Cinco datos fascinantes sobre el pez loro

El pez loro se encuentra entre los más distintivos de las más de 1.500 especies de peces que llaman hogar a la Gran Barrera de Coral. Recibe su nombre por sus colores brillantes y su pico de pájaro.

Meritxell Bernal

El pez loro desempeña un papel importante en los arrecifes.
El pez loro desempeña un papel importante en los arrecifes.

Los peces loro son parientes cercanos de los lábridos, con más de 30 tipos viviendo en los arrecifes, a menudo formando grandes cardúmenes mixtos con otras especies. Si bien los buzos pueden tener dificultades para detectar un pequeño pez, es poco probable que pasen por alto a sus primos más grandes y brillantes. Algunas especies de peces loro pueden alcanzar hasta 1,2 metros de longitud. 

El pez loro juega un papel complejo en los importantes ecosistemas de los arrecifes de coral. Su dieta consiste principalmente en algas, que crecen dentro de los pólipos de coral. Para alcanzarlas, arrancan pequeños trozos de coral y utilizan los dientes que tienen en la garganta para triturarlos. 

Estudios recientes sugieren que pueden desempeñar un papel importante en la recuperación del coral blanqueado, al comer las algas que impiden el crecimiento de nuevos corales

Esto llevó a la creencia generalizada de que los peces loro son dañinos para los arrecifes de coral, pero estudios recientes sugieren que pueden desempeñar un papel importante en la recuperación del coral blanqueado, al comer las algas que impiden el crecimiento de nuevos corales.

Aquí hay cinco hechos fascinantes sobre estas criaturas únicas:

1. Los peces loro construyen sacos de dormir hechos de mucosidad

Los peces loro ayudan a la recuperación de los corales.
Los peces loro ayudan a la recuperación de los corales.

Antes de irse a dormir cada noche, algunas especies de peces loro construyen un capullo transparente hecho de moco secretado por glándulas especiales en sus branquias. No solo los mantiene a salvo de las picaduras de "chinches", como los isópodos parásitos que se adhieren mientras los peces duermen, sino que también puede enmascarar su olor de los depredadores nocturnos, como las morenas y los tiburones.

2. Los peces loro son comedores prolíficos y excretores 

Usando sus poderosos picos, los peces loro pueden masticar coral a una velocidad asombrosa de veinte bocados por minuto. Y lo que entra debe salir. Si se nada detrás de un pez loro que se está alimentando, es posible ver una columna de arena fina que sale por la parte trasera: son los restos digeridos del esqueleto de piedra de un coral.

Las heces de los peces loro contribuyen a gran parte de la arena de coral que se encuentra en los arrecifes e incluso ayudan a formar islas

Los científicos creen que las heces de los peces loro contribuyen a gran parte de la arena de coral que se encuentra en los arrecifes e incluso ayudan a formar islas. Se estima que un solo pez loro podría producir hasta 90 kilogramos de arena cada año.

3. Los dientes del pez loro son más duros que muchos metales 

Es posible escuchar bajo el agua el crujido distintivo de algunos tipos de peces loro mientras mastican coral.
Es posible escuchar bajo el agua el crujido distintivo de algunos tipos de peces loro mientras mastican coral.

Bucear en la Gran Barrera de Coral proporciona no solo un caleidoscopio de imágenes y colores, sino también de sonidos. Es posible escuchar bajo el agua el crujido distintivo de algunos tipos de peces loro mientras mastican coral.

Sus increíbles dientes están fusionados como uno solo con su mandíbula. La estructura cristalina es tan resistente que superaría al oro, el cobre y la plata en una prueba de fractura

Se cree que buscan las algas, y diversas investigaciones sugieren que también se alimentan de las bacterias y los microbios que viven dentro de los corales. De cualquier manera, se necesitan dientes duros para llevar una dieta de carbonato de calcio de piedra. Sus increíbles dientes están fusionados como uno solo con su mandíbula. La estructura cristalina es tan resistente que superaría al oro, el cobre y la plata en una prueba de fractura. 

4. Los peces loro cambian de sexo

Los peces loro cambian de sexo a lo largo de su vida, cambiando de hembra a macho a medida que crecen. Un macho grande y de colores brillantes defenderá un harén de hembras más pequeñas y apagadas y suministrará todo el esperma necesario para fertilizar sus óvulos. Pero a medida que crecen, las hembras a menudo cambian de sexo y luego desafían a otros machos a liderar el grupo. Es un proceso conocido como “hermafroditismo protógino” y cada vez que lo hacen, su color también cambia drásticamente.

Los peces loros van cambiando de hembra a macho a medida que crecen.
Los peces loros van cambiando de hembra a macho a medida que crecen.

5. El cortejo del pez loro, un auténtico espectáculo

A la luz de la luna llena, cientos de peces loro jorobados se agregan en masa en un proceso conocido como "apareamiento de lek". Los machos se golpean la cabeza para defender sus territorios y luego organizan espectáculos mientras las hembras desfilan. Juntos, generarán sus óvulos y espermatozoides en el agua y podrá llevarse a cabo la fertilización.

Fuente: Fundación de la Gran Barrera de Coral.

Archivado en:

El cambio climático está impulsando el blanqueamiento de los arrecifes de coral.

Relacionado

La Gran Barrera de Coral sufre el sexto evento de blanqueamiento masivo

Nuestros destacados