venenosas de la flora ibérica y muy habitual también en multitud de parques y jardines urbanos, algo que es desconocido por la mayoría de la población. En la Roma antigua ya se utilizaba como veneno habitual y es famosa porque el filósofo griego Sócrates murió tras beber una copa de cicuta, siguiendo el proceso habitual de ejecución en Atenas.

El filósofo griego Sócrates murió tras beber una copa de cicuta, siguiendo el proceso habitual de ejecución en Atenas

De aspecto similar a la planta del anís o del hinojo, se distingue de ellas por las manchas rojizas de su tallo. Puede llegar a alcanzar los 2,5 metros de altura. Posee un tallo hueco y verdoso, y florece de junio a agosto.

Al igual que plantas anteriores, la cicuta también tiene entre sus componentes alcaloides muy tóxicos que si se ingieren pueden provocar el colapso del sistema nervioso central u otros sistemas como el respiratorio y provocar la muerte.

La adelfa

Una flor de adelfa, una de las plantas más venenosas de España.
Una flor de adelfa, una de las plantas más venenosas de España. Foto: IStock.

La adelfa  (Nerium oleander), conocida popularmente como el laurel rosa o baladre en el mediterráneo español, es una planta extremadamente tóxica.  A pesar de las recomendaciones de las autoridades y expertos, aún se utiliza de forma ornamental en infinidad de jardines debido a su llamativo colorido.

La intoxicación más habitual es por el consumo de sus flores, aunque también puede darse por la inhalación del humo en la combustión de cualquiera de las partes de la adelfa. En muchas ocasiones, sus hojas se confunden con las hojas de eucalipto y pueden provocar una intoxicación cuando se ingieren en infusiones.

En muchas ocasiones, sus hojas se confunden con las hojas de eucalipto y pueden provocar una intoxicación cuando se ingieren en infusiones

Los síntomas de esta intoxicación se resume en problemas gastrointestinales, vómitos e incluso heces sanguinolentas. Además, si el proceso es muy grave, también puede provocar vértigos, disnea, convulsiones e incluso paradas cardíacas.

Cuenta una historia popular que un batallón de soldados de las tropas de Napoleón, murió misteriosamente envenenado, tras ser agasajado en un un banquete de lo más peculiar compuesto por carne aderezada con hojas de adelfa.

Además de estas plantas venenosas, también está la hiedra (Hedera helix), que, al igual que ésta, es muy usada como planta ornamental en muchos de lugares. Sus frutos son unas bayas tóxicas para el ser humano, debido a la hederina que provoca vómitos. No obstante, es una una planta que fructifica principalmente en primavera, no en verano.

Archivado en:

Nuestros destacados