8 interesantes datos sobre la gacela

La veloz y famosa gacela, miembro de la familia de los antílopes que viven principalmente en hábitats secos y abiertos, como desiertos y praderas, es una especie que está llena de sorpresas. TreeHugger desvela algunas de ellas

Elena Lozano

Gacela de Thomson, en Maasai Mara, Kenia.
Gacela de Thomson, en Maasai Mara, Kenia.

Las gacelas, herbívoros normalmente de color tostado, deambulan por el paisaje de regiones áridas de África y Asia, formando parte de él, de tal forma que, a veces, suelen pasar por alto. Estos animales tienden a reunirse en manadas migratorias o nómadas, permaneciendo atentos a los depredadores, como el guepardo, su gran enemigo.

En honor a estos elegantes ungulados, algunos de los cuales luchan por coexistir con nuestra especie, aquí hay algunos detalles interesantes que quizás no sepas sobre las gacelas.

1. Las gacelas superan a los guepardos en maniobras

Las gacelas son indiscutiblemente muy veloces. Una gacela de Thomson puede correr hasta 70 kilómetros por hora, pero algunas especies pueden alcanzar velocidades de hasta 100. 

En lugar de intentar correr más rápido que el animal terrestre más rápido del mundo, las gacelas a menudo se centran en superarlo de otra manera

Esto es dos veces más rápido que la velocidad máxima registrada por un corredor humano: los 43 kilómetros por horas de Usain Bolt, pero no lo suficiente. Podría ayudarlos a escapar de un león africano o un perro salvaje africano, pero los guepardos pueden alcanzar los 120 kilómetros por hora.

El guepardo es uno de los grandes enemigos de la gacela.
El guepardo es uno de los grandes enemigos de la gacela. Foto:IStock.

En lugar de intentar correr más rápido que el animal terrestre más rápido del mundo, las gacelas a menudo se centran en superarlo de otra manera. Así, obligar a un guepardo a cambiar de dirección puede ayudar a reducir la ventaja de velocidad de éste, pero también puede ser arriesgado si la persecución está cerca. Quizás el mayor activo de una gacela es la resistencia. De tal forma que éstas solo necesitan mantenerse adelante el tiempo suficiente para que el depredador se quede sin gasolina, aunque también pueden intentar terminar la persecución con una táctica muy diferente.

2. Pueden hacer “pronk” para impresionar a sus depredadores

Cuando huyen de un depredador, las gacelas a menudo realizan un salto vertical distintivo con las piernas rígidas conocido como "pronking" o "stotting". Esto puede parecer extraño, pues las hacen más visibles y también consumen tiempo y energía que podrían dedicarse a un movimiento más rápido y directo lejos de su perseguidor.

Los científicos barajan varias posibles explicaciones para esto, como alertar a otros miembros de su manada del peligro o tratar de evitar una emboscada en la hierba alta.

El salto característico de la gacela cuando huye de un depredador.
El salto característico de la gacela cuando huye de un depredador. Foto: IStock.

La investigación sobre las gacelas de Thomson, sin embargo, sugiere que el pronking es una forma de comunicación de las gacelas a sus depredadores. Puede ser un comportamiento conocido en biología evolutiva como una "señal honesta", en la que una gacela salta para mostrar su propia aptitud general, lo que puede desanimar a su enemigo, al ver lo difícil que será atraparla. 

Podría ser una forma de indicar al depredador que ha sido visto por la gacela y, por lo tanto, ha perdido el elemento sorpresa

De manera similar, el pronking podría ser una forma de indicar al depredador que ha sido visto por la gacela y, por lo tanto, ha perdido el elemento sorpresa. Sin embargo, entre las jóvenes, el brinco también puede hacer que la madre sepa que su cría está en peligro y necesita protección. 

3. Pueden encoger el corazón y el hígado

Las gacelas están bien adaptadas a la vida en ambientes secos, pero incluso ellas pueden tener problemas cuando la comida y el agua disminuyen en las sequías severas. Algunas especies pueden ajustar su fisiología para adaptarse: las gacelas de arena, por ejemplo, han desarrollado la capacidad de encoger los órganos que requieren oxígeno, como el corazón y el hígado, durante los períodos de escasez. Esto les permite respirar menos, lo que podría reducir la cantidad de agua perdida por evaporación respiratoria. 

