El cambio climático puede ser culpable de la rápida mortalidad de árboles en el norte de Australia

La tasa de árboles que mueren en los bosques tropicales del norte de Australia cada año se ha duplicado desde la década de 1980. Los investigadores señalan que el cambio climático es probablemente el culpable.

Las selvas tropicales de Australia son algunas de las más antiguas del mundo.
Las selvas tropicales de Australia son algunas de las más antiguas del mundo.

Esta investigación, publicada recientemente en Nature, proviene de un extraordinario registro de muertes de árboles catalogadas en 24 sitios en los bosques tropicales del norte de Queensland en los últimos 49 años.

"Los árboles son organismos tan longevos que realmente requieren grandes cantidades de datos para poder detectar cambios en eventos tan raros como sus muertes", dice el autor principal David Bauman, ecólogo de plantas de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido. Los sitios se inspeccionaron inicialmente cada dos años, luego cada tres o cuatro, explica, y el análisis se centró en 81 especies clave.

Registraron que 2.305 de estos árboles han muerto desde 1971. Pero calcularon que, desde mediados de la década de 1980, el riesgo de mortalidad de éstos aumentó de un promedio del 1% anual al 2% al año

Bauman y su equipo registraron que 2.305 de estos árboles han muerto desde 1971. Pero calcularon que, desde mediados de la década de 1980, el riesgo de mortalidad de éstos aumentó de un promedio del 1% anual al 2% al año.

El investigador afirma que los árboles ayudan a frenar el calentamiento global porque absorben dióxido de carbono, por lo que un aumento en las muertes de éstos reduce la capacidad de captura de carbono de los bosques. "Los bosques tropicales son críticos para el cambio climático, pero también son muy vulnerables a él", explica.

Cambio climático

El estudio encontró que el aumento en la tasa de mortalidad ocurrió al mismo tiempo que una tendencia a largo plazo de aumentos en el déficit de presión de vapor atmosférico, que es la diferencia entre la cantidad de vapor de agua que la atmósfera puede contener y la cantidad de agua que contiene en un momento dado.

Gráfico que muestra el aumento de la tasa de mortalidad de árboles en los bosques tropicales del norte de Australia.
Gráfico que muestra el aumento de la tasa de mortalidad de árboles en los bosques tropicales del norte de Australia. Gráfico: Nature.

Cuanto mayor es el déficit, más agua pierden los árboles a través de sus hojas. "Si la demanda evaporativa a nivel de la hoja no puede ser igualada por la absorción de agua en las raíces finas, puede provocar que las primeras se marchiten, ramas enteras mueran y, si el estrés se mantiene, la muerte del árbol", apunta. Bauman.

Los investigadores observaron otras tendencias relacionadas con el clima, incluido el aumento de las temperaturas y una estimación del estrés por sequía en los suelos, pero encontraron que la atmósfera seca tenía el efecto más fuerte. "Lo que mostramos es que a este aumento (en el riesgo de mortalidad de los árboles) también siguió de cerca el incremento del estrés hídrico atmosférico, o el poder de secado del aire, que es una consecuencia de la subida de las temperaturas, debido al cambio climático", explica Bauman.

De las 81 especies de árboles que el equipo estudió, el 70% mostró un aumento en el riesgo de mortalidad durante el período de estudio

De las 81 especies de árboles que el equipo estudió, el 70% mostró un aumento en el riesgo de mortalidad durante el período de estudio, incluyendo el castaño de Moreton Bay (Castanospermum australe), el álamo blanco (Medicosma fareana) y el sicomoro satinado (Ceratopetalum succirubrum).

Los investigadores observaron diferentes tendencias en los árboles relacionadas con el cambio climático.
Los investigadores observaron diferentes tendencias en los árboles relacionadas con el cambio climático.

 

Los autores también vieron diferencias en la mortalidad en la misma especie de árbol entre las parcelas, dependiendo de qué tan alto fuera el déficit de presión de vapor atmosférico en cada parcela.

"Este es un conjunto de datos donde los árboles han sido monitoreados con un detalle razonablemente bueno desde principios de los años 70. Es un análisis realmente de primer nivel"

"Este es un conjunto de datos donde los árboles han sido monitoreados con un detalle razonablemente bueno desde principios de los años 70. Es un análisis realmente de primer nivel", declara Belinda Medlyn, científica de ecosistemas de la Universidad de Western Sydney, en Australia.

Pero, advierte que se necesitan más experimentos para determinar si el déficit de presión de vapor es el mayor contribuyente relacionado con el clima al aumento de las muertes de árboles.

Fuente: Nature.

Relacionado

Los árboles, al envejecer, nos dejan solos frente al cambio climático

La plantación de árboles no puede ser la única herramienta para la lucha contra el cambio climático. Foto: IStock.

Relacionado

Por qué plantar toneladas de árboles no es suficiente para resolver el cambio climático

La UNESCO ha realizado un informe sobre la situación de los bosques que son patrimonio mundial.

Relacionado

Diez de los bosques más protegidos del mundo emiten más CO2 del que absorben

Relacionado

El cambio climático aumenta los incendios "zombis" de los bosques boreales

Los mejores vídeos