El "baby boom" de los gorilas en Uganda

Nacen en Uganda al menos cinco gorilas en tan solo seis semanas. En la actualidad existen más de 1.060 gorilas de montaña en la cordillera que marca las fronteras de Uganda, Ruanda y la República Democrática del Congo, de donde son endémicos.

Mundo Geo

Al menos cinco gorilas de montaña han nacido durante las últimas seis semanas en el Parque Nacional del Bosque Impenetrable de Bwindi (suroeste de Uganda), lo que eleva la cifra total en el año a siete. iStock
Al menos cinco gorilas de montaña han nacido durante las últimas seis semanas en el Parque Nacional del Bosque Impenetrable de Bwindi (suroeste de Uganda), lo que eleva la cifra total en el año a siete. iStock

Al menos cinco gorilas de montaña han nacido durante las últimas seis semanas en el Parque Nacional del Bosque Impenetrable de Bwindi (suroeste de Uganda), informan las autoridades ugandesas, un descubrimiento que los expertos en conservación recibieron con júbilo. El último nacimiento hace tan solo una semana, lo que eleva la cifra total del año a siete nuevas crías. El año pasado tan solo nacieron tres.

"Es una noticia muy esperanzadora en mitad de un momento difícil, ya que, con la caída del turismo debido a la COVID-19, muchos ugandeses han perdido sus métodos de subsistencia y el furtivismo ha aumentado", declaró a EFEVerde Gladys Kalema-Zikusoka, veterinaria y fundadora de la organización Conservation Through Public Health (CTPH).

Para la Autoridad para la Vida Salvaje de Uganda (UWA, en sus siglas en inglés), esos nacimientos forman parte de un “baby boom” de gorilas que los guardabosques del Parque Nacional del Bosque Impenetrable de Bwindi están registrando desde finales de abril.

Todos los ejemplares nacieron dentro del mismo grupo familiar, llamado Rushegura, lo que ha incrementado la estructura familiar a 18 miembros. En el parque existen 20 grupos familiares diferentes.

"Es algo tremendamente inusual, es un regalo increíble", declaró Bashir Hangi, portavoz de UWA

Los gorilas de montaña son una especie endémica de la cordillera que marca las fronteras de Uganda, Ruanda y la República Democrática del Congo

Las poblaciones de estos primates aumentaron durante las últimas décadas gracias a los esfuerzos de las autoridades ambientales de los tres países que comparten el territorio del parque (Uganda, Ruanda y la República Democrática del Congo), algunas organizaciones no gubernamentales y los guardabosques.

“En la actualidad, los gorilas de montaña son los únicos grandes simios cuyas poblaciones están aumentando”, dijo a EFEverde Jordi Galbany, primatólogo y profesor asociado en la Universidad de Barcelona (España), quien trabaja con estos primates en la frontera entre Ruanda y Uganda.

“Sin embargo, no podemos dormirnos, debemos permanecer en alerta porque las poblaciones de gorilas de montaña aún son pequeñas y muy localizadas“, aconsejó Galbany.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), los gorilas de montaña continúan en peligro de extinción debido a las enfermedades respiratorias, el furtivismo y los cambios de clima.

El pasado mes de julio, un juzgado ugandés sentenció a un hombre a 11 años de prisión por la muerte de Rafiki, un gorila de espalda plateada de 25 años que era el líder del grupo familiar llamado Nkuringo, en Bwindi, muy popular entre los turistas.

El turismo es una de las principales fuentes de recursos de Uganda, donde los visitantes viajan a sus parques y sus sabanas, donde todavía es posible contemplar la vida salvaje africana en su máxima amplitud.

Sin embargo, después de décadas de deforestación intensa en todo el este de África – solo Uganda ha perdido hasta el 67 por ciento de sus bosques desde los años noventa, según datos de su propio gobierno–, estas especies se enfrentan ahora a una grave amenaza: la reducción de su hábitat.

Según el último censo, publicado a finales del 2019, existen más de 1.060 ejemplares de gorilas de montaña

Como apenas si queda un puñado de bosques adecuados para esta especie, el número de gorilas de montaña no podrá crecer mucho más. “Nadie sabe en qué momento las poblaciones de gorilas alcanzarán ese límite. Pero creemos que, en el caso de Uganda, eso ocurrirá dentro de poco tiempo”, dijo Galbany.

“Aun así", agregó, "creo que debemos celebrar los últimos nacimientos como otra victoria para preservar el futuro de la especie. Es una noticia muy positiva. Gracias a estas crías, la variedad genética de las poblaciones futuras será mucho más variada y prometedora”. 

Fuente: EFEVerde