Los caracales de Ciudad del Cabo, en peligro por la exposición a ciertos contaminantes

Una investigación realizada por Urban Caracal Project ha revelado que el caracal de Ciudad del Cabo, el depredador más grande que queda en la ciudad, está expuesto a ciertos contaminantes nocivos liberados en el aire, el suelo y el agua, como resultado de la actividad humana.

Elena Lozano

Numerosas amenazas acechan a los caracales.
Numerosas amenazas acechan a los caracales.

Un artículo escrito por el doctorado del Instituto para las Comunidades y la Vida Silvestre de la UCT en África, Gabi Leighton, y la profesora titular de ciencias biológicas de la Universidad de Ciudad del Cabo, Jacqueline Bishop, profundiza en las últimas investigaciones del Urban Caracal Project, que estudió la dieta, el comportamiento de caza y los niveles de contaminantes en los caracales de Ciudad del Cabo.

Estos últimos hallazgos encontraron una amplia exposición a contaminantes orgánicos persistentes y duraderos provocados por el hombre en el complejo mosaico de hábitats de la ciudad

Estos últimos hallazgos encontraron una amplia exposición a contaminantes orgánicos persistentes y duraderos provocados por el hombre en el complejo mosaico de hábitats de la ciudad, lo que afecta tanto a la salud humana como a la de la vida silvestre.

El proyecto estima que solo quedan entre 50 y 60 caracales en la Península del Cabo, debido a las numerosas amenazas, a las que se unen estos "productos químicos permanentes", que tienen peligrosos impactos inmunológicos, neurológicos y hormonales incluso en niveles bajos.

Leighton aseguró que estos productos químicos, que también se conocen como contaminantes orgánicos persistentes (COP), son en gran parte invisibles y viajan por el aire y el agua, terminando en entornos más remotos.  Afectan la salud humana y la vida silvestre y se usan y se han usado en pesticidas, industria y actividades de construcción durante décadas.

El caracal de Ciudad del Cabo está amenazado por productos químicos permanentes.
El caracal de Ciudad del Cabo está amenazado por productos químicos permanentes. Foto: IStock.

 “Los humedales son sumideros de COP y contaminantes en general, por lo que centrarse en mantener, restaurar y limpiar los humedales urbanos puede contribuir en gran medida a crear ciudades más saludables. Además, los ciudadanos pueden elegir no usar pesticidas en sus hogares y jardines, y pueden elegir apoyar a los agricultores y viñedos que tampoco los usan”, afirmó Leighton.

La investigación del proyecto usó el caracal como una "especie indicadora" para patrones mayores en el sistema

La investigación del proyecto usó el caracal como una "especie indicadora" para patrones mayores en el sistema, por lo que la exposición generalizada observada en estos animales refleja la de muchas otras especies en el área de Ciudad del Cabo y potencialmente en otras ciudades del sur de África.

“Para hacer que las ciudades de todo el mundo sean lugares más seguros y limpios, se debe reducir el uso de estos químicos de acuerdo con los acuerdos internacionales existentes”, dijeron Bishop y Leighton.

Características del caracal

El caracal resulta fácilmente reconocible por algunos de sus rasgos físicos. Es un animal de tamaño medio, que suele medir en torno a un metro de largo y pesa una media de 20 o 25 kilogramos.

Como miembro de la familia de los felinos, el lince caracal es carnívoro y se alimenta de diversas especies de animales.
Como miembro de la familia de los felinos, el lince caracal es carnívoro y se alimenta de diversas especies de animales. Foto: IStock.

Su pelaje es de color marrón o rojizo y tiene unos pelos largos de color oscuro sobresaliendo de sus orejas, lo que le da un aspecto simpático y muy peculiar. Además, la forma puntiaguda de sus orejas le confiere un oído muy desarrollado, algo que le resulta de gran ayuda durante la caza.

Otro rasgo llamativo del lince caracal son las líneas negras de su rostro, que le enmarcan los ojos, el hocico y la zona de la boca

Otro rasgo llamativo del lince caracal son las líneas negras de su rostro, que le enmarcan los ojos, el hocico y la zona de la boca.

Como miembro de la familia de los felinos, el lince caracal es carnívoro y se alimenta de diversas especies de animales, sobre todo aquellas de tamaño pequeño o que no superen los 4 o 5 kilogramos de peso. Algunas de sus presas más habituales son los roedores, las liebres y las gacelas.

Los linces caracales también son popularmente conocidos por su capacidad para cazar aves de forma sigilosa y alimentarse de ellas. Habita sobre todo en países del continente africano y algunas zonas de Asia.

Nuestros destacados