El caracol cono, un depredador lento, pero muy venenoso

El caparazón del caracol cono es hermoso y muy apreciado por los coleccionistas de conchas marinas de todo el mundo, aunque alberga un potente veneno que fascina a los investigadores biomédicos.

Juan Domínguez

El caracol cono pasa sus días caminando detrás de gusanos, peces y otros caracoles para la cena.
El caracol cono pasa sus días caminando detrás de gusanos, peces y otros caracoles para la cena.

En la secuela de "Jurassic Park" "The Lost World: Jurassic Park", la pistola de aire Lindstradt es un arma que dispara un dardo que contiene "veneno mejorado" del caracol cono (Conus purpurascens), que la película asegura que es la más poderosa neurotoxina del mundo. El arma se usa para matar o paralizar dinosaurios, por supuesto.

"En la película, el veneno de Conus purpurascens se describe como la neurotoxina más poderosa del mundo que actúa en 1/2000 de segundo, más rápido que la velocidad de la conducción nerviosa", dice Helena Safavi, profesora del departamento de ciencias biomédicas de la la Universidad de Copenhague, que estudia los caracoles cono y su veneno. "Nada de esto es cierto, pero, sin embargo, sí es muy entretenido".

Los caracoles cono son un grupo de alrededor de 1.000 especies de caracoles marinos venenosos y depredadores que viven en aguas tropicales poco profundas de todo el mundo

Los caracoles cono son un grupo de alrededor de 1.000 especies de caracoles marinos venenosos y depredadores que viven en aguas tropicales poco profundas de todo el mundo. Sus caparazones en forma de cono tienen patrones intrincados y colores brillantes, apreciados por los coleccionistas de conchas marinas y su veneno es fascinante para los investigadores biomédicos. Un perfil bastante alto para un animal muy lento, no particularmente agresivo, que pasa sus días caminando detrás de gusanos, peces y otros caracoles para la cena.

Pero, ¿por qué tan venenoso?

Los caracoles cono son animales muy lentos que no tienen ningún medio de captura mecánica de presas, es decir, no pueden morder ni agarrar como un tiburón o una serpiente de cascabel. A pesar de la falta de dientes y garras, todos los caracoles cono son depredadores inimitables, a pesar de que no pueden comer algas como sus parientes caracoles no venenosos.

A pesar de la falta de dientes y garras, todos los caracoles cono son depredadores inimitables.
A pesar de la falta de dientes y garras, todos los caracoles cono son depredadores inimitables. Foto: IStock.

"Cuando un animal lento quiere cazar a otras criaturas, tiene que desarrollar un veneno potente para tener éxito. En particular, los caracoles cónicos que se alimentan de peces deben tener toxinas que puedan inmovilizar potentemente a la presa antes de que se aleje nadando", señala Safavi.

Una de las cosas más notables acerca de las 1.000 especies de caracoles cono es que casi no hay superposición en las toxinas que produce cada uno.

"Con cada especie produciendo varios cientos de toxinas, se puede estimar que hay alrededor de medio millón diferentes"

"Esto muestra lo rápido que evolucionan estas toxinas", explica Safavi. "Incluso las especies muy estrechamente relacionadas tienen solo alrededor del 5 al 10 por ciento de superposición. Con cada especie produciendo varios cientos de toxinas, se puede estimar que hay alrededor de medio millón diferentes".

Debido a que sus venenos son exclusivos de especies específicas, algunas especies causan una picadura muy pequeña y otras pueden matar.

"Existen alrededor de 40 muertes conocidas por caracoles cono y casi todas, si no todas, fueron causadas por una sola especie, Conus geographus, comúnmente conocida como el cono de la geografía", indica Safavi. "Algunas de las toxinas de esta especie pueden causar insuficiencia respiratoria aguda y posiblemente insuficiencia cardíaca. También es una de las especies que puede inyectar mayores cantidades de veneno. En comparación con las serpientes e incluso con los escorpiones y las arañas, la muerte por cono por las picaduras de caracol es extremadamente raras".

Cómo usan su veneno

Los caracoles cono pueden no tener colmillos, pero la mayoría tiene un arpón cubierto de veneno que usan para incapacitar a sus presas. Con una estructura en forma de tubo al final de un bulbo de veneno y un diente modificado que puede salir disparado del tubo a 644 kilómetros por hora, incapacitando instantáneamente a la presa que pasa, realmente no importa si son lentos. Todo lo que el caracol tiene que hacer es enrollar a su presa en su boca gigante con forma de paracaídas y escupir los huesos un par de horas después.

Los caracoles cono son un grupo de alrededor de 1.000 especies de caracoles marinos venenosos y depredadores.
Los caracoles cono son un grupo de alrededor de 1.000 especies de caracoles marinos venenosos y depredadores. Foto: IStock.

Otros, como el cono geógrafo, se acerca sigilosamente a los peces dormidos y dispara una nube de sustancias químicas, una de las cuales es la insulina, que adormece a sus presas y las envía a una especie de coma hipoglucémico antes de tragarlas enteras.

Otros golpearán a un pez, pero no lo amarrarán con su arpón. Éste se alejará nadando, pero caerá bajo la influencia del veneno del caracol con bastante rapidez

Otros golpearán a un pez, pero no lo amarrarán con su arpón. Éste se alejará nadando, pero caerá bajo la influencia del veneno del caracol con bastante rapidez. Todo lo que tiene que hacer es seguir a su presa y engullirla cuando la alcanza.

Estas son solo algunas estrategias, pero según Safavi, con tanta diversidad en el veneno del caracol cónico, aún queda mucho por aprender: "Sabemos muy poco sobre las diversas formas en que los caracoles cono usan su veneno en la naturaleza", afirma. "Un colega demostró recientemente que algunos usan toxinas que imitan las feromonas de apareamiento para atraer a los gusanos fuera de sus madrigueras. Es realmente fascinante de lo que son capaces estos animales".

Fuente: HowStuffWorks.com.

Archivado en:

Ejemplar adulto de Lautoconus ventricosus, el caracol marino estudiado. Foto: MNCN.

Relacionado

El veneno de un caracol marino, gran potencial para generar medicamentos

Nuestros destacados