4. Están vinculadas a una forma antigua de poesía

La palabra "gacela" probablemente tiene su origen del término árabe ghazaal, que comparte sus sílabas raíz con el término similar ghazal, que aproximadamente significa "conversaciones con mujeres". Estas dos variaciones pueden haber influido en el nombre de una forma de poesía árabe conocida como ghazal.

La palabra gacela probablemente tiene su origen del término árabe ghazaal.
La palabra gacela probablemente tiene su origen del término árabe ghazaal. Foto: IStock.

El ghazal, que data del siglo VI, se centra en temas de amor romántico y el dolor de la pérdida y la separación. Implica conjuntos de versos de dos líneas, y la segunda línea de cada pareado termina con la misma palabra o frase, siempre precedida por la palabra que rima del pareado. Se dice que esta nota a menudo triste surge de las frustraciones del amor perdido, que se remonta a otra traducción de ghazaal, que específicamente se refiere al "lamento doloroso de un ciervo herido".

5. Las gacelas hacen una amplia gama de ruidos

Como otros antílopes, las gacelas hacen una amplia gama de ruidos. Estos incluyen bufidos, gruñidos, balidos y bramidos, por nombrar algunos. La gacela dama del norte de África central, por ejemplo, hace un "graznido entrañable" cuando ve algo preocupante, según el Instituto Smithsonian de Biología de la Conservación. El tono varía en longitud y tono, y cada individuo suena diferente.

6. Tanto los machos como las hembras tienen cuernos

Hembras y machos cuentan con cuernos.
Las gacelas tienen los cuernos adheridos permanentemente. Foto: IStock.

La mayoría de las especies de ciervos limitan las astas a los machos. Sin embargo, a todas las gacelas les pueden crecer cuernos, aunque los machos pueden tenerlos más largos. Un cuerno de gacela es un núcleo óseo encerrado en una capa exterior con queratina y, a menudo, está curvado y anillado. Mientras que los ciervos los mudan todos los años, los de éstas están adheridos permanentemente.

7. Las gacelas machos jóvenes pueden formar manadas de solteros

Las gacelas son principalmente animales sociales, que a menudo se congregan en manadas masivas. Algunas contienen cientos de individuos, aunque muchas otras son mucho más pequeñas y están segregadas por sexo.

Los machos más jóvenes se reúnen en manadas de solteros.
Los machos más jóvenes se reúnen en manadas de solteros.

Entre las gacelas de Thomson, las hembras forman grupos migratorios que ingresan al territorio de los machos, especialmente cuando éste tiene más recursos como alimento, agua y sombra. Los machos más jóvenes se reúnen en manadas de solteros, que están excluidos de las áreas reclamadas por los territoriales.

Se encuentran principalmente en la periferia de un área poblada por gacelas y, por lo tanto, a menudo son los primeros en ser encontrados por depredadores

Estos rebaños de solteros se encuentran principalmente en la periferia de un área poblada por gacelas y, por lo tanto, a menudo son los primeros en ser encontrados por depredadores.

8. Varias especies de gacelas están en peligro

Muchas especies de gacelas se encuentran actualmente en peligro de extinción o son muy vulnerables. La caza insostenible por parte de los humanos ha sido un factor importante en la disminución de algunas especies, junto con la degradación del hábitat y la competencia por el alimento del ganado.

Los programas de cría en cautividad se han convertido en la mejor esperanza de supervivencia de la especie.
Los programas de cría en cautividad se han convertido en la mejor esperanza de supervivencia de la especie. Foto: IStock.

La gacela dama, por ejemplo, está catalogada como en peligro crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que estima que solo de 100 a 250 individuos permanecen en estado salvaje. Actualmente, los programas de cría en cautividad se han convertido en la mejor esperanza de supervivencia de la especie.

Archivado en:

Relacionado

Gacelas de Cuvier criadas en España se reintroducen en Túnez

Los mejores vídeos